Ourense

La peatonalización exprés de Concordia inquieta al comercio

Ourense

EN LA CIUDAD

La peatonalización exprés de Concordia inquieta al comercio

Los negocios no han recibido información y temen la desertización: "Esta non é unha rúa para pasear"

Los vecinos y comerciantes de la rúa Concordia de la ciudad asisten con inquietud a los anunciados planes de restringir el tráfico en esta céntrica calle, con el temor a sufrir una desertización como la vivida en calles del centro de similares características como Cardenal Quiroga, hoy peatonal y a años luz de lo que fue en su momento. "Isto é unha zona de paso, non de paseo, creo que non funcionará", sostiene uno de los vecinos.

"Hasta el momento, no recibimos ni una comunicación oficial ni información, y eso que solicitamos una reunión ya cuando conocimos la noticia por la prensa", señala la administradora de uno de los principales negocios de la rúa Concordia. Lamentan no haber podido "manifestar nuestras inquietudes y dudas para poder encontrar soluciones, porque hay familias en juego". 

Según pudo saber este periódico, la Concejalía de Infraestructuras tiene previsto reunir a los afectados la próxima semana para tratar la situación.

1


No entienden la prisa


Vecinos y comerciantes asumen que el tráfico se restringirá, pero no entienden la celeridad.  Hay clientes que llaman a algunos negocios para saber si ya se ha acometido el cierre al tráfico, empleados de algún negocio que se ven en la calle... "No sabemos  lo que pasará, pero nos lo tomamos fatal. Nuestra tienda vive de que vean el escaparate cuando pasan en coche o van al parking, lo notaremos mucho", dice la empleada de una tienda de complementos. 

En el aparcamiento Concordia,  quieren dejar claro que se podrá seguir accediendo a sus instalaciones y esperan poder colocar señales para intentar evitar una fuga de clientes asustados por la "peatonalización". 

Son muchos los temerosos. "Es de sentido común haber reunido a los afectados antes para trazar la estrategia a seguir, esto no debe ser unilateral", señala una de las empresarias, que muestra su disposición a unirse una plataforma de afectados para ejercer de interlocutor con el Concello. 

En esta calle, no ven normal tanta falta de información, cuando el gobierno local anunció la restricción de tráfico ya para finales de mes. Tampoco ven mucho sentido a la colocación de maceteros para que la entrada al Paseo se haga por San Lázaro: "Sería peor, porque podrían crear el doble sentido en el Paseo".

A pie de calle, hay quién se pregunta por qué ahora tanta celeridad para apostar por la peatonalización, por qué "no se intentó antes ampliar las plazas de carga y descarga y la vigilancia en Concordia". 


¿Por qué no un túnel?


Uno de los históricos de la calle es José Manuel Álvarez, que lleva casi cuatro décadas al frente de la Peluquería Moderna. "Eu non vexo esta rúa peatonal, a acera é moi ancha, xa chega, nunca van máis de dúas ou tres persoas ao mesmo tempo".  Su compañero, que lleva 35 años, cree  que "non é unha rúa de paseo, é como Cardenal Quiroga. Quen anda de paseo por alí? Ninguén". Este se preocupa por la "gran saturación de tráfico que haberá no parque de San Lázaro", aunque es claro: "Se o fan, eles saberán, terano estudiado". 

A su lado, José Pérez Coya, vecino del número 6, a sus 86 años, tiene claro lo que habría que hacer. "Como fan noutras cidades, un túnel subterráneo ata Santo Domingo, así acabábase co problema de molestar o Paseo, que é o motivo polo que fan isto", relata. Coya no se opone al corte de tráfico pero teme la falta de alternativa: "Se meten todo o tráfico por Juan XXIII e Bedoya vai haber problemas, por onde o van meter?".

Álvarez cree que bastaría con "poñer policías puntuais nas horas punta para regular o tráfico no cruce entre Concordia e Paseo". Él y su compañero recuerdan cuando se cerró la calle en la Semana de Movilidad: "Esta rúa é de tránsito, e ao non haber coches case non había xente, parecía un deserto. Isto non é o Paseo, que hai xente sempre." Coya no ve "ventaxas notables" y se pregunta "por que se lle meteu isto na cabeza ao alcalde, pero supoño que para mellorar o Paseo". Álvarez, como comerciante, cree que "o que conseguirán é meter os coches nos centros comerciais. E despois queren apoiar o comercio local?". 

PEATONAL_resultado


Temor al abandono


No son pocos los que confiesan en estos negocios que sus clientes vienen habitualmente en coche, no solo a comprar, sino a clínicas médicas adonde va gente con movilidad reducida. "Se te fixas no que se fixo peatonal, só ten vida o Paseo e Santo Domingo, o Casco Vello ata o Posío mira como quedou, morto, non hai un negocio! Non hai ruído nin coches, tampouco hai negocios", alertan en la tertulia de la peluquería. 

"O problema é que o tráfico vaise conxestionar máis", sostiene Coya. En la misma calle, una de las comerciantes, lo tiene claro: "Sabemos que no hay vuelta atrás, pero el ritmo de desengancharse del coche no es el que quiere imponer el Concello. Así no lo conseguirán". Ve en el objetivo de descongestionar el Paseo "una simple excusa". 

Más en Ourense