Valdeorras

La iglesia de Alixo ya tiene reparados sus dos retablos

Valdeorras

valdeorras

La iglesia de Alixo ya tiene reparados sus dos retablos

El cura párroco Raúl Vega, durante la misa que aprovechó para bendecir los retablos de Alixo. (J.C.)
photo_cameraEl cura párroco Raúl Vega, durante la misa que aprovechó para bendecir los retablos de Alixo. (J.C.)
Las aportaciones de los vecinos y el Obispado permiten la restauración de las piezas

Los vecinos de Alixo, así como los de otros núcleos vecinos de esta localidad barquense, vivieron una festividad del Pilar especial en la iglesia de San Martiño. La misa fue aprovechada por el cura párroco, Raúl Vega, para bendecir el retablo mayor y el de la Virgen del Rosario, los cuales fuero restaurados en los últimos nueve meses.

Los trabajos tuvieron un coste de aproximadamente 15.000 euros, aportando la parroquia 3.500 y el Obispado de Astorga la cantidad restante. Las labores de restauración llevaron aparejada la renovación de la iluminación del templo, sustituyendo los focos halógenos por lámparas "leds", así como la mejora del sistema de megafonía.

La restauración de los retablos fue realizada por Sofía Anta, licenciada en Bellas Artes, en la especialidad de Conservación y Restauración. Ayer, una vez finalizada la liturgia, explicó los trabajos de restauración realizados en la iglesia de San Martiño. En referencia al retablo mayor, explicó que es de estilo barroco y que fue tallado a finales del siglo XVII, si bien su autor no lo pintó hasta comienzos de la centuria siguiente.

En esta pieza pueden contemplarse las imágenes del patrón de la parroquia (san Martiño), san Pedro, san Pablo, san Francisco y san Mateo. En la base de esta última talla puede leerse: "Este santo hizo y pintó Mateo Álvarez de Losada, a su costa. Año 1703".

El segundo retablo que fue objeto de restauración, y que preside la imagen de la Virgen del Rosario, su datación fue estimada en los inicios del siglo XVIII. Sin embargo, la talla es anterior y podría corresponder al 1600. Esta pieza también presenta una imagen de san Antonio de Padua en la parte superior.

Los trabajos de restauración, que se prolongaron durante nueve meses, fueron realizados "in situ". Las labores se centraron en dar solución a los problemas de estabilidad y anclajes al muro, aplicar un tratamiento contra la carcoma, realizar labores de limpieza y eliminar la suciedad, escombros, polvo y los barnices viejos. Además, las maderas debilitadas por las goteras y los xilófagos fueron consolidadas y fijada la policromía. Antes de aplicar un barnizado de protección, se procedió a reconstruir y reponer las pérdidas de las molduras, aparejos y color.

La imagen que ofrecen los dos retablos fue muy distinta de la que los feligreses llevaban años contemplando, recibiendo los trabajos numerosos elogios. El sacerdote Raúl Vega aprovechó la misa para agradecer la colaboración quienes, desinteresadamente, ayudaron a financiar el proyecto.

Más en Valdeorras