La Revista

El mejor momento de Antonio Durán, "Morris"

La Revista

10 PREGUNTAS A...

El mejor momento de Antonio Durán, "Morris"

El actor vigués.
photo_cameraEl actor vigués.

Lo vemos los miércoles haciendo de Manuel Charlín en Fariña. Es el doctor Alberto Vizcay en "El aviso", la última película de Daniel Calparsoro, Milhomes en "A Esmorga", Santiago Carrillo en "Tarancón" o el general Caruana en "23 F"

Lo vemos los miércoles haciendo de Manuel Charlín en Fariña. Es el doctor Alberto Vizcay en "El aviso", la última película de Daniel Calparsoro, Milhomes en "A Esmorga", Santiago Carrillo en "Tarancón" o el general Caruana en "23 F". Son algunos de los muchísimos personajes que ha encarnado en cuarenta años de carrera desde que comenzó como actor aficionado al final de la década de 1970. Este viernes 6 de abril, Antonio Durán Morris (Vigo, 1959) estrena en A Coruña "A leituga", una comedia trágica que indaga en los asuntos no resueltos en el seno de las relaciones familiares.

1. ¿Qué te llevó a ser actor?

Yo no tenía claro cuál iba a ser mi futuro. Pero cuando estaba haciendo Cou en el instituto de A Guía, me encontré, de la mano de una profesora de francés haciendo una obra de Castelao el Día das Letras Galegas. Y mi sorpresa fue que comunicaba muy bien con la gente, el público se descojonaba, cosa que nunca me hubiese imaginado porque soy un tipo bastante introvertido, y ahí me empecé a liar y a pasarme a un grupo de teatro del barrio en Teis y luego ya fundamos Artello. Yo no era un actor vocacional de esos que lo tienen claro desde pequeños, sino que lo descubrí al producirse ese milagro tan impresionante que fue para mí ver cómo existía esa complicidad entre el público y yo, que lo pasábamos tan bien. Y entonces fue cuando decidí que esto era lo mío.

2. ¿Eran tiempos más difíciles para el teatro que ahora?

En aquel momento era más difícil salir adelante en la vida dedicándote a la interpretación, pero hoy es mucho más complicado (sonríe).

3. ¿En qué sentido?

Pues entonces éramos muy pocos, eran tiempos de la resistencia cultural, actuábamos en las asociaciones de vecinos, centros culturales… recuperábamos los textos clásicos, el teatro era la vidilla cultural que había. Hoy en día los chavales salen mucho mejor preparados, con una carrera, aprenden a cantar… pero lo tienen mucho más complicado. Hay más competencia es más difícil llegar a ser un actor o actriz profesional y vivir de esto.

4. Viviste muy de cerca el nacimiento de la TVG ¿Fue una buena oportunidad para los actores gallegos?

Al principio no nos tenían en consideración como actores. Esa parte llegó más tarde, de hecho, muchos empezamos, como manera de buscarnos la vida, como presentadores en programas, en concursos. Empezamos con sketchs y luego ya llegó “Pratos combinados”, que fue la primera serie de ficción propia de la TVG, junto con “Mareas vivas”, que era más realista. “Pratos...” fue la primera sitcom gallega y tuvo mucho éxito y estuvo en pantalla muchos años. Esos comienzos de las series en la TVG sirvieron también para crear oficio no solo entre nosotros los actores, también entre los técnicos y sirvieron para sentar las bases de un sector audiovisual que hoy es muy importante. Pero si hoy día se ha llegado a productos de tan alta calidad es gracias al oficio que se ha ido formando desde entonces.

5. Te vi haciendo "Celtas sen filtro" con Artello en la Mostra de Teatro de Ribadavia en 1984. ¿Qué recuerdos tienes de esa década?

Fue la década en la que fundamos el Centro Dramático Galego. La Mostra de Teatro de Ribadavia era, para nosotros como una segunda casa, porque tenía una gran importancia no solo porque actuábamos en ella sino también por los debates en los que participábamos. Una década en la que se trabajaba con mucha ilusión y de una manera que hoy resultaría impensable, porque, por ejemplo, en Artello, hacíamos textos colectivos. Ferrín se unía a nosotros, improvisábamos, íbamos creando un texto… Reixa… y hacíamos los textos entre todos. Y tengo también el recuerdo de ver nacer las cosas, en esa década. Ver nacer el teatro profesional, la TVG, el doblaje, las primeras películas en gallego… de ver morir también muchas cosas.

6. Tu nombre aparece en los créditos de 76 películas, telefilmes y series. Dentro de tan largo recorrido, ¿qué representa para ti "A Esmorga"?

Guardo de esa película y del trabajo que realizamos en ella un recuerdo muy especial, porque era una película a la que le teníamos mucho miedo porque enfrentarse a Esmorga era enfrentarse al imaginario de tres cuartas partes de Galicia que ya había leído la novela. Hicimos un trabajo previo muy intenso, con un retiro en O Carballiño durante quince días, con el director los tres actores, yo quise abandonar… en fin que hicimos una auténtica esmorga, en esos quince días antes de empezar a rodar, nos impregnamos de esa historia y la verdad es que al final salió una gran película. Me siento muy orgulloso de ese trabajo, con Miguel, con Karra, con Ignacio. Fue un auténtico peliculón.

7. ¿Fue un trabajo difícil?

Sí, por lo que representa esa novela y por la propia historia que cuenta, porque en la novela te dejas llevar por la imaginación, pero en la película, hay que situar al espectador. Fue un trabajo muy intenso, con mucho riesgo y a veces es ese riesgo el que hace que pongas más corazón y las cosas salgan así.

8. ¿Estás de estreno, ahora? 

Sí, "A leituga", una obra de teatro de un autor venezolano que se llama César Sierra y está dirigida por Víctor Duplá, producida por Eme2, con quienes ya había hecho dos espectáculos. Es unasituación dramática que provoca una comedia, un texto muy curioso y muy catárquico. Se estrena en A Coruña y estaremos en mayo en Ourense.

9. Pero el gran bombazo de esta temporada es Fariña

Es un auténtico fenómeno. Pero no solo en Galicia, donde tiene mucha audiencia, también fuera. Y lo cierto es que fue una apuesta arriesgada para una televisión generalista, porque se escapa del producto audiovisual estándar. Pero es una serie que nos sitúa en una época y en unas circunstancias que más o menos cerca, las tenemos presentes todos, tanto los gallegos como del resto de España porque con otros nombres, esta situación se vivió en todas partes, no solo aquí. Y es un bombazo especialmente para el audiovisual gallego porque productores, técnicos, actores, somos gallegos, y este fue un éxito de Bambú producciones que consiguió vendérselo a Antena 3.

10. Con todos estos trabajos, ¿Estás en tu edad de oro?

Estoy en un momento estupendo, más que por el trabajo, por el prestigio y por la posibilidad de tocar todos los palos, poder elegir proyectos. Yo siempre tuve mucho trabajo, si no era en una serie era en el teatro. Pero también tengo que decir, que es algo que me sucede a mí, pero para la profesión no es ni mucho menos una edad dorada. Estoy viendo más miserias que nunca, una tasa de paro del 60 por ciento, gente que abandona. Nunca estuvo la cosa tan negra para este oficio.