La Región

INCENDIO

El incendio de A Chavasqueira se planificó para evitar pistas

Un producto acelerante facilitó la propagación del fuego desde el vallado hacia el interior del recinto

Dos policías nacionales examinan el complejo de A Chavasqueira calcinado (MIGUEL ÁNGEL).
Dos policías nacionales examinan el complejo de A Chavasqueira calcinado (MIGUEL ÁNGEL).
El incendio de A Chavasqueira se planificó para evitar pistas

Las pesquisas que están llevando a cabo los agentes de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de la Policía Nacional para esclarecer el incendio registrado en la madrugada del pasado 24 de abril en las termas de A Chavasqueira no están arrojando resultados positivos para identificar al autor. 

Los investigadores continúan recabando datos sobre el origen del incendio que, según fuentes policiales, se inició en el recinto de las instalaciones, cerca de la valla de cierre, en una zona que habitualmente no era frecuentada por los bañistas ni tampoco por los trabajadores. En el lugar tampoco hay cables eléctricos ni material que facilitara la propagación, pero un producto acelerante (posiblemente combustible) provocó que las llamas se extendieran con rapidez a buena parte de la estructura de madera que cubría la zona de baño y resto de dependencias, como los vestuarios, cafetería y tratamiento de agua.

El incendio se declaró de madrugada, a las 01,30 horas. En ese momento, un trabajador estaba en el interior realizando tareas de mantenimiento, pero ante la magnitud que alcanzó en segundos el fuego, ya no pudo hacer otra cosa que escapar y avisar a los bomberos.  Estos, que tienen su base a escasos metros, tampoco pudieron hacer nada por salvar la instalación, más que delimitar el incendio para impedir que se propagase a inmuebles colindantes.


Conocedor de la zona


Por la fachada principal de las termas carbonizadas discurre el paseo del río Miño. Mientras que en la parte posterior hay un callejón -apenas coge una persona- que separa las instalaciones de varias propiedades particulares.

Los investigadores no desvelan  el punto exacto en el que comenzó el fuego, del que conservan varias grabaciones e instantáneas, con las que, una vez analizadas, concluyeron que el autor del incendio conoce perfectamente la zona. También sospechan que lo preparó con días de antelación para no dejar pistas ni tampoco ser visto.