SONDEO POLÍTICO

El PP afianza su posición, DO cae y el PSOE se estanca

Los populares crecen un 11,3% en intención de voto y suman un concejal que refuerza su gobierno en minoría en el Concello de la ciudad, al que vuelve el BNG 

El gráfico con la intención de voto de los ourensanos.
El gráfico con la intención de voto de los ourensanos.
El PP afianza su posición, DO cae y el PSOE se estanca

Rebasado el ecuador del mandato, el ejercicio de gobierno del PP en la ciudad sirve a los conservadores para reafirmarse como primera fuerza y despegarse de la oposición. Atendiendo a la encuesta elaborada por Infortécnica para La Región, si se celebrasen hoy elecciones municipales en Ourense Jesús Vázquez crecería un 11,3% en la intención de voto, lo que le valdría para sumar a su causa un concejal más (pasaría de 10 a 11) frente a unos rivales políticos que no han sabido rentabilizar las debilidades propias de un gobierno en minoría. Lastrado por esa perpetua crisis interna con la que convive en Ourense, el PSOE repetiría, con dificultades, los 6 ediles del 2015, aunque con un pequeño repunte (+1,5) que le permitiría discutir el liderazgo en la oposición, alimentado por el fuerte retroceso de DO, que parece haber tocado su techo electoral en 2015 y se dejaría por el camino casi 7 puntos en estimación de apoyos y 2 ó 3 concejales. El ciclo vital del partido de Pérez Jácome parece inverso al del BNG. Tras la pesada digestión de asumir, por primera vez en un cuarto de siglo, su rol de "outsider" del Concello, los electores cerrarían esa travesía por el desierto otorgándole 2 ediles. Esta reentrada de los nacionalistas, lograda al superar la barrera del 5% de votos necesaria para entrar en la Corporación, agita sensiblemente las aguas municipales. Algo que no afecta a Ourense en Común, con una masa electoral estabilizada en torno al 10% del cuerpo de votantes y con opciones muy reales de discutir un concejal a los socialistas, con los que llegarían a 4.

El clima electoral retratado por Infortécnica dibuja así a un electorado cómodo con la fragmentación actual del Concello, fenómeno intensificado al añadir un actor más –BNG– al tablero. Habría que retroceder a las primeras elecciones municipales tras la dictadura franquista, en el año 1979, para encontrar un Consistorio dividido en cinco grupos.

Este nuevo escenario no alteraría la lógica de posibles pactos electorales, pese a que la correlación de los bloques de centro-derecha (PP-DO) y centro-izquierda (PSOE-OUeC-BNG) se mueva ligeramente hacia estos últimos. La tímida recuperación de los progresistas –pasan de 9 a 11 ediles, por los 16 (-2) del bando opuesto–, les deja aún lejos de la posibilidad de articular una mayoría de gobierno que, ahora mismo, parece muy alejada de la realidad del Concello de Ourense. Esto es así en gran medida por las características de DO que, lejos de ejercer de bisagra, destroza la famosa teoría de juegos al invalidar cualquier negociación posible. Con las relaciones totalmente rotas con el PP, y sonando a ciencia ficción un acuerdo postelectoral tetrapartito en la oposición para desalojar del Concello a Jesús Vázquez, el músculo del partido de Jácome, aún pese a su notable caída, sirve de contrapeso ante el centro-izquierda, que no tiene espacio electoral suficiente para contrarrestar el peso de PP y DO en la balanza y poder llegar a la frontera mágica de los 14 concejales. De esta forma, los populares parecen tener vía libre para revalidar en 2019 su gobierno en minoría.

Valoraciones

Las buenas noticias para Jesús Vázquez se trasladan también a la valoración por parte del electorado ourensano que, eso sí, aprueba a los cuatro líderes políticos con representación municipal. El popular cosecha un 6, mientras que sus rivales se moverían en un margen de tres décimas en la frontera del suficiente: Martiño Xosé Vázquez (Ourense en Común), obtendría un 5,2; el socialista José Ángel Vázquez Barquero recibe un 5,1 y Gonzalo Pérez Jácome, un 5.

La valoración del alcalde viene respaldada por un alto grado de conocimiento por parte del electorado ourensano: hasta un 86,7% de los encuestados conocen al popular. El líder de DO se tiene que conformar con un 69,2% de conocimiento, mientras que el responsable socialista se anota un discreto 50,9% y al líder de la marea ourensana solo lo identifica un 46,4% de los consultados.