Baixa Limia

La falta de acuerdo bloquea la base antiincendios del Xurés

Baixa Limia

Lucha contra los incendios

La falta de acuerdo bloquea la base antiincendios del Xurés

La base del Xurés, ubicada en el monte comunal de Porqueirós (Muíños), está cerrada.
photo_camera La base del Xurés, ubicada en el monte comunal de Porqueirós (Muíños), está cerrada.
Comuneros de Porqueirós instan a la Xunta a negociar un nuevo convenio, caducado hace tres años

El Parque do Xurés se ha quedado sin base de helicóptero antiincendios en plena campaña de alto riesgo y con un espacio natural especialmente azotado por las llamas cada año. Los comuneros de Porqueirós (Muíños), propietarios de los terrenos donde se ubican las instalaciones, ante el silencio de la Xunta a sus peticiones para negociar un nuevo contrato (el último se firmó hace 23 años y expiró en 2017), han optado por echar el cierre a la base helitransportada.

La denominada Base do Xurés está situada en una parcela de 8.000 metros cuadrados con helipuerto, varios edificios para el alojamiento y una zona para repostaje de aeronaves. "Hace tres años que se acabó el contrato, ni han negociado ni han dicho nada. El año pasado nos dieron buenas palabras y nada; y este veíamos que estábamos en las mismas, así que hemos decidido que, o nos pagan, o no se abre", comentaba José Manuel Pereira, presidente de la comunidad de montes, quien explicó que el primer contrato no incluía ingreso económico alguno "pero ahora creemos que no es justo que una empresa privada explote unas instalaciones sin beneficio alguno para los vecinos, quienes soportamos el ruido de las maniobras, el queroseno,... cuando sabemos que otras bases de Galicia sí que perciben remuneración", relata el presidente, quien hablaba de una petición por el alquiler de 15.000 euros anuales.

La Consellería do Medio Rural señalaba que la distribución de los helicópteros responde a criterios técnicos y estratégicos y que, actualmente, hay una treintena de medios que cubren bajo un mando único toda la geografía, por lo que el Xurés estaría "plenamente cubierto" con una capacidad media de respuesta de 20 minutos. Sobre el futuro de la base, desde el departamento autonómico reconocían estar "en negociacións" con los comuneros y, "entretanto" el helicóptero está operativo desde Queimadelos (Pontevedra).

Los vecinos de Porqueirós también mostraron su malestar porque la antigua escuela, reconvertida en centro social, está siendo usada por segundo verano consecutivo por las brigadas del Servizo Público contra Incendios de Galicia (SPIF) sin recibir compensación alguna "ya que ni siquiera realizan trabajos preventivos", aseguran. Instalaciones que tampoco son del gusto del personal de apoyo contratado por la Xunta para la campaña de alto riesgo, quienes echan en falta taquillas, una cocina o literas.

Desde el Concello de Muíños, el alcalde Plácido Álvarez se ponía del lado de sus vecinos y así se lo ha hecho saber a los responsables autonómicos, a quienes reclama un compromiso por escrito para la base y también que se cumpla lo acordado para el centro social. "Ellos (por los vecinos) tienen la voluntad de llegar a un acuerdo, pero tener una base de helicópteros tiene sus molestias. Estoy con ellos en que lo gratis no existe, el terreno es de ellos y el servicio, para todos", dijo Álvarez, quien confía en que llegue pronto el acuerdo.