Ourense

La Fundación San Rosendo creará 70 empleos en el rural ourensano en 2020

Ourense

Empleo

La Fundación San Rosendo creará 70 empleos en el rural ourensano en 2020

En la foto, Luis Chao y Julio Soto, vocales de la Fundación, Jose Luis Gavela, presidente;  Francisco Caseiro, secretario, y Javier Soto, gerente de Caldaria.
photo_cameraEn la foto, Luis Chao y Julio Soto, vocales de la Fundación, Jose Luis Gavela, presidente; Francisco Caseiro, secretario, y Javier Soto, gerente de Caldaria.
La dificultad para encontrar trabajadores, hándicap en la puesta en marcha de dos nuevos centros

El empleo rural como clave para fijar población toma un nuevo empuje con el cronograma previsto por la Fundación San Rosendo, que prevé para el próximo año la creación de más de 70 nuevos empleos con la apertura de dos nuevos centros en el rural y una vivienda comunitaria en la ciudad durante  el primer semestre, añadiendo 180 nuevas plazas de internos a su oferta en la provincia.

Estos planes de la Fundación topan con una barrera, encontrar trabajadores dispuestos a establecerse en zonas rurales, sobre todo, ante la dificultad para encontrar vivienda en los concellos pequeños, y que supone una lucha diaria para mantener la actividad asistencial.

Uno de los centros que se abrirá está en Os Milagros (Baños de Molgas), en el antiguo colegio, que se presentará oficialmente en marzo tras dos décadas cerrado. Este centro de atención a personas con discapacidad gravemente afectada tendrá una capacidad de 90 plazas, y en él han invertido 2,5 millones. Se espera contar con 40 nuevos trabajadores cuando se llegue a la plena ocupación. Es un centro "único", según José Luis Gavela, presidente de la Fundación San Rosendo, 

La otra apertura prevista para la primera mitad de próximo año es la residencia de mayores dependientes de Lobios, a la que podrán acceder 80 personas y que será la primera de la Fundación que se abastecerá en su mayor parte con energía renovable geotérmica, además de contar con una caldera de biomasa. Se prevé la contratación de 30 profesionales.

Nuevo modelo

A estas dos nuevas instalaciones se unirá una vivienda comunitaria en el centro de Alfredo Romero, en la avenida de Pontevedra, la primera de este modelo que tendrá la Fundación San Rosendo, y que servirá como recurso intermedio en el cambio del apartamento tutelado a una residencia Esta vivienda,  tras adquirir un nuevo piso, podría estar lista a lo largo de 2020 y servirán de paso entre los pisos tutelados, donde se ubican personas con nivel bajo de dependencia, y las residencias, para  evitar el shock de un cambio drástico, como tienen que afrontar a veces al irse de golpe a Os Gozos o A Farixa. En esta vivienda comunitaria habrá 10 plazas. 

Con estos nuevos empleos, la Fundación San Rosendo se consolida como una de las mayores creadoras de empleo de la provincia, ya que actualmente cuenta con 1.057 empleos directos en Ourense. Esto supone que el 53,5% de los 1.793 empleos en toda Galicia se ubican en la provincia. El crecimiento fue del 3% respecto a 2017, debido a la ampliación de plazas en Muíños y las mayores necesidades asistenciales. 

La Fundación San Rosendo se consolida como una de las grandes esperanzas para fijar población en el rural. En municipios como San Xoán de Río, el 18% de los afiliados del concello trabaja en la Fundación, cifras también altas en Lobeira (12%) o A Veiga (10%). "El compromiso es crear servicios, generar empleo y fijar población en el medio rural", subrayó Gavela, que también puso de manifiesto las dificultades para encontrar personal que se ubique en el rural:La parte de buscar trabajadores es el segundo trabajo más grande que tenemos". 

Sin trabajadores suficientes

"Estamos haciendo cursos de capacitación y formación para esas 70 nuevas plazas y no las tenemos cubiertas", indica, dando buena cuenta de las dificultades, y animando a la población a que se forme en la rama sociosanitaria.

"Cubrir trabajadores en Beariz, San Xoán de Río o A Veiga lo pasamos mal. Hablamos con los concellos para que les ofrezcan vivienda y pueda ir allí", concluye. ¿El problema? La falta de vivienda y el precio de las existentes. "En A Veiga arreglaron casas y algún trabajadores que vino de fuera de la provincia ha podido instalarse allí". Nuevos vecinos y la mayoría mujeres –90% de los trabajadores de la Fundación–: "Damos trabajo al motor de la familia, la mujer, en el rural. Clave para fija población". 


Tres modelos, retos futuros y un presupuesto en aumento


Actualmente, la Fundación San Rosendo ofrece tres modelos para la atención a mayores en 70 centros, de los que 59 son para mayores. El nivel de ocupación es del 99% y e 89% de estos está en núcleos rurales. Por un lado hay pisos tutelados, en los que los usuarios son autónomos y hacen vida normal, con atención las 24 horas; las viviendas comunitarias, como la que se estrenará en la avenida de Pontevedra, en la que podrán vivir los que tengan un estadio intermedio; y  las residencias. 

El reto del futuro que se marca Gavela es adaptarse a los nuevos tiempos, ya que son conscientes de que en 15 o 20 años llegarán internos con nuevas necesidades, como las conexiones wifi, para lo cual ya están dando pasos avanzados y todas los nuevos centros ya tienen la preinstalación. "Somos conscientes de que nos van a demandar cosas distintas, tenemos que estar preparados para una generación que tendrá otras prioridades".  Una de estas adaptaciones son las habitaciones individuales. "Los válidos están en habitación individual, los dependientes en doble. Pero dentro de 20 o 30 años  seguramente todos los que vayan a una residencia van a querer su individual".  La edad media de los más de 3.600 internos es de 87 años. Es la primera vez que hacen público este dato. La mayor parte se encuentra entre los 86 y los 99 años de edad (1.762  personas), y tienen a más de 41 centenarios.

Por último, el presupuesto para 2020 crece un 3,7% , ascendiendo a 53,9 millones de euros. La inversión prevista es de 3,5 millones, destinados a proyectos asistenciales. En cuanto a los ingresos, se  constata que el 99% proviene de las cuotas de los residentes.  El principal gasto es de personal, que es un 64% del total.

"Queremos liderar el cambio en la atención a mayores y personas con discapacidad"

En el balance de 2019, la Fundación San Rosendo valora la implantación de la Atención integral centrada en la persona, un nuevo modelo que "ha cambiado la forma en la que nos relacionamos con las personas mayores", según Gavela .La intención es extender este modelo a todos los centros, para lo que se ha creado un equipo promotor: "Queremos liderar el cambio en la atención a las personas mayores y con alguna discapacidad en Galicia". 

Este modelo trata de evolucionar hacia una actitud "vitalista", donde lo que prevalece es "la voluntad de la persona mayor". Este modelo se implantó con éxito en dos proyectos piloto a lo largo de 2019: O Incio (Lugo) y Santa Marta (Pereiro de Aguiar).  Crearon entornos "más amigables y más personales, lo que deriva en mayor empatía en el conjunto del centro". Han notado la "percepción positiva" en familias yprofesionales. Se introducirá el modelo en cuatro centros más y se hará un glosario sobre cómo dirigirse a los mayores.


El centro de Os Milagros, "proyecto único" para 2020; Verín, en el tintero


 

El centro para personas con discapacidad gravemente afectadas en Os Milagros es el "gran logro" para la Fundación a lo largo de 2019, donde se ha avanzado con el diseño del proyecto par aun centro especializado. Permitirá recuperarse al uso social unas instalaciones que llevan más de 20 años clausuradas y para crear empleo en el rural. Será un "proyecto único en Galicia", debido a que han desarrollado una oferta que dará respuesta a las familias con personas con discapacidad gravemente afectada, que carece hoy de oferta. El edificio tendrá 4.3000 metros cuadrados, amplios jardines y zona deportiva. Habrá psiquiatras, psicólogos, fisioterapeutas, enfermeros, educadores y cuidadores.

En cuanto a proyectos pendientes, la Fundación San Rosendo sigue esperando por la tramitación administrativa para la residencia de Verín, en la que esperan ofertar 120 plazas para mayores dependientes, para lizada por la "lentitud" en la gestión y pendiente de la decisión de la parcela por parte del Concello.