FORO LA REGIÓN

“Ha sido un proyecto muy difícil por la complejidad de la propia ‘A esmorga"

El director de la película, Ignacio Vilar, y los actores Karra Elejalde, Antonio Durán y Miguel de Lira, en el Foro La Región

Karra Elejalde, Miguel de Lira, Antonio Durán "Morris" e Ignacio Vilar, durante su intervención en el Foro La Región (XESÚS FARIÑAS)
Karra Elejalde, Miguel de Lira, Antonio Durán "Morris" e Ignacio Vilar, durante su intervención en el Foro La Región (XESÚS FARIÑAS)
“Ha sido un proyecto muy difícil por la complejidad de la propia ‘A esmorga"

"A esmorga" ya está ahí, lista para ser estrenada esta noche en el Festival de Cine. La expectación que suscita esta película en Ourense es inevitable, por ser la ciudad en la que tiene lugar la historia de Eduardo Blanco Amor, como quedó ayer demostrado en el Foro que La Región organizó en el Centro Ángel Valente con los protagonistas y el director.

En un encuentro que buscó ser un coloquio con los presentes en la sala, y con los presentes en el local de la Federación Limiar a través de videoconferencia, Ignacio Vilar, Karra Elejalde, Antonio Durán "Morris" y Miguel de Lira, quien se incorporó algo más tarde, fueron desgranando algunas de las anécdotas y vivencias del rodaje.

El actor vasco, Karra Elejalde, subrayó que "ha sido muy difícil. Abordé el proyecto con mucho respeto por vuestro idioma y lo he intentado. Sabía que era un clásico importante y que aquí prácticamente todo el mundo lo conocía". En la dificultad de abordar esta novela de Blanco Amor insistieron también los otros dos actores, Morris y Miguel de Lira. A las once horas de rodaje, a la lluvia y el frío hubo que añadir "entender a los personajes en su profundidad y recrear la atmósfera de 'A esmorga'. Es una obra muy compleja". Morris (Milhomes) aseguró que "conseguimos una película que impacta por la crudeza que tiene, porque plantea problemas de la vida misma. Es un argumento circular. Los tres sabemos que cuando uno se vaya, se acaba la propia esmorga".

El director Ignacio Vilar se mostró convencido de que la película "contiene prácticamente toda la novela, aunque con las lógicas diferencias de los lenguajes. Además, en el libro imaginamos a Bocas, Milhomes y Cibrán, aquí les ponemos rostro". Animó a los ourensanos a acudir al cine para ver la película, rodada en gallego, "porque el primer fin de semana marca la vida de una película en las salas", y los cuatro dejaron también claro que, además de mucho trabajo, hubo tiempo para algunas pequeñas esmorgas.