Ourense

Inocencio, primer vacunado en Ourense: "Aínda que foran 20 vacinas, eu poñíaas todas, é unha alegría"

Ourense

CRÓNICA

Inocencio, primer vacunado en Ourense: "Aínda que foran 20 vacinas, eu poñíaas todas, é unha alegría"

photo_camera Declaraciones de Inocencio Corbal tras recibir la vacuna contra la covid-19
Inocencio Corbal, de 90 años, estrenó la campaña de vacunación contra el coronavirus en la provincia. Con él 
y sus 19 compañeros de residencia llega la esperanza.

Nueve meses después, la pesadilla llega a los créditos finales. La esperanza, en forma de vacuna, entra por fin en los centros de mayores, golpeados con fuerza por el coronavirus desde marzo. 

Inocencio Corbal, de 90 años y usuario de la vivienda comunitaria San Marcos de Cudeiro, no podía esconder ayer su emoción. "O único que sinto é alegría", fue su respuesta después de que la enfermera Luz María López le inyectase la dosis. Eran las nueve de la mañana y Corbal se convertía en el primer vacunado contra el covid en la provincia. 

Sin miedo

Ni dolor, ni miedo. Tanto Corbal como sus 19 compañeros de residencia no dudaron en vacunarse, al igual que los seis trabajadores que los acompañan. "Non me doeu nada, sábena poñer moi ben", asegura, sin dudar en recomendársela "a todo o mundo". "Aínda que foran 20 vacinas, poñíaas sen problema, é unha alegría e unha satisfacción", bromea.

Recuperar lo perdido

En unos días se cumplirán diez meses desde que el coronavirus blindó las residencias de mayores. La normalidad no volvió desde marzo, ni para los usuarios ni para los trabajadores. "Acostúmbraste, pero... Hai que aguantarse, non queda outra, pero agora xa estamos ben con esta vacina metida", asegura Corbal. "Aquí lo pasamos muy mal, hubo momentos muy duros. Es muy triste cuando la familia viene a verlos y no pueden ni abrazarlos", explica Gabriel Rúa, gerente de San Marcos. "Esperemos que llegue pronto el momento en el que por fin puedan quitarse las mascarillas y llorar, pero de felicidad", añadió.

En el caso de Inocencio Corbal, su anhelo es poder coger en brazos a su nieta, de 2 meses. "Trouxéronma hai tempo pero vina dentro do coche, non a puiden coller. Dios queira que poida facelo agora!", pide. Después de recibir la segunda dosis de la vacuna contra el covid, que le administrarán en tres semana, Corbal y su familia podrán respirar más tranquilos. 

“Un día moi alegre"

La de ayer no solo fue una jornada emotiva para los usuarios y trabajadores de San Marcos, sino también para el equipo sanitario presente. Ellos también conocen de cerca la cara más amarga de la pandemia. 

El gerente del área sanitaria, Félix Rubial, destaca la "alegría" de iniciar la campaña. "Non sabería dicir se estamos ante o principio do fin ou o final do principio, pero hoxe é un punto de inflexión na abordaxe desta pandemia que tanto sufrimento ten producido na nosa poboación", asegura. Los sanitarios vacunaron a los 20 mayores y 6 trabajadores, y aprovecharon las dosis restantes para tres de los cuatro enfermeros.

"No tuvimos ninguna incidencia ni problema a la hora de vacunar", explican los sanitarios encargados de la primera jornada de la campaña, José Luis Álvarez, Norberto Camino, Melania Prada y Luz María López. "Este é un momento de esperanza, o que repetían todos os maiores era que por fin van poder abrazar de novo aos seus seres queridos", comenta Josefa Rodríguez, subdirectora de Enfermería de Atención Primaria y coordinadora de la vacunación en el área sanitaria.

Te puede interesar