Ourense

Ourense ensaya la fase 2, que vetará viajar entre provincias

Ourense

Desescalada

Ourense ensaya la fase 2, que vetará viajar entre provincias

Señalización preparada en el centro comercial Ponte Vella, que abrirá tras avanzar Ourense a la fase 2. (FOTO: ÓSCAR PINAL)
photo_cameraSeñalización preparada en el centro comercial Ponte Vella, que abrirá tras avanzar Ourense a la fase 2. (FOTO: ÓSCAR PINAL)
83 concellos disfrutan el fin de semana de la flexibilización aprobada por el Gobierno, que no permitirá la movilidad interprovincial

La situación epidemiológica que muestran Ourense y Galicia desde hace ya varias semanas y los distintos mecanismos puestos en marcha para prevenir posibles rebrotes permitirán a toda la Comunidad entrar el próximo lunes en la fase 2 del plan de desescalada aprobado por el Gobierno central, un paso más para recuperar la normalidad arrebatada por el coronavirus en el que seguirán flexibilizándose medidas en el ámbito socioeconómico pero sin que se permitan los desplazamientos interprovinciales por todo el territorio gallego, una de las demandas que continuará trasladando el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, al Ejecutivo central.

"No somos optimistas con que esto se autorice pese a que no hay ningún criterio científico que impida la movilidad entre las ciudades gallegas", afirmaba ayer el presidente del Gobierno gallego, señalando también la "lógica alegría" por el avance de la Comunidad a la fase 2.

Queda por concretar en la orden ministerial que se debe publicar a lo largo del día de hoy si Sanidad da luz verde a los movimientos entre concellos limítrofes de distintas provincias, algo que también reivindicó el BNG tras negociar con el PSOE su apoyo a la prórroga del estado de alarma. "Hay una serie de cuestiones que no sabemos si son aceptadas o si son desechadas total o parcialmente", señaló Feijóo antes de que el ministro de Sanidad, Salvador Illa, oficializase el cambio de fase tras el Consejo de Ministros.

Novedades

Desde primera hora de la mañana, por su parte, ya entraba en vigor una orden ministerial en la que se aprobaba una flexibilización en la desescalada para los municipios de menos de 10.001 habitantes y con una densidad de población inferior a 100 habitantes por kilómetro cuadrado, parámetros en los que encajan 83 de los 92 concellos de la provincia, o lo que es lo mismo, 129.218 vecinos, según los últimos datos oficiales del padrón municipal, que ven como se adelantan para ellos gran parte de las medidas incluidas en la fase 2 tres días antes de que el conjunto de la provincia avance, que solo podrán disfrutar los empadronados en cada municipio o aquellos que hayan permanecido en ellos al menos los últimos 14 días.

Quedan excluidos de la flexibilización los ayuntamientos de Ourense, Carballiño, Verín, O Barco, Barbadás, Pereiro de Aguiar, San Cibrao das Viñas, Ribadavia y A Rúa, los tres últimos pese a tener menos de 10.000 vecinos empadronados, pero que se ven penalizados por su densidad de población, que según los últimos datos del Instituto Galego de Estatística está por encima de 100 habitantes por kilómetro cuadrado.

Google Street View, cartel con sentido Ourense

"Confirmáronnos ese dato, xa pedin a certificación, pero haberá que esperar ó luns", destaca el alcalde de Pereiro, Luis Menor, que nada más conocer el contenido del BOE realizó gestiones para saber si su municipio estaba en condiciones de adelantarse a la fase 2, pero los 102,9 habitantes por kilómetro cuadrado se lo impiden.

Uno de los cambios que entraron ayer en vigor tenía que ver con la eliminación de las franjas horarias para pasear, hacer deporte o salir con los niños, que en el caso de los núcleos de población de menos de 5.000 personas no existen desde hace semanas. El aumento del tramo de población hasta los 10.001 permite la libertad de horarios también en todo el término municipal de Xinzo, cuya alcaldesa, Elvira Lama, destacó que la jornada se vivió con "normalidad y bastante miedo", insistiendo en reclamar "precaución y cautela". 

Mientras, vecinas de la localidad como María José Rodríguez y Olga Opazo ve positivo que los pequeños municipios cuenten con más margen de maniobra. "Es mejor así, porque si no salimos todos a la misma hora y se acumula mucha gente en los paseos", señala Rodríguez, mientras que Opazo entiende que así "es menor probable coincidir y estamos más dispersos".

¿Qué cambia?

En los 83 concellos ourensanos que entran en los parámetros de la flexibilización para el rural (y que se extenderán al resto de Galicia el lunes), los bares y restaurantes ya podían abrir al público desde ayer el interior de su local para servicio de mesa a un 40% de aforo, sin posibilidad de estar en la barra, sin variación en las condiciones de instalación de las terrazas. También se ofrece la posibilidad de que los velatorios en instalaciones cerradas sean de 15 personas, cifra que crece a 25 para actos al aire libre o comitivas fúnebres. Los lugares de culto pueden estar a un 50% de su capacidad y las bibliotecas pueden ofrecer más servicios.

Por su parte, en la orden para los municipios de menos de 10.000 habitantes se recoge también que pueden salir a pasear los dos progenitores con los hijos menores de 14 años, algo que todavía no se ha definido si será así en la fase 2 para todo el territorio gallego, aunque sí se eliminarán las franjas horarias y condiciones para salir de casa a caminar o hacer deporte, estableciéndose únicamente que los mayores de 70 años sigan saliendo entre las 10,00 y las 12,00 horas y las 19,00 y las 20,00 horas, para protegerlos como grupo de riesgo.

OURENSE (CENTRO COMERCIAL PONTE VELLA). 22/05/2020. OURENSE. El Centro Comercial Ponte Vella prepara su apertura con indicaciones en el suelo para mantener distancias obligatorias y medidas de seguridad en todos sus comercios para luchar contra el contagio del COVID-19. FOTO: ÓSCAR PINAL

Además, desde el lunes estará ya permitida de los centros comerciales y de todas las tiendas, sin condicionantes de superficie. Cines, teatros y auditorios podrán ir recuperando vida, mientras que los pocos hoteles que han decidido abrir sus puertas tendrán la potestad de permitir estar en zonas comunes.

En las medidas de movilidad, se permiten grupos de hasta 15 personas, mientras que también se empezarán a permitir visitas a residencias de mayores, para lo que la Xunta ya ha activado un protocolo.

Mejoría

La evolución en las fases del plan de desescalada se produce en paralelo a una notable mejoría en todos los indicadores epidemiológicos, con Ourense bajando de nuevo los casos activos de coronavirus hasta situarlos en 141, tras sumar otros 22 pacientes curados y solo tres nuevos contagios a lo largo del jueves, cuando se realizaron 167 PCR, en la línea de lo sucedido en la fase 1.

También continúa bajando la presión que sufren los hospitales, que acogen ya únicamente a 16 personas con coronavirus, una de ellas en la UCI. Una decena está a tratamiento en el Complexo Hospitalario Universitario de Ourense, cinco están en el comarcal de O Barco y uno en Verín.

Por sexto día consecutivo, Ourense no registró fallecidos con el virus, continuando el balance total en 129. En Galicia hay que lamentar una nueva víctima notificada por la Xunta, un deceso en Santiago que supone el 610 de toda la pandemia en la Comunidad.

En España, las muertes notificadas por las autonomías correspondientes al jueves ascendieron a 56, ocho más que en la jornada anterior aunque ese día no estaban incluidos los datos de Cataluña.