Mundo

Portugal vuelve a confinarse el viernes pero deja abiertas las escuelas

Mundo

Portugal vuelve a confinarse el viernes pero deja abiertas las escuelas

El primer ministro luso, Antonio Costa.
photo_camera El primer ministro luso, Antonio Costa.
"La regla es simple: cada uno de nosotros tiene que quedarse en casa", insistió el primer ministro luso, Antonio Costa

A partir del próximo día 15, y en principio por un mes, Portugal volverá a un confinamiento general similar al que vivió la pasada primavera, aunque esta vez mantendrá todos los centros educativos abiertos, para combatir la tercera ola de la pandemia de covid-19 La medida, que se venía avanzando desde hace una semana, fue aprobada en consejo de ministros y anunciada en rueda de prensa por el primer ministro luso, António Costa, ante una tercera ola que ha disparado la pandemia en Portugal, que ayer superó el medio millón de casos.

"La regla es simple: cada uno de nosotros tiene que quedarse en casa", insistió Costa, que lamentó que Portugal vuelve "adonde estaba en abril".

Los portugueses deberán permanecer en casa excepto para actividades esenciales como trabajar, comprar alimentos o medicamentos, acudir al médico, asistir a ancianos o realizar pequeños paseos o deporte al aire libre. A estas excepciones se añadirá el día 24 de enero la libertad de movimiento para acudir a votar en las elecciones presidenciales.

El teletrabajo será obligatorio siempre que sea posible y cerrará todo el comercio que no sea esencial -permanecerán abiertos alimentación y farmacias, principalmente-, y la restauración sólo podrá operar con entregas a domicilio y para llevar.

También cerrará el sector cultural y los gimnasios, pero se mantienen las ceremonias religiosas, los servicios públicos presenciales con cita previa, la liga profesional de fútbol y equivalentes -sin público- y siguen abiertos los tribunales, así como los consultorios y los dentistas.


TODA LA ENSEÑANZA, PRESENCIAL


La principal diferencia respecto a primavera está en las escuelas: el año pasado se cerraron, pero esta vez todos los centros educativos permanecerán abiertos y se mantendrá la enseñanza presencial.

"No podemos sacrificar otra vez una generación", dijo el primer ministro portugués, que señaló que, consultados los especialistas y la comunidad educativa, "los pros superan a los contras".

Aun así, se va a realizar una campaña de test de antígenos en las escuelas para identificar y cortar cadenas de transmisión.

Además, se endurecerá el régimen de sanciones y las multas por incumplimiento de las reglas se duplicarán, incluidas las de las empresas que no respeten el teletrabajo o las del uso obligatorio de mascarilla.

Más en Mundo