Celanova

Crece la inquietud en Celanova por el geriátrico, ya con 30 casos con coronavirus

Celanova

Crisis del coronavirus

Crece la inquietud en Celanova por el geriátrico, ya con 30 casos con coronavirus

La tranquilidad del exterior contrastaba ayer con el nerviosismo que se vive en el seno de la San Carlos. // Martiño Pinal
photo_cameraLa tranquilidad del exterior contrastaba ayer con el nerviosismo que se vive en el seno de la San Carlos. // Martiño Pinal
El retraso en los resultados de los tests frenó ayer un posible traslado a Molgas de más usuarios   

Ocho días después de que se conociese el primer contagio mortal de coronavirus en la provincia, la Residencia San Carlos celanovesa donde residía la fallecida, sigue en estado de alerta. Un positivo más entre las trabajadoras del centro, y que elevan a 30 el número de contagios (17 empleados y 13 residentes según fuentes municipales), y la ausencia de noticias sobre el resultado de las pruebas practicadas al resto de los mayores, han mermado los ánimos y acentuado la crisis que parecía controlada el martes, cuando la Xunta asumió la tutela del centro y derivó a Os Milagros a los 11 positivos celanovenses conocidos hasta la fecha.

La noticia sobre un presunto traslado matutino de todos los residentes, y que finalmente no se llegó a materializar, hecho público por el BNG celanovés era un nuevo golpe para la comunidad local, desde donde reclaman más transparencia y agilidad para poner freno al foco. Fuentes del patronato de la Fundación San Carlos no quisieron entrar a valorar un hecho -el del traslado- que decían "non nos consta", pero sí que expresaban su malestar por "andar bailando para adiante e para atrás. O primeiro que teñen que facer é montar aquilo ben -por la residencia de Os Milagros- e despois levalos".

A la espera de los test

Desde la Consellería de Política Social, quienes reconocían que en la jornada del miércoles se barajó la idea de un posible traslado, puntualizaban que este no se producirá hasta conocer el resultado de las pruebas realizadas a la totalidad de los usuarios el pasado lunes. "Cando se saiban os positivos, trasladaranse aos Milagros", sentenciaban desde la consellería, desde donde pedían paciencia "esta o laboratorio analizando as mostras. O lóxico era ter hoxe (por ayer) os resultados, pero terán a súa carga de traballo". Preguntados por los residentes, desde Política Social informaban que, en la jornada del miércoles, un equipo de atención primaria y de hospitalización a domicilio se desplazó hasta San Carlos para comprobar su estado y actualizar la medicación en los casos que fuese necesario.

 

Al margen del conocimiento directo que hayan podido tener por sus propios medios desde que asumieron la tutela, desde el Concello de Celanova enfatizaban que se está proporcionando, desde el domingo por la mañana, información exhaustiva y puntual a la Xunta de Galicia con respecto a la situación que se está viviendo en la residencia. Una comunicación que, en la jornada de ayer, giraba entorno a los problemas de personal acentuados por las últimas bajas (quedaron en enviar personal médico y de enfermería), la falta de comunicación entre los mayores trasladados a Os Milagros y sus familias y la preocupación por la tardanza en conocer los resultados y el peligro a que puedan darse más contagios. "Na conversa que mantivemos hoxe volvemos reiterar o ofrecemento feito o pasado domingo de poñer a súa disposición o albergue municipal", apuntaba Puga, quien urgía facilitar las comunicaciones entre los dos centros -Os Milagros y Celanova- para que las familias tengan información sobre sus seres queridos. 

El portavoz nacionalista, Leopoldo Rodríguez, acusaba a la Xunta de "abandonar" a los mayores, a sus familias y a las trabajadoras del centro. "Teñen que reaccionar xa e, o primeiro, comunicarse con elas. Informalas e escoitalas. É preciso que a Área Sanitaria asuma o mando de vez, tal e como esixe o protocolo desta crise", señalaba Rodríguez, quien hacía de altavoz de una plantilla que -aseguran-, está desbordada y ampliando sus turnos "porque non teñen outro xeito de atender minimamente aos anciáns. E xa están avisando, elas soas non poden, dixérono o luns e volvérono dicir hoxe. Que pasa, por que a Xunta non as atende?". Contacto directo con las familias, tanto de los trasladados como los que siguen en la residencia, que también solicitaban a las autoridades sanitarias desde el BNG. "As familias están desesperadas, pregúntase onde están os resultados dos test do luns, por que se vai trasladar os anciáns primeiro e despois din que non. Ninguén as atende a elas tampouco", concluía Leopoldo Rodríguez Puga.


Tres positivos en Castro Caldelas: "Ningúen é perigoso, só hai que estar illados"


La Residencia do Maior de Castro Caldeas, gestionada por la Xunta de Galicia, cuenta con tres residentes diagnosticados de coronavirus, algo que ha encendido las alertas en parte de la población, mientras desde el Concello llaman a la "tranquilidade" y, sobre todo, a "facer a corentena e non saír da casa". 

La UME desinfectará a lo largo de la jornada de hoy el interior del centro para personas de la tercera edad. El personal de la residencia permanece asintomático, al igual que los otros residentes, pero siguen a la espera de más resultados de los test. 

"Unha vez que chegou vai ir a todos lados, pero entrou polo lugar máis débil", lamenta la alcaldesa de Castro Caldelas, Sara Inés Vega, que indica que se están siguiendo los protocolos: "O único que ten que facer a xente é seguir as indicacións". El personal municipal está realizando desinfecciones diarias.

La regidora muestra "todo o cariño, máximo respecto e solidariedade de todos nós" con el personal del centro, "que son xente traballadora, fan un labor encomiable e actúan con toda a profesionalidad", y con los mayores residentes, muchos de ellos de Terra de Caldelas, 

"Non hai ningún culpable, naide é perigoso. Os anciáns da residencia non son culpables deste virus. Agora hai que manterse illados. O meu teléfono está 24 horas do día aberto para quen o necesite. O que non quero é que ninguén se vexa culpabilizado, necesitamos comprensión. Castro Caldelas é  hospitalario. O inimigo é o virus. Somos todos un". 

En cuanto a otras residencias, la UME desinfectaba ayer Nuestra Señora de Fátima en O Barco, con tres positivos; mientras que la N. Señora de la Esperanza, en la ciudad, tiene 6 casos activos.n

Controles sanitarios y de seguridad
La actividad comienza a coger ritmo en la residencia integrada de Baños de Molgas, uno de los dos centros habilitados por la Xunta de Galicia en la comunidad para concentrar a los usuarios de residencias de ancianos con positivo en coronavirus. Alrededor de 40 personas, según datos facilitados por la Consellería de Política Social, están trabajando ya en las instalaciones de Os Milagros, tanto en la atención directa de los enfermos -por el momento los 11 casos del geriátrico celanovés-, como en las tareas de servicios generales como limpieza, cocina o lavandería. "Hai unha necesidade de contratación. É complicado atopar persoal de coidados (médicos, enfermeiros, auxiliares), por iso é necesario realizar un chamamento á profesionalidade da xente que ten este tipo de profesión", señalaban desde el departamento autonómico.
La edificación, que cuenta con 93 plazas , acogerá a los casos procedentes de las provincias de Ourense y Pontevedra, quienes serán objeto de un control sanitario intensivo y, en caso de que lo requieran, serán trasladados al hospital. En cuanto a las instalaciones, desde la Xunta remitían ayer un comunicado en el que garantizaban que, tanto el centro ourensano como el coruñés, serán objeto de los controles y medidas de seguridad "más estritos esixidos nos protocolos sanitarios" y serán desinfectados frecuentemente para la tranquilidad de los lugareños. Para reducir el riesgo de contagio, se limitará al mínimo el contacto que el personal tenga con el exterior, habilitando en Os Milagros su hospedaje en un edificio continuo a la residencia.