Valdeorras

Odisea ferroviaria: frío, oscuridad y rescate en brazos de la Guardia Civil

Valdeorras

TRANSPORTE FERROVIARIO

Odisea ferroviaria: frío, oscuridad y rescate en brazos de la Guardia Civil

El tren, procedente de Vigo, salió de Ourense a las 16:40 y sufrió la avería a las 18:10 a varios kilómetros de la estación de San Clodio

Casi una treintena de viajeros del tren regional que pasó por Ourense a las 16,40 horas de este domingo -el punto de partida es Vigo a las 14,35- con destino a Ponferrada quedaron "tirados" a menos de dos kilómetros de San Clodio (Lugo) a las 18,10 horas por una avería  a la que Renfe no dio respuesta hasta las 20,45. El pasaje, con personas mayores a bordo y una niña de corta edad, según aseguraron varios viajeros, pasó frío y hubo momentos en los que incluso se quedaron sin luz en ocasiones.

"Estas cosas ocurren cada dos por tres porque estos trenes son tercermundistas", aseguraba Antonia Fernández. La avería se produjo en el compresor del tren, según aseguraron fuentes de Renfe. En un primer momento se valoró la posibilidad de llamar a un mecánico de Monforte, arreglar el fallo y conducir el tren hasta la estación de San Clodio –donde un autobús esperaba a los pasajeros para completar el viaje–, pero finalmente se optó por utilizar otra locomotora para trasladar a los pasajeros y llevarlos a la estación de San Clodio. 

Durante las casi tres horas de espera se vivieron momentos de angustia entre los pasajeros, que reclaman un mejor protocolo en este tipo de casos, aunque valoraron la respuesta y preocupación del maquinista y el revisor. "Ellos intentaron arreglar la avería pero ni tan siquiera tenían herramientas", comentaba una pasajera, Carmen Prada.


Guardia Civil, en el rescate


Dos agentes de la Guardia Civil se ocuparon de evacuar a los viajeros y ayudarlos a descender del tren, ya que los vagones se encontraban en una zona de difícil acceso. Los agentes cogieron en brazos a los pasajeros más mayores, contando con ayuda de los viajeros más jóvenes para iluminar la vía.

La locomotora, que llegó vacía desde Ourense para rescatar a los 27 pasajeros afectados, arrancó a las nueve menos cuarto en dirección a la estación de tren de San Clodio, 2, 35 horas después de la avería. A las nueve menos diez, los pasajeros llegaban a San Clodio, donde cogieron un autobús. "Lo ocurrido hoy en la línea Vigo-Ponferrada es una auténtica vergüenza", valoraba la barquense Prada. "Salí de Ourense a las 16,40 horas y llegué a mi casa de A Rúa a las 21,45, a pesar de que solo son 100 kilómetros de trayecto, ya que ni siquiera la conductora del autobús quiso parar más cerca de mi casa, cuando le quedaba de camino y el termómetro marcaba 1,7 grados, sin opción a un taxi por la hora de llegada a la estación, a dos kilómetros de mi vivienda, a la que tuve que ir caminando durante 30 minutos después de pasar mucho frío y nervios", explicaba Antonia Fernández a sus 73 años. 

La avería afectó también a los trenes en sentido contrario, un Regional (Ponferrada-Vigo) y un Alvia que sale de Barcelona (pasaron por O Barco  a las 19,30 horas y 19,40, respectivamente). Los pasajeros del primero fueron evacuados al Alvia en San Clodio para continuar el trayecto, acumulando importantes retrasos ya que retomó su camino en torno a las 00.20 horas. En este caso, Renfe les "agasajó" con un bocadillo de queso.