La Región

Ourense no tempo

OURENSE NO TEMPO

Emprendedores: Los Perille

En el Ourense agrícola del siglo XX, los Perille se convirtieron en un ejemplo para el precoz emprendimiento local.

Taller de Perille al fondo de las Galerías Centrales. Fotografía de Guillermo Álvarez.
Taller de Perille al fondo de las Galerías Centrales. Fotografía de Guillermo Álvarez.
Emprendedores: Los Perille

Coincidiendo con el cambio de siglo, del XIX al XX, un ferrolano emprendedor decide trasladarse a nuestra ciudad. Se llamaba Andrés Perille Orozco, y junto con su hijo José durante la primera mitad del siglo XX se convirtió en un imprescindible de nuestra ciudad. Antes de su llegada a nuestra Auria, consta que solicitó la patente al menos de un invento, si bien por mis datos no llego a la etapa de producción. Se trataba de: "Un calzado con tacón de goma elástica. Junio de 1897".

La primera actividad conocida de Perille en nuestra Auria fue la apertura de una ferretería en la calle Progreso, enfrente del Obispado (si no me equivoco en el mismo local que ocupo el Café Moderno y en los últimos años la Ferretería Anta). Todo hace pensar que las cosas le iban muy bien y en po- co tiempo se trasladó a la que en aquellos momentos se estaba convirtiendo en la zona más comercial de la ciudad; de hecho él colaboró a que eso fuera así con sus negocios. El local escogido fue en los bajos del Hotel Miño.

Antes del traslado, ya se había involucrado en el negocio del transporte, y supuestamente con idea de abrir un punto de apoyo a los carruajes que hacían el servicio con Verín, solicita en 1902, junto con el también empresario Constantino Álvarez, permiso para construir en los jardines de Obispo Cesáreo el conocido como "kiosco del Moure", del que ya hemos visto más de una fotografía en Ourense no Tempo. Como podéis ver por las fechas, Don Andrés no dejaba pasar el tiempo en balde: en 1907 solicita la concesión de la patente que más fama le proporciono, “el uso de rafia para la fabricación de plumeros”. Como siempre, una idea simple, pero que alguien tiene que mostrar la iniciativa para su desarrollo, no era más que un palo con hilos de rafia en la punta en sustitución de las caras plumas. La fabricación y distribución de los plumeros alcanzo nivel internacional, nombrando distribuidores en América Latina (con base en Argentina). Una de las claves de su éxito fue aprovechar sus canales de distribución para importar y exportar otro tipo de productos: la manteca de vaca fue uno de los exportados, y bicicletas G.A.C., productos fotográficos de la marca Kodak, radios R.C.A. y un sinfín de artículos de deporte y ferretería los que importó para Ourense y resto de Galicia.

Tuvo la fortuna don Andrés de que su hijo José Perille Garra, desde el primer momento se mostró dispuesto a colaborar en las empresas paternas, al tiempo que procuró continuar con el impulso emprendedor. Es así como en 1923 solicitan licencia para estudiar la viabilidad de una mina en Vigo, “La Elisa” (desconozco los resultados pero la falta de noticias me hacen pensar que no tuvo mucho recorrido). Obtienen la concesión de las líneas de transporte por carretera hacia Verín y Doade (Beariz), sustituyendo los sufridos equinos por los primeros autobuses (a falta de una confirmación total, el primero de los autobuses utiliza- dos funcionaba con gas). Es en esa época cuando instalan la administración de la línea de autobuses, en un céntrico local que hoy todos conocemos como Galerías Centra- les; de ahí es la foto que hoy ilustra el artículo. Para que os ubiquéis, los autobuses estaban donde hoy tenemos la cafetería y la fuente.

En el túnel de acceso se conformo uno de los espacios más interesantes de la ciudad. En aquel Ourense eminentemente agrícola de comienzos del XX, el túnel de entrada al taller y el bar que allí estaba eran lugares donde se decidía el destino de las uvas del Ribeiro, se marcaba el precio de la leche y, entre otras muchas cuestiones, se dictaban tristes pero imprescindibles sentencias de muerte para mi- les de gorrinos, llegándose a constituir en la zona lo que se llamó “la bolsa del jamón”.

Para terminar la relación de negocios de los Perille, citar que José, junto con los empresarios Manuel Fernández Borrajo y David Fernández, inauguró el Coliseo Xesteira. Y completó su currículum con una activa presencia en la política local. De manera destac da: firmó en compañía de Vicente Risco, José Fernández Borrajo, José Antonio Varela, Isidoro Guede, José Luis Parente , José Goyanes y Ángel Martínez Doval el manifiesto de la “Dereita Galeguista” de Ourense, que se hizo público en el “Heraldo de Galicia” de Ourense, el 10 de febrero de 1936. 

Durante 35 años fue vicecónsul de Portugal en la provincia de Ourense.