Ourense

Dibuja: "He sufrido chantajes de satélites de Jácome desde el minuto 1"

Ourense

Entrevista

Dibuja: "He sufrido chantajes de satélites de Jácome desde el minuto 1"

photo_camera ¡
La edil crítica de DO asegura que le han ofrecido dinero y hasta "un postiño" si dejaba paso y que hay más grabaciones

La edil de Democracia Ourensana María Dibuja reveló ayer que lleva recibiendo "amenazas y coacciones" para dejar su acta de concejal "desde el minuto uno" de haberse marchado del grupo de gobierno, que atribuye a "satélites" del alcalde de Ourense, Gonzalo Pérez Jácome. "Siempre lo han hecho a través de terceros, porque él no da la cara", lamentaba ayer, un día después de la publicación en La Región de la grabación en la que ella y el asesor Félix Álvarez hablan del "chantaje" al que está siendo sometida. 

Los ofrecimientos para que Dibuja dejase el acta de DO para poder tener un cuarto edil afín y reforzar el microgobierno vienen de lejos, según la edila: "Cuando me llamaron desde Alcaldía el 15 de febrero, me di cuenta que ya me habían tocado por lo menos cuatro veces". 

Dibuja fue abordada por gente que cree afín al regidor, "pero no personas asalariadas de él", que llegaron a  "molestar a amigas íntimas y familiares" para pedirle que dejara su acta. Entre los ofrecimientos, puestos de trabajo y dinero. "Llegaron hasta mi marido. La palabra exacta que le dijeron fue 'un postiño para ela xeitosiño nunha oficina e unha compensación económica". 

Origen de la grabación

 

Dibuja desgrana cómo se generó la grabación revelada por La Región, aunque advierte de que hay más. El grupo crítico de DO está representado por Miguel Caride en la Diputación (al menos hasta que dure la suspensión cautelar). "Decidieron que cada uno tendría una persona de confianza. Armando Ojea tenía al suyo y nos dijeron que decidiera Caride a quién quería. Era un puesto eventual, de confianza, no fijo", relata Dibuja. Propusieron a un hijo de Dibuja "que está acabando Derecho". Entonces, le entregaron el DNI a Ojea para que lo diese de alta, pero pasaban días sin respuesta. "Hasta que el 15 de febrero, me llama Félix Álvarez como intermediario para decir que si queríamos que mi hijo fuese personal de confianza teníamos que renunciar a un acta, la que fuese". A partir de ahí, dice Dibuja, todas las piezas encajaron:  Tras esos 55 segundos de llamada, echó la vista atrás "y vi que ya me habían tocado por lo menos cuatro veces. No de manera directa, pero sí me lo hicieron llegar por alguna amiga mía o mi marido". 

La edila explica que entonces llamó al asesor de vuelta "para confirmarlo y hacer la grabación. Lo hice porque sabía que desde el minuto uno estaba siendo chantajeada y coaccionada". 

¿Por qué solo ella? "Me ven la más débil. En su argot, dirán 'esta traga por un puesto". 

Amigas y hasta el marido

Y continúa relatando estos ofrecimientos. "Fueron dos veces junto a una amiga mía, siempre terceros, puedo demostrar que fue así, tengo material que lo demuestra, pero siempre personas satélites". De hecho, afirma tener grabado, "y a disposición de la Justicia si lo requieren", la conversación en que uno de estos "satélites" aborda a su marido. "Avisaron a una amiga de que irían a por mi marido, porque pensaron que influiría en mí. Son lo peor, son una mafia, para ellos nada tiene límites. Esa conversación está grabada , son tontos y avisaron antes. Le dicen claramente que me daban un "puestiño xeitosiño" y una compensación económica", afirma la edil crítica de DO. 

“No pienso dejar mi acta, hay que desenmascararlo"

María Dibuja asegura que enseñó los audios a los portavoces de la corporación, salvo a los del PP,  "porque se pusieron de parte de Jácome", antes de que salieran públicamente. Como miembro del pleno, insiste en que ha sufrido "chantaje, lo diga un juez o no" por parte del alcalde, siempre "a través de otros, porque él no da la cara jamás, solo se siente cómodo delante de un micrófono". 

La edil crítica de DO señala que no habla con Jácome desde el 10 de septiembre, y le lanza un mensaje claro: "No pienso dejar mi acta, hay que desenmascarar a Jácome". Dibuja califica de "nefasto" el día a día de Jácome, "un fracaso como político y como persona". Y resalta el trabajo de sus compañeros en su etapa de gobierno. "Lo poco que está haciendo es fruto del trabajo del gobierno de mayoría, en el que cada uno en su concejalía trabaja con seriedad. En cuanto esto se partió, no hizo nada más".

Por último, llama a los grupos a buscar una alternativa: "El auténtico problema de la ciudad es Jácome y los esfuerzos para tener consenso hay que tenerlos en echarlo. Aunque si quisiera a Ourense se iría él, por la imagen tan penosa que da de la ciudad". 

Te puede interesar