Ourense

La jueza deja al Tribunal de Cuentas la financiación de DO

Ourense

La jueza deja al Tribunal de Cuentas la financiación de DO

OURENSE 9/09/2020.- Rueda de prensa de Gonzalo Pérez Jácome. José Paz
photo_camera Jácome, en una de sus últimas ruedas de prensa. (FOTO: José Paz)
Acredita que Jácome recibió pagos pero sobresee la causa al no estimar que fueran "forzosos"

La magistrada del Juzgado de Instrucción número 3, Eva Armesto, acordó el sobreseimiento provisional de la denuncia de los asesores y los ediles críticos de Democracia Ourensana (DO) contra el alcalde de Ourense, Gonzalo Pérez Jácome, por las donaciones forzosas, y deja en manos del Tribunal de Cuentas las presuntas irregularidades en la gestión de los fondos de la formación política, sin entrar a valorar la presunta malversación.

La jueza decidió dar carpetazo a la causa sin haber llamado a declarar al propio Jácome, mientras que la intención del denunciante, el exasesor Bruno Blanco, es recurrir el auto, habida cuenta de que "hay cosas que chocan" en el proceso. "Llegaré hasta donde la Justicia me permite; he denunciado unos hechos que a mi parecer son irregulares. Yo no soy político y no he iniciado esto para derrocar a nadie", señaló el asesor. También la Fiscalía podría recurrir.

El sobreseimiento se fundamenta, según el auto, en que no queda acreditado que las donaciones fuesen "forzosas" y que eran "condición" para ser contratado. 

Delito de malversación

La magistrada no quiso entrar a valorar el posible delito de malversación relativo a la gestión económica de los recursos de DO procedentes del Concello y la Diputación, pero deja la pelota en el tejado del Tribunal de Cuentas, que debe examinar la denuncia de los críticos de desviar todo el dinero a la televisión de Jácome y sus propias cuentas personales.

"La fiscalización y control de las cuentas y gestión económica ha de llevarse a efecto por el Tribunal de Cuentas", sostiene en el auto, considerando que la jurisdicción penal no es la "vía adecuada" para dirimir esa cuestión. En todo caso, la magistrada abre la puerta a que si el Tribunal de Cuentas detecta algún indicio de delito  –los críticos enviaron documentación a ese organismo– pueda abrirse un nuevo procedimiento judicial contra Jácome.

Delito de cohecho

Sobre el delito de cohecho, la jueza valora que "no consta mensaje o grabación alguno por el que se comprometiera (Jácome) a efectuar la contratación en consideración a tal favor (entregar parte del sueldo) ni ninguno de los testigos relatan que se condicione el nombramiento a tal entrega". Ve declaraciones contradictorias y valora que uno de los ediles denunciantes, Mario González, se retractase. De esas contradicciones, la magistrada entiende que no se acreditan que las donaciones fuesen forzosas ni que estuvieran vinculadas a conseguir el puesto de trabajo, pero sin llegar a realizar un careo entre las partes.

Sí ve acreditado que Jácome recibió dinero, al estimar que  "solicita o al menos acepta" parte del sueldo de algunos miembros del personal eventual, pero no que hubiera un "acuerdo previo" para hacerse con el puesto.

Fraude

Según el auto, no hay pruebas de la comisión del delito de fraude y execciones fiscales que denunciaron los críticos de DO, en base a que dos de los trabajadores a nómina del Concello y nombrados por Jácome nunca habían ido a trabajar. La jueza se basa solo en la declaración del actual jefe de gabinete de Jácome, Eloy Mojón, que negó haber afirmado eso.

Prevaricación

En cuanto al delito de prevaricación, recuerda que está restringido en Derecho Penal a hechos muy graves, por lo que, aún abriendo la puerta a la existencia de una ilegalidad, sin identificar exactamente cuál, considera que no alcanza el umbral penal. 

Cuatro meses sin explicaciones y con el partido ya apercibido

En agosto de 2020, el exasesor Bruno Blanco interpuso una denuncia contra Jácome por "donaciones forzosas" de hasta 1.000 euros al mes incluso abonadas en la trastienda del Concello, entre diciembre de 2019 y abril de 2020, a cuya causa se sumó, para no solaparse, la denuncia que cinco de los siete ediles de DO realizaron en Fiscalía, sobre irregularidades en el manejo de los fondos del grupo municipal. Todo esto desencadenó en la salida de los críticos del grupo de DO, primero, y el regreso, después, al ser suspendida cautelarmente su expulsión.

Entre tanto, durante el otoño, desfilaron por la Comisaría de la Policía Nacional tanto concejales como asesores de DO para testificar ante los agentes de la UDEV (Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta). Todos menos Gonzalo Pérez Jácome, a quien no le fue tomada declaración. Durante estos meses, el alcalde negó explicaciones sobre los hechos denunciados. Ni aclaró el uso del dinero que recibe DO en Concello y Diputación a su exsocio de gobierno, el PP, ni respondió a las exigencias que el vicepresidente de DO, Manuel Álvarez, le solicitó por burofax. El PP abandonó en septiembre a Jácome en el gobierno local, ante unos hechos que consideraban de "absoluta gravedad" y para que los pidieron unas explicaciones nunca obtenidas. También está bajo la lupa la existencia de DO como partido, ya que el pasado mes de julio el Ministerio del Interior dio seis meses (plazo que vence el 13 de enero) a Jácome para remitir unos estatutos adaptados a la situación actual.

El denunciante: "He denunciado unos hechos que para mí son irregulares y lo sigo creyendo"

El exasesor de Democracia Ourensana que denunció a Jácome, Bruno Blanco, señala que estudiará el posible recurso del auto, para lo que está dispuesto. "Seguiré salvo que los abogados me digan lo contrario", señalaba ayer, convencido de que hizo lo correcto al denunciar a Jácome. 

"Hay cosas que no casan. Respeto el auto, pero hay cosas que chocan", insiste. Y defiende su papel: "Yo no soy político, no he iniciado esto para derrocar a nadie. He denunciado unos hechos que para mí son irregulares  y lo sigo creyendo, pero no soy quién para juzgarlos". 

Asimismo, recordó que DO nació para denunciar posibles irregularidades, "y eso es lo que he hecho yo, y como consecuencia de eso he perdido mi trabajo, lo he perdido por defender los supuestos valores del partido", concluye. 

Los partidos: del "respeto" del PP, a las críticas del PSOE, BNG y Cs, que ve "tóxico" a Jácome

El PP, en boca de Jesús Vázquez, se limitó a mostrar el "respeto a las decisiones judiciales", sin entrar a valorar si habrá consecuencias, mientras que Jácome señaló que "siempre mantuve una absoluta tranquilidad porque era una denuncia falsa. Era una trama para derrocarme".

Desde el PSOE, Rafael Villarino mostró el respeto a la decisión, y cree que servirá de "excusa" al PP para "o que están desexando, que é volver con Jácome". En todo caso, cree que es el PP "quen debe responder". 

El portavoz de Ciudadanos, José Araújo, incide en que "Jácome está en política por intereses persoais e económicos, e non polo ben da cidade". Y añade: "Só busca desviar diñeiro á súa TV e ser centro de calquera polémica. É unha persoa tóxica".

Luis Seara, del BNG, concluyó que "o auto exonera penalmente, pero acredita unha serie de feitos que política e socialmente son absolutamente reprobables". Y, recuerda al PP que "ten que decidir que facer, deixarse de xogos e pedir perdón á cidade. A lea en DO e a fuxida do PP deixaron o Concello en situación límite".

Más en Ourense