Deporte general

Durán-Leonard o la guerra por el gran Canal

Deporte general

Sueños de Olimpia

Durán-Leonard o la guerra por el gran Canal

"Sugar" Ray Leonard y Roberto "Mano de Piedra" Durán, durante uno de sus combates.
photo_camera "Sugar" Ray Leonard y Roberto "Mano de Piedra" Durán, durante uno de sus combates.

El Canal de Panamá es una faraónica obra de 82 kilómetros que, desde 1914, permite la conexión entre los océanos Atlántico y Pacífico.

Cedido a perpetuidad a los Estados Unidos, Panamá reclamó su propiedad con todo tipo de medidas, incluida la fuerza. En 1977 el presidente Jimmy Carter y el dictador Omar Torrijos firmaron el traspaso de competencias, pero no la sutura de todas las heridas.

En este contexto, el 20 de junio de 1980 -hace 40 años-  dos fabulosos boxeadores se citaron en Montreal (Canadá) por el título mundial del peso welter.

En una esquina, el panameño Roberto Carlos Durán, alias "Mano de Piedra". Agresivo, barriobajero, incontrolable en el ring. Como tantos de sus compatriotas, odiaba a los 'gringos' y poseía "el mejor gancho a las pelotas nunca visto", según palabras del periodista Paul Sann.

En la otra, el estadounidense Ray Charles Leonard, alias "Sugar" por su admiración por Ray Robinson. Su nombre respondía a la admiración materna por el famoso músico negro y ciego. Rápido de pies, elegante, se le consideraba el sucesor en estilo de Muhammad Ali.

Se bautizó como "el combate del siglo" y comenzó fuera del cuadrilátero. Durán conocía la superioridad técnica de su rival y llevó la pelea a su campo, la distancia corta, el fango, la camorra. Provocó en público a Leonard y a su mujer, Juanita. Lo desestabilizó hasta tal punto que "Sugar" Ray perdió el temple, renunció a su estilo y cayó en la trifulca de taberna que ansiaba Durán.

En ese ambiente, 'Mano de Piedra' castigó a Ray Leonard y ganó en el asalto 15. Se convirtió en héroe nacional panameño, protector del Canal, millonario e íntimo de Torrijos. Pero el éxito fue efímero.

Dos amigos, y mejor avenidos que sus países

Humillado como  estadounidense y boxeador, obsesionado por Durán, 'Sugar' Ray Leonard se preparó a conciencia para la revancha, convocada solo cinco meses después. El 25 de noviembre, en Nueva Orleáns.

20200705181658041_resultado

Algunos acusaron al manager del panameño, Carlos Eleta, de apropiarse de la bolsa del combate sin pensar en su cliente. Eleta se excusó de la premura, argumentado que Durán comenzaba una peligrosa cuesta abajo de vicios diversos y este compromiso era un motivo para cortar a tiempo esa tendencia.

El caso fue que 'Mano de piedra' se presentó fuera de forma al cuadrilátero y Ray Leonard con la lección bien aprendida. El estadounidense mantuvo la distancia, bailó ante sus narices y devolvió, una por una, todas las humillaciones recibidas, burlándose con gestos, poses y muecas ante millones de espectadores.

Roberto Durán, impotente, aguantó hasta el octavo asalto. "No más, no más", dijo entonces. Rehuyó la lucha y se retiró. Dejó perplejo al árbitro, a su esquina y a todo el país.

Su entrenador, Ray Arcel, decepcionado y entre lágrimas anunció su retiro del boxeo. Los panameños, enfurecidos, intentaron asaltar su mansión. 

Su valedor, Torrijos falleció un año después en un accidente de aviación. La CIA fue acusada del siniestro. Le sustituyó un general afín a los intereses de la agencia, Manuel Antonio Noriega. Pero en mayo de 1989 anuló las elecciones y la Constitución, declarándose abiertamente hostil.

Hubo un tercer combate Durán-Ray Leonard, el 7 de diciembre de 1989 en Las Vegas. Entonces ya eran buenos amigos y fue de guante blanco. Ganó Leonard. 13 días después, Estados Unidos invadió Panamá y depuso a Noriega, antes buen aliado.



Arcel y Dundee, en cada esquina

Roberto "Mano de Piedra" Durán y "Sugar" Ray Leonard fueron adiestrados por dos grandes maestros del Boxeo. Ray Arcel (1899-1994) judío de Harlem, entrenó a 20 campeones mundiales. Y no fueron más porque se negó a aceptar las imposiciones de la mafia. En 1953, cuatro secuaces le dieron una paliza con una barra de plomo y lo dejaron medio muerto en la calle. Se retiró del boxeo hasta que en 1972 vio el potencial de un indisciplinado Durán y arriesgó todo por hacerlo campeón. Fue un hijo para él -perdió a su única hija por las drogas- hasta que el bochornoso abandono contra Ray Leonard separó sus caminos. Angelo Dundee (1921-2012) discípulo de Arcel y ascendencia italiana, moldeó a 15 campeones mundiales, entre ellos el más grande, Muhammad Ali. En Ray Leonard encontró a un pequeño Cassius Clay y éste solo ganó a Durán cuando siguió su estrategia y consejos. Arcel y Dundee están considerados algo más que entrenadores. Ambos consideraban el boxeo como un noble arte y fueron maestros de la vida para todos sus pupilos.


Más dura que sus manos

'Manos de piedra' comienza con la dura vida del boxeador Roberto Durán, pero termina abarcando las de su gran entrenador Ray Arcel y gran rival, 'Sugar' Leonard. Sin ser una hagiografía del luchador panameño, sí se posiciona claramente a su favor cuando abarca momentos importantes de su carrera. Excelentes recreaciones de los combates, notable (e ignorada) interpretación de Robert de Niro, con dos participaciones españolas: Oscar Jaenada y Ana de Armas (tomar) como esposa de Durán. Boxeo y cine nunca defraudan.

"Hands of stone", por J. Jakubowicz. (Panamá-EE.UU.) 105 min.