Ourense

Discriminación y confusión: paseos con doble rasero en Asturias y Galicia

Ourense

Discriminación y confusión: paseos con doble rasero en Asturias y Galicia

El Gobierno dice que núcleos asturianos pequeños de municipios grandes pueden salir sin hora, pero no lo permite en el caso gallego
Ribadavia o Pereiro, víctimas: el primero supera por 24 vecinos el límite y en el segundo ninguna población rebasa los 500 vecinos 

Los vecinos de los pueblos asturianos tendrán libertad para pasear, pero las pequeñas parroquias ourensanas que pertenecen a concellos "grandes" en Galicia no tendrán la misma vara de medir.  Es el caso de Pereiro de Aguiar, donde ningún núcleo supera el medio millar de vecinos, pero que al sumar todos juntos más de 5.000 les obliga a poner franjas para salir a estirar las piernas. "É contraproducente, inda é peor, haberá máis aglomeracións así ao saír todos á mesma hora", lasmenta el alcalde, Luis Menor. 

 Lo que vale para los asturianos no será aplicable a pueblos gallegos. En Pravia (Asturias), con más de 8.000 habitantes, ninguna parroquia tendrá limitaciones,  al no tener más de 5.000 vecinos por separado. Lo que el Gobierno avala allí, lo impide en Galicia, fijando el límite en los concellos y no en los núcleos de población.

La confusión por la última norma del Gobierno sobre los paseos que se podrán dar a partir de hoy ha vuelto a desatar confusión, polémica e incluso discriminación. Y eso que el Boletín Oficial del Estado  avala la situación gallega. El ministro de Sanidad, Salvador Illa, había anunciado el pasado jueves que los que residan en municipios de menos de 5.000 habitantes lo harían sin turnos; el resto, se sometería a las franjas horarias. 

Pero el BOE publicaba la orden ayer  con especificidades en su punto 2 del artículo 5.  "Las franjas horarias (...) no serán de aplicación a aquellos municipios y entes de ámbito territorial inferior al municipio que administren núcleos de población separados con una población igual o inferior a 5.000 habitantes". 

El texto de Sanidad ponía el límite en los núcleos de población por separado y no en los municipios en conjunto. Los alcaldes asturianos enseguida mostraron sus dudas a su Delegación del Gobierno. Esta respondía de forma tajante: "Tras consultar con el Gobierno, hemos comunicado a la Federación Asturiana de Concejos que en Asturias el ámbito territorial de aplicación de la norma es el núcleo de población, no el concejo". 

Al conocer la decisión, municipios como Pravia, o incluso ciudades como Oviedo y Gijón anunciaban que los vecinos de parroquias del rural no estarían sometidos a restricciones. Una decisión que se fue extendiendo a otros puntos del país como Murcia. 

En Galicia, la Delegación del Gobierno, consultada por este periódico, no varió su versión: "No hay caso, los concellos siguen siendo los que marcan el límite. La orden solo alude a entidades locales menores".

Una situación kafkiana que amenaza con cambiar a lo largo de la jornada de hoy, ya que nadie consigue dar crédito a lo expresado. La norma del BOE que el Gobierno rechaza aplicar en Galicia provocará situaciones tan anómalas como la de Pereiro, o la parte rural de Barbadás. "Non temos risco de aglomeraciópns. Consideramos inxusta a decisión  seguriremos reivindicando a singularidade do rural", explica el regidor de Pereiro, Luis Menor. 

Insiste en que los vecinos de Pereiro tendrán que respetar las medidas hasta que el Gobierno no se retracte, pero muestra su rechazo y el de "moitos veciños que mo fixeron chegar". 

En Celanova, el alcalde, Antonio Puga, interpreta que  "Celanova non debería ter franxas horarias atendendo á orde de Sanidade". Aún así, se mostró cauto y, de momento, ordenó a los vecinos seguir las franjas horarias hasta que el Gobierno no lo confirme. Ni el casco urbano de Celanova ni los pueblos tienen 5.000 habitantes. También Ribadavía, aunque el alcalde, César Fernández, se mostró a la espera de lo que pueda precisar el Gobierno. En la misma situación estarían Allariz y San Cibrao das Viñas. En ninguno de sus casos la capitalidad llegaría a 5.000 habitantes, así que atendiendo a lo especificado en el BOE, ningún "núcleo de población separado" superaría ese umbral. 

Mientras, algunos alcaldes como el de San Xoán de Río, Xosé Miguel Pérez Blecua,  tildaban de "cachondeo"  la premura de las órdenes dictadas, ya que al ser ayer festivo nadie les aclaraba nada. "Somos limítrofes con Lugo e non sabemos con exactitude se os veciños poden ir ás hortas do municipio limítrofe inda que sexa outra provincia. Tampouco sabemos cando podes ir máis aló dun kilómetro?", se preguntaba. Tras consultar a la Guardia Civil no consiguió respuestas concisas.


Otras medidas


En Barbadás, a última hora de ayer se decidía cortar al tráfico la carretera entre el Parque dos Patos y el campo de fútbol, un tramo de 1,2 kilómetros ida y vuelta para que se pueda pasear o hacer deporte. Lo mismo en el paseo fluvial del parque, que se preparó ayer y dispondrá de un recorrido "en sentido único". También será "unidireccional" el embalse de Cachamuíña en Pereiro, para evitar cruces.

Celanova mantenía las directrices de andar por la derecha y evitar cruzarse de frente con otros viandantes, aumentando a cuatro metros la distancia interpersonal para los que hagan deporte. En Allariz, no se tomaron medidas excepcionales, insistiendo en la "responsabilidade individual" de cumplir las recomendaciones. "Ata agora houbo respecto case unánime", señalaba el teniente de alcalde, Bernardo Varela, quien matizó que lo que seguirá cerrado son las pistas y parques infantiles. Recomiendan parajes como Portovello, O Arnado o la Alameda. 

En Xinzo, tampoco se prevé un dispositivo especial, pero la regidora, Elvira Lama, precisa que hay más de 80.000 metros cuadrados de espacios y recomienda la zona de O Toural. Lo mismo que en Verín, donde el teniente de alcalde, Diego Lourenzo, sostiene que hay zonas "estupendas para transitar como Cabreiroá, as avenidas de Castilla, Sousas ou o Pozo do Demo",

En Ribadavia, no hay un dispositivo especial, y el alcalde no cree que habrá aglomeraciones, aunque se reforzará la presencia de la Policía Local. En Carballiño, el regidor Francisco Fumega, tiene previsto sacar una norma reguladora los próximos días.

En la ciudad de Ourense no se anunció ninguna medida para facilitar paseos o actividad deportiva a sus vecinos.