Baixa Limia

Cazadores del Xurés custodian fincas en desuso para preservar el hábitat

Baixa Limia

Reportaje

Cazadores del Xurés custodian fincas en desuso para preservar el hábitat

La cuadrilla del tecor de Lobios, con los perros, reunida antes de iniciar la batida. (Foto: José Paz)
photo_cameraLa cuadrilla del tecor de Lobios, con los perros, reunida antes de iniciar la batida. (Foto: José Paz)
Los tecores siembran centeno en las fincas y distribuyen hasta 44 comederos para perdices o conejos en la Baixa Limia

Los cazadores del Xurés están inmersos en un proyecto de recuperación de terrenos abandonados y ya han llegado a acuerdos con varios propietarios de fincas en municipios como Lobios, Muíños, Entrimo o Bande para la "custodia" de los terrenos. Los propietarios ceden sus parcelas en desuso a los tecores (terrenos cinegéticamente ordenados), para que estos los pongan en valor, los desbrocen y realicen actuaciones de preservación de los hábitats de presas del águila real como conejos y perdices. 

Estas actuaciones llevan años en marcha, con "excelentes resultados", según valora Antonio Mota, secretario de Unitega (Unión de Tecores de Galicia). El objetivo es seguir aumentando la red de sembrados y comederos distribuidas en el entorno del parque por los cazadores. Los propietarios ceden los terrenos por siete años, "nalgúns sitios, fan de cortalumes, fan dobre traballo", indica González. 

"Non é fácil, a xente maior é máis reacia e cústalle, pero como nos coñecen, ao final acaban aceptando", explica Domingo González, presidente de XurésTec, la Asociación de Tecores del Parque Natural Baixa Limia - Serra do Xurés.

Actualmente, han instalado 44 comederos repartidos por terrenos que han sembrado y en los que cultivan centeno, que servirá de comida para perdices o conejos. Estos módulos de alimentación van equipados con un comedero protegido para evitar que el jabalí lo destruya, e integrado en el paisaje. Están muy repartidos por la geografía y, algunos, en lugares de difícil acceso. "Hai algúns aos que temos que ir cos sacos de trigo ao lombo durante dúas horas e media", explica González. Desde que tienen en marcha este proyecto, notan la recuperación de especies como la perdiz roja o el conejo de monte, "que son fuentes de alimentación de las aves rapaces protegidas, como el águila real o el ágila perdicera. 

Este proyecto, iniciado ya hace 10 años y que ahora ha dado un impulso al recibir una subvención de la Xunta de Galicia. Los tecores agrupados en XurésTec tienen más de 900 socios, "aínda que non todos, senón cinco ou seis en cada tecor, son os que están activos para o mantemento". Otro de los proyectos en marcha es recuperar los manantiales naturales para que los animales puedan beber.