O Carballiño

José Balboa recorrió con su familia el camino de los arrieros a Santiago

O Carballiño

carballiño

José Balboa recorrió con su familia el camino de los arrieros a Santiago

José Balboa con su familia tras recoger la compostela.
photo_cameraJosé Balboa con su familia tras recoger la compostela.

El escritor, que es también concejal en el Concello de Beariz, realizó el Camiño da Geira junto a su hija y dos nietas 

El escritor y concejal de Beariz, José Balboa, acaba de completar el Camiño da Geira e dos Arrieiros, que es la antigua ruta que seguían los arrieros desde Portugal a Santiago de Compostela, y que los concellos y diversas asociaciones están reivindicando para que sea oficialmente Camiño Xacobeo. 

Tres generaciones de la familia emprendieron la aventura el pasado 17 de junio, alcanzado su meta el domingo, tras realizar un recorrido de algo más de 110 kilómetros. 

José Balboa partió de Ribadavia acompañado de su hija Beatriz y de sus nietas Irene y Beatriz, eligiendo este trazado que tiene su inicio en Braga (Portugal) y que también transcurre por las tierras de Beariz y una gran parte de la comarca de O Ribeiro. "Ha sido una gran experiencia y con la particularidad de que en este camino no hay ningún tipo de distracción, lo haces mirando hacia dentro, a tu interior, y admirando el paisaje. Hay sólo experiencia humana y espiritual", manifestó José Balboa.

En los siete días en que realizaron el Camiño da Geira se encontraron con algunas etapas muy duras, "cuestas muy complicadas como la de Pazos de Arenteiro a Feás, pero todo muy bonito y muy entrañable", apunta.

Al tratarse de una ruta muy poco conocida, "encuentras muy poca gente y muchas aldeas sin apenas habitantes. Por eso, en muchos lugares nos recibían agradecidísimos de que hubiésemos elegido este trazado". Dado que la Administración autonómica aún no ha reconocido oficialmente el Camiño da Geira no existen albergues a lo largo del recorrido, por cuyo motivo, la familia de José Balboa ya había contactado previamente con los establecimientos en los que pernoctar y comer.

Llegar a Santiago supuso para ellos una enorme satisfacción y allí recogieron sus respectivas compostelas, dado que la Iglesia ya ha aceptado esta ruta.

Más en O Carballiño