Ourense

Una generación que se levanta del sofá y grita desde Ourense: "Save the planet"

Ourense

en ourense

Una generación que se levanta del sofá y grita desde Ourense: "Save the planet"

Quinientos escolares de la ciudad tomaron la Praza Maior en una actividad fuera de las aulas que se sale de lo clásico. Son el futuro, les importa el cambio climático y se manifiestan por iniciativa propia

En gallego o en inglés. Da igual. No pasan de los 12 años y gritan para que dejemos de destrozar el planeta. Unos quinientos escolares de la ciudad tomaron este jueves la Plaza Mayor para entonar: "Hai que salvar o planeta, é o futuro. E hai que poñerse xa, xa, xa". El ruido –con y sin panderetas–, las pancartas y la fuerza de los discursos improvisados dejan claro que esto no es una actividad más fuera de las aulas. Es una manifestación. Es el compromiso y el grito de la generación que viene para prestar atención al cambio climático. 

La idea es una consecuencia más de la huella de Greta Thunberg, la escolar sueca que se sentó cada viernes frente al Parlamento de su país para protestar por el calentamiento global. "Fridays for future" fue un evento de convocatoria mundial, la primera huelga de escolares, que tuvo su réplica en Ourense y continúa con acciones como esta tras la hazaña de Thunberg. Ayer era jueves. No importa. 

El germen lo pusieron los chavales de 5º y 6º de Primaria del CEIP O Couto y su profesora de inglés, Manuela Casal. El boca a boca llegó a los del Mestre Vide, As Mercedes, Curros Enríquez, Irmáns Villar y Vistahermosa. Y se juntaron los quinientos niños dando una lección y empapelando el corazón de la ciudad con sus pancartas. 

"O noso planeta ten un problema", "Trata a terra como queres que te trate a ti" y un aplaudido "A peor ameaza para o planeta é pensar que son outros os que o teñen que salvar" fueron alguno de los discursos en inglés y gallego que los escolares pronunciaron ante una Plaza Maior que recibió a los curiosos.

Dicen los del CEIP O Couto que todo surgió porque, simplemente,  dejaron de esperar. Se movieron. Y prometen que estas manifestaciones continuarán.