Ourense

La cancelación de un Alvia deja en tierra a mil pasajeros

Ourense

La cancelación de un Alvia deja en tierra a mil pasajeros

photo_camera Más de cien pasajeros tuvieron que coger un bus a Ourense ante la cancelación del tren de Madrid.
El tren de Vigo a Ourense, con destino final en Barcelona, se suspendió sin previo aviso por la mañana

Más de 1.000 pasajeros del tren Alvia Vigo-Barcelona, que hace parada en Ourense, se quedaron ayer en tierra. El convoy tendría que haber salido de la ciudad olívica a las 7.42 horas, pero, según entraban los pasajeros en la estación se les indicaba que guardasen cola, provocando que cientos de personas se hacinasen, casi sin distancia de seguridad, en la estación Vigo Guixar. 

La noticia de la suspensión del servicio llegó de forma inesperada. El día anterior Renfe se puso en contacto con algunos viajeros por SMS para anunciarles que "como consecuencia de los efectos del temporal Filomena, continúa afectado el servicio ferroviario Madrid-Barcelona", sin embargo, la ferroviaria no hizo referencia a Galicia en ningún momento y a primera hora de la mañana Guixar se llenó de usuarios. A estos se les ofreció dos opciones: o bien recuperar el dinero o bien adquirir un nuevo pase para los próximos días.  

La cola para realizar el trámite llegaba desde la entrada hasta las vías del tren y el tiempo estimado de espera era incalculable, entre reclamaciones y cambios, cada viajero permanecía cerca de 15 minutos en la taquilla. 

A la una del mediodía la estación seguía abarrotada, esta vez por los problemas del tren en su trayecto Madrid-Vigo. Según informan desde Renfe, en el intercambiador de Pedralba, las ruedas se llenaron de nieve, lo que provocó que llegase con mucho retraso a Ourense. Por ello hubo que dejarlo en la ciudad de As Burgas, donde los viajeros tuvieron que continuar trayecto por carretera, en un autobús ofrecido por la compañía. 

Algunos pasajeros hicieron uso de las redes para denunciar el servicio ferroviario por la falta de control del aforo en el autobús que sustituyó al tren porque "metieron a 70 personas en cada autobús".

Los afectados

José Luis Rey estaba en la larga hilera de personas que esperaban para cambiar su billete y afirma que "cogí el billete el viernes cuando ya había nieve y me lo vendieron sin aviso de cancelación".

Justo delante de José Luis esperaba Tomás Torres. Fue a Vigo para ver a su familia durante las  fiestas navideñas y exclamaba preocupado que "ahora me tengo que volver a Burgos y no se como voy a hacerlo, no nos dan opción. No quiero pasar aquí más días porque tengo cosas pendientes que hacer, tengo una lesión medular para la que tengo que ir a revisión pronto", explica.

Ana Beasley explica que no es la primera vez que vive esta situación  esta semana ya que "el sábado cogí este mismo tren a Valladolid, me subí al tren, fui hasta Ourense y dio media vuelta, nos lo cambiaron a hoy y ocurrió lo mismo. Nadie nos avisó", lamenta.

Noemí Otero es al igual que la anterior una estudiante afectada por el parón y afirma que "esta situación me está perjudicando los exámenes. No me dan autorización y no tengo como justificar mi falta".