La Región

TURISMO - SERVICIOS

O Barco y A Rúa urgen tener su propia oficina de turismo

Los empresarios reclaman su creación y los concellos piden ayuda para poder financiar su apertura

Construcción levantada para ser oficina de turismo, en A Rúa.
Construcción levantada para ser oficina de turismo, en A Rúa.
O Barco y A Rúa urgen tener su propia oficina de turismo

Los peregrinos que recorren el tramo valdeorrés del Camiño de  Inverno, al igual que los visitantes de los concellos afectados por su trazado, no tienen a su alcance oficina de información turística alguna a la que dirigirse. Recientemente, esta carencia fue puesta sobre la mesa por el presidente de la Ruta do Viño de Valdeorras, Joaquín Sánchez Rodríguez, quien aseguró que insistirá para que sea abierta una.

La necesidad de este servicio fue corroborada ayer por la presidenta de la Asociación Empresarial de Valdeorras (AEVA), Araceli Fernández del Palacio. "Claro que es necesaria. Estamos intentando mejorar la información de lo que somos y qué podemos ofrecer", dijo. Añadió que esa oficina de información turística sería "un sitio donde encontrar esa información".

La concejala en funciones de Promoción Económica, Turismo, Comercio e Consumo en O Barco, Irene Dacal Feijoo, coincidió en subrayar la necesidad de corregir la carencia. "Claro que hace falta una oficina de turismo", dijo. Añadió que el Concello solicitó una persona para que la atendiese, al menos durante el periodo estival. Esta petición fue realizada al Inorde (Instituto Ourensán de Desenvolvemento Económico), pero la marcha del gerente la aparcó. "O Barco necesita una oficina de turismo", insistió.

También cree necesario este servicio el alcalde en funciones de A Rúa, Luis Fernández Gudiña. Aquí ya hay una construcción levantada con esta finalidad en el año 2000. Sin embargo, solo funcionó unos meses. "A construcción é do Concello, mais non temos capacidade económica para contratar unha persoa. Estamos dispostos a firmar un convenio con algunha asociación", dijo Fernández Gudiña, quien recordó que la Asociación Amigos do Camiño de Inverno se hizo cargo de ella durante varias semanas, en 2010.