Ourense

Una escultura recuerda la caridad de dos ourensanas

Ourense

Obdulia Díaz y Lola Nóvoa acogieron en su casa a más de un centenar de niños del casco antiguo

Una escultura recuerda la caridad de dos ourensanas

Al fondo, la escultura y una fotografía de Obdulia y su hija Lola.
Una nueva escultura luce en la plaza de Saco y Arce. Se trata de la 'Torre do Baño', con la que el escultor Manuel Penín quiso homenajear a las ourensanas Obdulia Díaz y Lola Nóvoa, madre e hija, que durante años acogieron en su casa a más de un centenar de hijos de mujeres que trabajaban en el casco antiguo, sobre todo en el barrio chino. 'Unha vida tan dura como marabillosa', como Penín la calificó, es el principal motivo de la escultura, que recuerda a una tabla de lavar la ropa.
A pesar de que el homenaje era para ellas, el escultor quiso también recordar a personas que la ayudaron a sacar adelante a los niños, como el doctor Gallego, el padre Silva, los propietarios de la librería Padre Feijóo, el farmacéutico Bayón, Marina del Río mediante el Patronato del enfermo pobre, así como otros muchos 'de gran corazón'. Con un '¡Qué viva la señora Obdulia y qué viva la señora Lola!', Manuel Penín pasó el turno de palabra al alcalde, Francisco Rodríguez. Éste alabó la 'importancia' de la labor realizada por las dos ourensanas, que 'escribiron fermosos actos de solidariedade e fixéronlle a vida máis doada a moitos nenos', a los que les ofrecieron, sobre todo, 'cariño'. El tributo a 'dúas persoas que silenciosamente fixeron tanto' pasa a formar parte del ' inmenso museo al aire libre' que supone el casco antiguo, en palabras de Francisco Rodríguez.

En la inauguración de la 'Torre do Baño' estuvieron presentes desde la Banda de Música de Ourense, que cerró el acto con el Himno Gallego, hasta amigos del artista, pasando por numerosos representantes de la Corporación municipal. Estuvo también el propio hijo de Obdulia Díaz, Emilio Nóvoa, a quien la emoción no impidió recordar la bondad de su madre y su hermana. Él también ayudó a 'criar a moitos nenos', a pesar de haberse visto obligado a irse pronto de casa.

Te puede interesar