Ourense

“Cuando reaccioné ya me apuntaban con la pistola"

Ourense

“Cuando reaccioné ya me apuntaban con la pistola"

El empleado de la gasolinera asaltada en Bentraces temió por su vida

 "Estaba haciendo la lista de la prensa vendida y, cuando reaccioné, ya me apuntaban con la pistola en la cabeza. No me hicieron daño, pero eran violentos". Estas son palabras del trabajador de la estación de servicio de Bentraces (Barbadás) tras el atraco que sufrió a las 21,15 horas del pasado sábado por parte de dos encapuchados. "No me hicieron daño, pero temí que me dispararan", recuerda. "Irrumpieron y solo repetían dame el dinero, la cartera, el teléfono móvil", comenta, puntualizando que no los vio llegar. "Tras coger el dinero, se llevaron, además, mi cartera y mi teléfono móvil, se marcharon a la carrera a pie", explica.

Los delincuentes se llevaron unos 500 euros y el móvil del trabajador.

La estación de servicio permanecía ayer abierta al público, pero extremando la seguridad: solamente se repostaba combustible a aquellos conductores que son conocidos o ofrecen confianza. Y esta medida se prolongará hasta que sea instalado un sistema de autoservicio, que permita que sean los conductores los que echan el carburante en sus vehículos.

La falta de este mecanismo fue lo que provocó que el empleado tuviera la puerta abierta. "Tengo que salir para atender a los clientes", explica.

Este no es el primer atraco que se registra en la citada estación de servicio. En febrero del 2013, ya sufrió otro muy similar, pero el más violento lo registró en diciembre del 2001, cuando un atracador, al ir a pagar el combustible que acaba de repostar en su coche, exigió el dinero de la caja registradora al empleado. Exhibió una pistola y le dio tres tiros, dejándolo malherido.

El negocio se blindó desde entonces con cámaras de seguridad, cuyas grabaciones eran analizadas ayer de nuevo por la Guardia Civil que, según pudo saber este periódico, ya podría tener identificado a uno de los encapuchados, solo les falta localizar su actual paradero.

Los agentes no facilitaron detalles de las pesquisas, pero cruzan sus datos con el atraco registrado hace un mes en el bar Hugo de A Merca, ante la sospechan que son los mismos autores. 

Más en Ourense