Ourense

La ola de frío en la provincia por fin tiene los días contados

Ourense

La ola de frío en la provincia por fin tiene los días contados

La inversión térmica mantendrá el frío acumulado en las zonas más bajas hasta este jueves 

La ola de frío que afecta a todo el país está siendo una de las más largas y con temperaturas más bajas de los últimos tiempos. Calvos de Randín marcó ayer -11,2 grados de mínima, erigiéndose una vez más como el sitio más frío de Galicia. Sin embargo, las bajas temperaturas y las heladas se acercan a su fin después de una semana bajo la influencia las corrientes llegadas directamente desde el Ártico.

Hasta el jueves, la inversión térmica continuará enfriando las zonas de valle. Este fenómeno provoca que el aire frío, que pesa más, se quede estancado en las zonas bajas. Por lo tanto,  genera que las temperaturas en la montaña sean más altas, algo atípico el resto del año. Carlos Otero, de MeteoGalicia, indica que "al no haber aire y tener pocas nubes, el suelo se enfría durante toda la noche. La estabilidad hace que no se mueva el aire de la superficie, que no se renueva y permanece el frío". Estas persistentes temperaturas provocaron que ayer AEMET activase una alerta naranja en el sur de la provincia por temperaturas mínimas de -8 grados. En la ciudad, los termómetros oscilaron entre los -4 y los 12 grados y hoy los valores  mínimos continuarán bajo cero. Los máximos, por otra parte, podrían llegar hasta los 14 grados y la ausencia de viento propiciará que la sensación térmica sea más agradable que en días anteriores.

Las bajas temperaturas están movilizando recursos sociales porque aún son muchos los que tienen que hacer frente al clima gélido sin calefacción. La entidad Fundación Amigos de Galicia está entregando mantas y ropa de abrigo para que las  personas en riesgo de exclusión social puedan hacer frente a las bajas temperaturas. La entidad se hizo cargo de la compra de las mantas, que se suman a las aportaciones de algunas empresas textiles y de particulares. 

Otros afectados por la ola de frío fueron las viviendas del rural, que se han visto desprotegidas ante la bajada de las temperaturas y las consecuentes heladas provocaron importantes daños en algunas zonas al congelar contadores y tuberías , tanto en viviendas como en naves industriales.

Espina & Delfín, empresa concesionaria del servicio de aguas en 53 ayuntamientos gallegos, recomienda para evitar daños "proteger las instalaciones con materiales aislantes, como papel de periódico, tela de saco o fibra de vidrio", indica.  Además, si la helada es prolongada, recomienda dejar correr un pequeño hilo de agua durante la noche para evitar que el agua se congele en las tuberías.

La borrasca Filomena, la responsable de esta ola de frío, sigue afectando a los transportes de viajeros con más demanda. El lunes un tren Vigo-Barcelona se suprimió dejando en tierra a más de 1.000 pasajeros y, otro procedente de Madrid con destino final Vigo, tuvo que desplazar a sus pasajeros  en autobús desde Ourense. Ayer, Renfe volvió a tener la misma incidencia por la borrasca y desalojó a los pasajeros en Zamora, donde se subieron en autobuses para llegar a Pontevedra, destino final del Alvia.