Ourense

Las embarazadas reclaman recursos para las matronas

Ourense

Maternidad

Las embarazadas reclaman recursos para las matronas

Ana Conde, Patricia Álvarez, Natalia Rodríguez y Olalla Villarino, en la Praza de As Mercedes. (FOTO: ÓSCAR PINAL)
photo_camera Ana Conde, Patricia Álvarez, Natalia Rodríguez y Olalla Villarino, en la Praza de As Mercedes. (FOTO: ÓSCAR PINAL)
Cuatro afectadas señalan que algunas llegan al parto sin recibir clases de educación preparto

A Patricia Álvarez le quedan unos pocos días para traer al mundo a una niña y las dudas le asaltan. Esto ocurre porque la segunda oleada del virus se unió a la baja de su matrona en el centro de salud de O Couto, así ella y otras embarazadas llevan semanas sin recibir clases de educación maternal. Desde el Sergas  explican que pasaron por "problemas técnicos" para continuar con las sesiones online, aunque confirman que se retoman esta semana presencialmente. 

Igual que ella están Olalla Villarino y Natalia Rodríguez, ambas en la semana 34 de gestación; y Ana Conde, en la 32; por lo que se unieron para reclamar los recursos que deben tener las matronas, una figura "fundamental" para las mujeres que están embarazadas, especialmente en su caso como primerizas."A raíz de la baja de la nuestra, nos hemos dado cuenta de las carencias que tienen y que muchas tiran de sus herramientas personales para desempeñar sus funciones", cuenta Conde. Sin una explicación clara de por qué se suspendían las clases, se vieron "desamparadas" para afrontar el último trimestre de su embarazo. 

Álvarez reconoce estar "perdida" a las puertas de un momento crucial en su vida: "He dado una clase y me explicaron un poco, pero tengo muchas otras dudas  y a nadie que me las aclare", reconoce. Por el momento está a la expectativa de lo que se encontrará en un momento en el que también siente "miedo" ante lo que pueda suceder. Y esto, afirma, pasa "porque no tienes contigo a tu matrona" en el recorrido de la educación maternal. "Nos han quitado el derecho a disponer de  alguien que nos guíe", opina. 

OURENSE (PLAZA DAS MERCEDES). 27/11/2020. OURENSE. Varias mujeres embarazadas protestan por la falta de clases de preparto en su centro de salud (por culpa del COVID) y sin matrona por una baja. FOTO: ÓSCAR PINAL

Olalla Villarino, Patricia Álvarez, Natalia Rodríguez e Ana Conde

El vínculo que se forja con la matrona hace que se sientan en confianza si ella está presente y, con la pandemia, notaron que se ha perdido esa conexión. "Es la persona que te ayuda con todo y, al faltar ese apoyo, te sientes muy perdida", comenta Rodríguez. 

La llegada del covid lo ha cambiado todo y, hasta hacerse una ecografía, ya no es lo mismo. "En algunas sí te dejan entrar acompañada, en otras no. Yo la primera fui sola", recuerda Villarino. Hasta en algunas clases de educación maternal participan solas, ya que no se permite que vayan con sus parejas, salvo una vez al mes que se les permite ir con ellas, según el Sergas. "También depende del profesional que te toque pero, si hay unas normas, serán para todos igual", considera Conde.

Lo que viene después de parto, otro reto en el que se ven solas para poder superarlo, a veces, recurriendo a asociaciones, según reconoce Rodríguez. 

Cuando dar a luz puede ser algo “traumático" por falta de apoyo

La asociación Arrolos de Teta nació con la idea de dar apoyo a las madres durante la lactancia, ante las carencias del sistema público para acompañarlas en este tramo. Ahora ya son un grupo de madres que tratan temas sobre la crianza, pero también lo que supone el parto para ellas. "Moitas viven unha experiencia realmente traumática e non reciben o apoio do sistema público", afirma Beatriz Avelaira. 

Cree que la pandemia ha servido para que los recortes aplicados en la salud sexual y reproductiva de las mujeres quedasen patentes o se agudizaran. "Quedaron sen clases de educación maternal ao inicio da pandemia e moitas seguíronas en liña grazas ás profesionais de Verín e algunhas desplazaron os seus expedientes para dar a luz alí", apunta recordando que hace un año su paritorio sufrió un cierre. 

Las carencias al final se transforman en la violencia obstétrica que puede ejercerse por "falta de formación ou dos recursos" en muchos campos relacionados con el embarazo: "No caso da lactancia dánselle indicacións absurdas e tampouco se promociona", explica Avelaira, quien también recuerda los problemas de acceso de algunas madres a la Unidad de Neonatos: "A teoría é que poden entrar os pais as 24 horas do día, pero ao final depende da boa vontade dos profesionais para que te deixen acompañan ao teu fillo",  comenta. Incluso destaca que muchos procesos médicos se hacen "sen o consentimento delas".

Del centro de salud de A Cuña al de O Couto para poder recibir atención

Ana Conde, Patricia Álvarez y Olalla Villarino están fuera de lo que es su centro de salud. Realmente pertenecen al de A Cuña y acuden a sus citas en el de O Couto, donde se imparten por sus  posibilidades de espacio, según el Sergas. Desde la Asociación de Matronas de Galicia indican que la provincia dispone una decena de estas profesionales en Atención Primaria, cifra que el Sergas planea reforzar el próximo año. 

Beatriz Avelaira, de la asociación Arrolos de Teta, señala que estas profesionales asumen  un elevado número de pacientes, lo que dificulta ofrecer una mejor atención para las madres. "Esta figura está totalmente infravalorada e urxen máis profesionais para garantir un servizo de calidade para as mulleres", reclama. 

La formación preparto la dan por perdida por falta de tiempo, pero esperan poder prepararse para lo que viene después. "Nosotras ya no accederemos a todas las clases preparto, guardamos la esperanza sobre las de posparto y lactancia", comenta Conde. Lo que desean con esta reivindicación es que otras mujeres que aún no han llegado a este punto tengan todas las opciones para no sentirse "abandonadas". 

La matrona en este punto de la gestación las ayudaría a elegir elementos sobre el parto que, por falta de conocimiento, adoptarán sin valorar a su criterio. "Si alguien no te explica las cosas previamente, en el momento del parto vas acabar diciendo a todo que si", comenta Álvarez.