Ourense

Médico o trabajo, principales razones para cruzar la Raia

Ourense

TRÁFICO

Médico o trabajo, principales razones para cruzar la Raia

Agentes de Tráfico y soldados de la Brilat, durante un control entre la carretera de Portugal y la A-52.
photo_cameraAgentes de Tráfico y soldados de la Brilat, durante un control entre la carretera de Portugal y la A-52.
Portugal reforzó los controles en el paso de Feces-Vila Verde con motivo de la Semana Santa 

El tráfico rodado descendió sustancialmente en los últimos días en el paso fronterizo Feces de Abaixo-Vila Verde da Raia, el único habilitado dentro de la provincia para desplazarse a Portugal y viceversa. Las fuerzas de seguridad llevan contabilizados 32.135 vehículos desde que se cerró la frontera, el pasado 16 de marzo, de los que una amplia mayoría son transportistas con diversas mercancías.

Este paso fronterizo ourensano es el que registra más movimientos de vehículos, después del Tui, dentro de los nueve que hay abiertos a lo largo de la frontera entre España y Portugal. Las fuerzas de seguridad, tanto lusas como la Policía Nacional española controlan cada uno de los coches. En el caso de las mercancías basta la acreditación del transporte. De tratarse de un turismo, el conductor debe acreditar la urgencia del desplazamiento. En el lado de Feces de Abaixo,  la mayor parte de justificaciones son las consultas médicas en centros sanitarios gallegos y por motivos de trabajo. Los afectados deben acreditar la urgencia con documentos. En caso contrario, son obligados a dar la vuelta.

Del lado luso, la GNR detectó un notable descenso de turismos con matricula española. "La mayor parte son conductores que se desplazan por motivos de trabajo", aseguraron fuentes del cuerpo de seguridad, puntualizando que  la mayor parte de los turismos que controlan son conducidos por portugueses que regresan al país desde diferentes puntos de Europa.

El retorno de emigrantes es uno de los principales problemas que está teniendo la policía lusa en los puestos fronterizos desde el cierre de la frontera. Los agentes redoblaron la vigilancia con un mayor número de efectivos desde el pasado viernes ante la sospecha de que se incremente el volumen de circulación a causa de la Semana Santa. 

El paso fronterizo de Feces de Abaixo-Vila Verde registró durante el año 2019 una media de 765 vehículos diarios, cifra que se incrementaba en épocas de vacacione con el retorno de emigrantes lusos, llegando a formarse retenciones para acceder al país vecino. "Se noto un incremento de vehículos, pero no en el mismo número que  otros años", explicaron fuentes de la GNR. El Gobierno luso prohibió.

Las autoridades lusas prohibieron hasta el próximo 13 de abril los desplazamientos injustificados entre municipios.