INVESTIGADORA DE LA UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE MADRID

Isabel Barja: ‘El lobo, a pesar de su mala prensa, no busca en las granjas su principal alimento’

La investigadora ourensana, Isabel Barja, titular del departamento de Biología y de la Unidad de Zoología de la Universidad Autónoma de Madrid, es una de las más importantes conocedoras del lobo ibérico. Natural de la comarca de Verín, ha realizado sus investigaciones de campo en el macizo central ourensano. Asegura que el lobo en la provincia no se alimenta preferentemente de presas de granja, sino que prefiere las salvajes.
Isabel Barja: ‘El lobo, a pesar de su mala prensa, no busca en las granjas su principal alimento’
Está considerada como una de las biólogas con mayores conocimientos sobre el comportamiento del lobo ibérico. ¿Cuál es la situación actual de su entorno natural en Galicia?

Está claro que la intromisión del ser humano en su territorio ha afectado de forma enorme su ecosistema, incluso en muchos sitios su población silvestre ha disminuido y se ha visto forzado a alimentarse de animales y presas domésticas.

Sin embargo, en uno de sus últimos estudios publicado en el ‘Wildlife biology’ afirma que el lobo ibérico prefiere los corzos salvajes a los animales domésticos.

Definitivamente, llegamos a esta conclusión tras haber realizado un estudio no invasivo del territorio y sin captura de ejemplares en el macizo central ourensano. La metodología se basó en detectar excrementos en los alrededores de la zona de cría y supervivencia del lobo. En este estudio se recogieron, entre los años 1998 y 2002, 593 excrementos de lobo, revelando tras su análisis que el 62,8% de las presas fueron corzos, el 12,6% ciervos y el 10% jabalíes, mientras que el consumo de ovejas y cabras domésticas sólo representó el 7,7% y el 2,9%, respectivamente.

¿Qué fue lo más complicado de este estudio?

Sin duda la recolección de muestras de excrementos y la propia investigación de campo, pues las muestras debían estar frescas y conservarse de distinta manera según el resultado que se quisiera obtener. Además, el terreno por el que se mueve el lobo es muy extenso y la investigación y seguimiento tremendamente complicada, aunque todo esto es un gran reto para mi.

¿Existe discriminación hacia el lobo en el entorno rural ourensano?

El lobo tiene muy mala prensa y eso lo sabemos todos, pues se cree que se alimenta sólo de ganado y ovejas, y aunque en algunas partes sí es así, lo verdaderamente importante es que la gente sepa que no siempre sucede de esa forma. Sin embargo, en áreas de baja densidad y diversidad de presas silvestres donde los lobos se alimentan de animales domésticos, el refuerzo del número de presas silvestres, la vigilancia del ganado y la limitación de acceso a la carroña podrían forzar a los lobos a especializarse en el consumo de presas silvestres y transmitir este comportamiento a sus crías. Esto, ayudaría a minimizar los conflictos entre humanos y lobos y apoyaría y reforzaría la conservación del cánido.

¿En qué otros proyectos sobre el lobo ibérico trabaja actualmente?

Los trabajos de campo con lobos son muy extensos y deben tener cierta continuidad. De hecho, ahora mismo acabo de terminar un proyecto sobre como afectan al lobo la presión cinegética y turística, y la repercusión que le provoca, en este caso, el estrés, pues aunque parezca increíble, las vacaciones veraniegas estresan no sólo a camareros y profesionales de distintas ocupaciones, también a los lobos. El estrés a corto plazo es bueno, porque es adaptivo, pero si el agente estresante es a largo plazo, puede provocar supresión inmunológica o reproductora. Aún no tengo los resultados exactos del estudio pero pronto saldrán a la luz. Una vez que estén listos podremos saber si la presión turística tiene un mayor peso en el estrés del cánido salvaje que los factores ecológicos como la disponibilidad de alimento, la época, la temperatura o la humedad. Además, realizó en compañía de algunos investigadores polacos un estudio sobre el estrés que le provocan a algunos carnívoros, como el oso, el cambio climático. Otra de mis líneas de investigación es la comunicación química de carnívoros. En este caso intento descifrar si los lobos son capaces de seleccionar el punto de marca su territorio a través del excremento, los resultados indicaron que es el diámetro y la altura de la vegetación lo que hace que los lobos escojan un territorio u otro para realizar sus marcas. Lo importante de esto es que los lobos detectan y conocen a través de sus marcas fecales su entorno perfectamente. Además, con las heces se detectan otras características como comunicación sexual, estatus social y estado emocional a través de feromonas.

¿Ha bajado el número de ejemplares de lobo en la provincia?

Mis investigaciones de campo han tenido lugar en el Parque Natural do Invernadeiro y alrededores y puedo asegurar que por lo menos en la manada que yo estudié durante años, el número de ejemplares no bajó, pero esto no significa que haya menos o más lobos en la provincia de Verín.

¿Cómo viven los lobos en Ourense?

Son animales muy sociales, que viven en manada pero no es grupos grandes. Un dato curioso es que los únicos que se reproducen en la manada son la pareja alfa, es decir el macho y la hembra dominante.

¿Cómo es su relación con la provincia de Ourense?

Mi campo de estudio está aquí. Y me da mucho gusto poder publicar datos científicos y biológicos de la fauna que existe en el lugar en el que he nacido, en este caso la zona de Invernadeiro. Además, mis padres viven aquí y procuro venir siempre que puedo.

¿Cómo inició su pasión por el cánido?

Siempre me llamaron la atención, pero no sólo el lobo, también otros carnívoros. Mi tesis doctoral fue con el lobo ibérico, pero con el tiempo trabajé con otros carnívoros como el gato montés, la marta ibérica y los coyotes en el norte de América. Asimismo, he realizado investigaciones en el Instituto de Genética de Chiapas, en México, y en el 2003 en la sierra de Chihuahua trabajé en el proyecto de reproducción del turón de patas negras, uno de los carnívoros más amenazados del mundo.