CONCIERTO DE TAYLOR SWIFT

Los “swifties” llenan Madrid para ver a la estrella del pop

Decenas de personas hacen cola en los alrededores del Estadio Santiago Bernabéu.
photo_camera Decenas de personas hacen cola en los alrededores del Estadio Santiago Bernabéu.
Cientos de fans llevan dos días acampandos en el Bernabeú para ver los conciertos de Taylor Swift

Los “swifties” acamparon cerca del Estadio Santiago Bernabéu (Madrid), donde hoy y mañana la cantante Taylor Swift ofrece dos conciertos de su gira “The Eras Tour”, y lo hicieron acompañados de sacos de dormir, sillas de playa, comida, crema solar para hacer frente a los más de 25ºC y sin pañales.

“Pedimos respeto y que no se burlen. Que nos dejen disfrutar de los conciertos. Cada uno con su ocio se gasta el dinero en lo que quiera”, señaló Sergio, de 38 años, uno de los primeros en la cola. Una petición compartida por los primeros grupos de personas que decidieron acampar en pleno Paseo de la Castellana, cerca del Bernabéu. “Pedimos que dejen de burlarse. Los malos comentarios los estamos recibiendo por el dinero que hemos pagado, cuando muchos de ellos también lo harían para ver el fútbol”, afirmó Noelia de 17 años.

Otro joven de 18 años negó que los “swifties” vayan a llevar pañales y asegura que esa propuesta se extendió para “humillarlos” y dejarles “mal”. “No vamos a llevar pañales. Eso se dice para humillarnos y dejarnos mal. Se ha exagerado”, comentó Alejandro.

Los primeros “swifties” en la cola son David y Álex, dos amigos de 22 años, expertos en acampar en varios conciertos como el “Bring me the horizon” en el Palacio de Vistalegre en 2023 o el “Nothing but thieves”, en la Sala la Riviera, donde acamparon desde el domingo, aunque reconocen que “no habría hecho falta porque no hay tanta gente”. Se situarán en la parte “Early Left del Front Stage” y se gastaron alrededor de 1.000 euros para asistir a los dos conciertos.

“Yo me pongo muy nervioso y quería estar sí o sí el primero. Así que decidimos venir el domingo y pasar la noche”, confiesa David, que agrega que la primera noche hizo “bastante frío”. “En el saco de dormir se está bien, pero la primera noche nos dio un poco de miedo porque estábamos los dos solos y los de seguridad no nos dejaron estar en la puerta”, lamenta.

David indica que a partir del lunes ya se acercaron más fans de Taylor Swift, por lo que “la segunda noche ha sido mucho mejor”, pese a las quejas de algunos vecinos, tal y como recuerda Álex. “Ha habido quejas y llamadas a la policía porque parece ser que no les gustaba”, admite el joven, antes de que su amigo David le corte para aclarar que “solo ha sido una señora”.

“No gusta que estemos por aquí, pero la policía nos ha dicho que no pasa nada y gran parte de los vecinos nos han apoyado y nos han dicho que disfrutáramos del momento”, explica Álex. Los jóvenes, acompañados por una imagen de Taylor Swift, destacan el “entorno muy positivo” que se está creando entre los “swifties” y los vecinos. “Nos han traído garrafas de agua y comida. Entienden el fenómeno fan que se lleva repitiendo con los Beatles, con David Bowie, Queen...”, afirma Álex.

Junto a los primeros fans, la organización dispuso a alrededor de 100 auxiliares de control de filas, como desveló una trabajadora, que se relevan en los distintos puntos que se colocaron en función de la entrada que comprasen los asistentes. Los primeros fans no solo llevan comida, sacos de dormir o sillas, sino que también están provistos de las pulseras de la amistad, realizadas a mano con la intención de intercambiarlas. “He hecho unas 150 pulseras para intercambiar”, afirmó Carmen, de 18 años.

Te puede interesar