Ourense

Un juzgado investiga en Ourense los abusos sexuales a una niña de 5 años

Ourense

INVESTIGACIÓN

Un juzgado investiga en Ourense los abusos sexuales a una niña de 5 años

La denuncia se instruye en los juzgados de la ciudad (JOSÉ PAZ).
photo_cameraLa denuncia se instruye en los juzgados de la ciudad (JOSÉ PAZ).
Los tocamientos del tío de la menor supuestamente se produjeron entre septiembre y octubre de 2019 

Los delitos contra la libertad e indemnidad sexual no paran de crecer desde 2016. Lo acreditan las estadísticas policiales pero también los despachos de los jueces. "Ahora en todas las guardias entra una denuncia de media cuando antes solo ocurría de vez en cuando", asegura el juez decano, Leonardo Álvarez. Entre enero y septiembre del pasado año, 20 casos solo en la ciudad.

El incremento más espectacular se produjo entre los años 2016 y 2017, con un 155,6% más de atestados (se pasó de 18 a 46). Entre 2017 y 2018, hubo un 56,5% más en toda la provincia, en donde se denunciaron 72 delitos -siete de ellos violaciones-.

Para Álvarez, cree que hay un antes y un después tras el caso de la Manada de Pamplona (7 de julio del 2016). "No creo que haya más delitos sino que ahora las víctimas denuncian más", apostilla.

La incidencia delictiva no distingue sobre las edades de las víctimas desde los 85 años a los cinco años. Un juzgado de instrucción de la ciudad está actualmente investigando la denuncia presentada por la madre de una niña de cinco años por un presunto delito de abusos sexuales infantiles -tocamientos en partes íntimas- a la pequeña. El supuesto autor, un tío de la menor.

La denuncia fue admitida a trámite: va acompañado de un análisis de credibilidad del testimonio de la niña, tras la exploración realizada por dos especialistas médicas de un centro psicológico ante quienes, según se aportó, el supuesto autor, el tío materno, confesó.

Los episodios de abusos sexuales, según consta en las diligencias, se produjeron entre septiembre y octubre del pasado año cuando la víctima se quedaba a solas con el investigado en su habitación para jugar en el ordenador ya que compartían casa. La niña confesó a su progenitora de forma espontánea los hechos cuando veían la televisión, reconociendo que le hacía daño.

Por el momento, el juez adoptó una medida de alejamiento con respecto a la menor para que el imputado en un delito de abusos sexuales infantiles no pueda acercarse a su sobrina.

Asimismo, esta misma semana ingresaba en prisión un vecino de Verín de 59 años por una agresión sexual a una mujer de 85 años, otro de los asuntos con víctimas especialmente vulnerables por la edad. El denunciado, que fue identificado por la octogenaria, supuestamente accedió a la vivienda en la madrugada del domingo, empleando la fuerza. Con ayuda de una linterna se desplazó por la casa hasta que abordó a la perjudicada, quien asegura que se abalanzó sobre ella con violencia -golpes- para tocarle los pechos e intentar bajarle el pantalón. Los gritos de la víctima ahuyentaron finalmente al agresor, que tiene antecedentes por delitos contra la libertad sexual.


Tipología de delitos


La mitad de los delitos sexuales denunciados en Ourense son abusos (actos sin violencia o intimidación) , seguidos de las agresiones sexuales (media violencia) sin penetración. En el informe detallado sobre delito contra la libertad sexual así se recoge. Un total de 46 casos analizados en Ourense: 22 fueron abusos sexuales; 1 con penetración; 8 agresiones sexuales; 5 agresiones con penetración; 3 acosos sexuales; 3 delitos por corrupción de menores; 1 exhibicionismo; 1 por pornografía de menores; 1 por prostitución y otro por provocación sexual.

No obstante, el juez decano advierte que la mayoría de denuncias, en torno a un 70%, van al archivo por "falta de pruebas ya que de la instrucción no se deducen indicios suficientes para acreditar los hechos". 


Caso de Verín: piden que sea ingresado en un psiquiátrico


La familia del vecino de Verín, de 59 años, que ingresó en prisión el pasado martes como presunto autor de un delito de agresión sexual a una vecina, de 85 años (enferma en los últimos tiempos), lleva años solicitando que sea internado en un centro psiquiátrico. El presunto agresor está separado de su mujer y su familiar más directo reside fuera de Galicia. Los allegados a su exmujer son los que más se ocupan de su situación y lamentan el daño que ha ocasionado a las víctimas. Recuerdan que su ingreso en el penal no es la solución al considerar que está enfermo. En este sentido, argumentan que la abogada defensora solicitó que sea reconocido por médicos forenses e iniciar  los trámites para que sea internado en un centro psiquiátrico en el que pueda rehabilitarse y, de esta forma, impedir que vuelva a atacar a otra mujer. El ya interno de Pereiro cuenta con antecedentes, dado que ya intentó manosear a otras dos mujeres, aunque sin llegar a consumar la penetración. Con una de ellas, según fuentes familiares, llegó a tener una relación de amistad, pero terminó denunciándolo por agresión sexual.  La familia argumentan que ante su situación están "viviendo una tragedia". Argumentan que no suele ponerse violento, pero no es capaz de controlar su vida.