MONTE

Comuneros del Gerês-Xurés se alían para defender el monte

Propietarios de los terrenos del parque transfronterizo participaron en unas jornadas en Vila do Gerês

Un momento de las jornadas celebradas este sábado en Vila do Gerês, en Portugal.
Un momento de las jornadas celebradas este sábado en Vila do Gerês, en Portugal.
Comuneros del Gerês-Xurés se alían para defender el monte

Propietarios de los terrenos en los que se enmarca la Reserva de la Biosfera Gerês-Xurés acordaron ayer la constitución de una plataforma de trabajo para lograr invertir la situación actual de abandono que viven en este territorio "arraiano", enclavado en los municipios ourensanos de Bande, Calvos de Randín, Entrimo, Lobeira, Lobios y Muíños y los lusos de Arcos de Valdevez, Melgaço, Montalegre, Ponte da Barca y Terra de Bouro.

El Auditorio Profesor Emidio Ribeiro, en el centro de animación termal de Caldas do Gerês, en Vila do Gerês (Portugal), albergó la primera edición de las jornadas transfronterizas bajo el epígrafe "Baldíos do Gerês- Montes veciñais do Xurés", organizadas por la Federação Nacional dos Baldíos lusa y la Organización Galega de Montes Veciñais en Man Común, en colaboración con las asociaciones locales del espacio transfronterizo. "Todos os relatores versaron e coincidiron na necesidade de cambiar e envorcar a xestión das áreas protexidas cara a defensa e recuperación do medio en función do home", destacaban desde la Mancomunidad de Montes en Man Común Baixa Limia-Serra do Xurés, que representa a una veintena de comunidades ourensanas del Xurés, al tiempo que insistían en que "o modelo de xestión actual é un fracaso. É necesario recuperar os hábitos e os usos tradicionais para que o home poida manterse aquí e recuperar os valores que pon en valor estes territorios mantidos no tempo".

Los propietarios de los terrenos a ambos lados de la frontera insistieron en la necesidad de organizarse para reivindicar sus derechos, poner en marcha proyectos conjuntos y, principalmente, para que el dinero destinado a estas áreas protegidas llegue realmente a quienes se ven perjudicados por las limitaciones de vivir en un parque natural (o nacional, en el caso portugués). "Os investimentos os fan as administracións a través dos concellos, é necesario cambiar ese modelo e que sexamos compensados por elo", insistían.

Además de esas "hipotecas" que creen que limitan el desarrollo económico y social, durante la jornada se analizó la legislación y los instrumentos de gestión del parque transfronterizo y su compatibilidad con la legislación sobre los montes vecinales y los baldíos portugueses, así como la gestión de las tierras comunitarias a través de la tracción animal de la mano de representantes de las asociaciones Aptran y Agatran. "O futuro da nosa zona ten que pasar pola recuperación da vida rural, a agricultura ou a gandería, que foi a que mantivo estes espazos ao longo do tempo, pero sempre cunha mirada posta no turismo sostible, que é un sector potente para o desenvolvemento económico", concluían los comuneros.


Preocupación por el plan de gestión


En el desarrollo de las jornadas celebradas en Vila do Gerês no pasó desapercibido el malestar de los comuneros ourensanos por la situación de "impás" del Plan Rector de Uso y Gestión del Xurés (PRUG). El documento, que según las previsiones iniciales de la Consellería de Medio Ambiente debería haber salido a exposición pública este otoño,  no verá la luz hasta el próximo año, tal y como confirmó esta misma semana la conselleira Ángeles Vázquez en una visita a Lobios. Un retraso, explicó Vázquez, que obedece a la amplitud del territorio, el alto número de propietarios y el interés por sacar un documento lo más consensuado posible. En este punto, desde la Mancomunidad de Montes en Mano Común Baixa Limia-Serra do Xurés expresaban su "preocupación" por la falta de comunicación de Medio Ambiente con quienes son los verdaderos propietarios de los terrenos del parque natural, así como por conocer el estado de las propuestas presentadas a la empresa redactora del PRUG  y que pasaban por la designación de un director que sirva de interlocutor ante cualquier proyecto o gestión, voz, voto y capacidad de decisión en los órganos de decisión del Xurés y presupuesto para las acciones que se planteen.

Del lado portugués, el plan está en activo tras ser revisado en el año 2011.