HALLAZGO

Dos joyas manuscritas del siglo XIII duermen ya en el Arquivo

Testimonio más antiguo del "Vidas y pasiones de los Apóstoles", es obra de un colaborador de Alfonso X

Fragmento hallado en el Arquivo Histórico de la obra de Bernardo de Brihuega.
Fragmento hallado en el Arquivo Histórico de la obra de Bernardo de Brihuega.
Dos joyas manuscritas del siglo XIII duermen ya en el Arquivo

El Arquivo Histórico Provincial de Ourense celebra el hallazgo de dos valiosos manuscritos del siglo XIII atribuidos a Bernardo de Brihuega, uno de los colaboradores más cercanos al rey Alfonso X en su taller literario. Son dos fragmentos–un bifolio y una hoja suelta–en castellano de las "Vidas y pasiones de los Apóstoles", producidas a finales del siglo XIII o comienzos del XIV. Constituyen el testimonio más antiguo conservado de esta obra. El Archivo celebra uno de los hallazgos más importantes de los últimos años. Pablo Sánchez Ferro, director de la institución, anuncia que este descubrimiento protagonizará una charla en junio, en la semana en la que se celebra el Día Internacional de los Archivos.

Estos documentos no solo nos acercan a la figura del rey Alfonso X, sino que permitirán seguir investigando en la importancia del convento de Santa Clara de Allariz como itinerario cultural. Y es que uno de los fragmentos, el bifolio, fue reutilizado como capa de un libro de apeo de los bienes de esta abadía clarisa, el único monasterio gallego de fundación real.


Parte de un códice


Aunque los fragmentos conservados se corresponden con varios capítulos de la vida y pasión de Santo Tomás, San Marcos y San Andrés, tienen un valor añadido: pertenecen a un códice haxiográfico muy cuidado, seguramente de procedencia regia. Lo explica el autor del hallazgo, el investigador de la Universidad de Alcalá Ricardo Pichel, que trabaja en el estudio del manuscrito: "Pola capitulación e numeración das vitae relatadas dedúcese que o códice abarcaba por completo o libro segundo de Brihuega".


El convento de Santa Clara


Sobre el hallazgo en el convento alaricano, Pichel explica que "a vinculación do fragmento co mosteiro contribúe decisivamente ao estudo da temperá recepción e difusión do legado afonsí cara ao Occidente peninsular, especialmente no espazo cultural galego-portugués transfronteirizo a cabalo dos séculos XIII e XIV".

Que Bernardo de Brihuela fuese uno de los colaboradores más estrechos de Alfonso X lo reafirma esta obra. 


Fuente de una obra universal


"A herdanza cultural do rei Sabio é inesgotábel ao tempo que descoñecida nalgúns aspectos. Dentro da monumental produción literaria e artística de Afonso X, un dos seus proxectos máis ambiciosos foi a redacción dunha magna compilación historiográfica universal, a 'General Estoria'. É, precisamente, nesta obra onde o labor de Bernardo de Brihuega foi fundamental, compilando e traducindo para o rei diferentes fontes bíblicas, apócrifas e cronísticas", explica Pichel. Y es que la traducción al castellano de la obra del colaborador de Alfonso X vendría a confirmar que fue una "fuente principal" para secciones de la gran compilación universal del rey. "É un privilexio poder traballar cun manusrito tan próximo á época da súa produción, a tan só dúas ou tres décadas de distancia en relación ao texto orixinario", subraya. 

Un incunable de 1473 había sido  el último “gran" hallazgo: "Sempre é unha satisfación que de cando en vez atopemos unha sorpresa como esta", celebra el director del Arquivo Histórico Provincial de Ourense. La "casualidad" es que uno de esos hallazgos de gran importancia para la institución ourensana comparte un aspecto con la obra de Brihuega. Son las "Decretales "de Gregorio IX, un incunable de 1473, que también fue empleado como cubierta de una obra. En este caso, en el monasterio de Celanova. Es el único testimonio existente en la Península Ibérica y se estudió en el año 2010.