Ourense

Ourense, la ciudad gallega con más aumento de oferta de pisos turísticos

Ourense

Ourense, la ciudad gallega con más aumento de oferta de pisos turísticos

Ourense es la urbe donde más crecen en el último año, contrayendo con fuerza la oferta de inmuebles para largas estancias

Ourense es la ciudad gallega que más aumentó su oferta de pisos turísticos, aunque sin una influencia tan grande en el precio del alquiler de larga duración como en otras urbes vecinas. Los precios del alquiler se contagian del gran incremento de pisos turísticos pero menos  que en Vigo, A Coruña o Santiago. La mayor consecuencia es que hay menos viviendas en el circuito de comercialización del alquiler, aunque también hay un ligero aumento del coste de las existentes –con tendencia a mantenerse–, según refleja la Federación Gallega de Empresas Inmobiliarias (Fegein)

El año se ha iniciado con un "mínimo histórico" de viviendas en alquiler desde que hay registros, solo 3.500 en Galicia, de las cuales 260 están en la ciudad de Ourense. Mientras, el año comenzó, según la Axencia de Turismo, con Ourense como la urbe en la que más se incrementaron los pisos turísticos, un 85% en un año, pasando de 85 a 157, por encima del crecimiento del 41,7% en el resto de ciudades.


Rentabilidad y seguridad  


"La realidad es que la rentabilidad se encuentra cada vez más en el mercado de alquiler de viviendas turísticas y ahí es donde, mes a mes, se derivan viviendas en arrendamiento del circuito de comercialización tradicional", apunta Benito Iglesias, presidente de Fegein, que aprecia un "descenso notable y más significativo", por este orden, en Santiago, Ourense, Lugo y Vigo.

Los propietarios de viviendas turísticas se defienden. "Las viviendas de uso turístico dinamizan la actividad económica de las calles y barrios en las que se ubican", apunta Dulcinea Aguín, de la Asociación de Vivendas Turísticas de Galicia. Dice que "no es achacable a los propietarios incremento alguno del alquiler de larga duración", ya que, sostiene, "al propietario se le penaliza fiscalmente cuando deja esa modalidad alojativa". Aún así, muchos se inclinan por esta modalidad para "preservar su inmueble", ya que el desahucio por alquiler es un proceso "largo y tedioso".

Este auge de pisos turísticos, unido a la movilidad laboral, la pérdida de poder adquisitivo y una financiación que requiere un esfuerzo mayor por parte del comprador, "derivan cada vez más porcentaje de personas hacia el mercado de alquiler y lo seguirá haciendo", anticipa Iglesias.

Según refleja el Observatoria da Vivenda de la Xunta de Galicia, 2019 cerró con la firma de 1.894 contratos de alquiler en la ciudad, algo menos que en 2018 (1.956), pero más que los cinco años anteriores.

Hay un crecimiento de la demanda, pero a punto de llegar al límite por escasez de oferta. "Las personas cuyos ingresos no les permite tener financiación o ahorros para comprar una vivienda es cada vez mayor ,con lo cual cada vez crecerá más el número de hogares en arrendamiento", explica Iglesias. Y es que, según sus datos, solo un 8% de los menores de 30 puede permitirse una vivienda en propiedad. 

El sector inmobiliario advierte de las complejidades y los pisos turísticos se desligan de los aumentos de precios

 Se percibe en el porcentaje de personas en arrendamiento en la ciudad , que ya son el 20,6% del total, un volumen mucho mayor que en Lugo, Pontevedra o Ferrol; pero por detrás de Vigo, A Coruña o Santiago.

Por urbes, y atendiendo al número de fianzas depositadas, el precio del alquiler creció en Ourense un 4,7% a lo largo de 2019 (un 4,5% en Galicia), hasta situarse en una media de 404,3 euros por piso, con una tendencia a la "moderación" en los últimos meses, según destacan desde el portal Fotocasa y acreditan los datos de fianzas de la Xunta, ya que desde octubre se estancó. 

La mayor subida fue en Lugo, 351,7 euros mensuales tras subir un 6,7% en un año. Los precios más caros son en A Coruña (502), Vigo (405), Pontevedra (458) y Santiago (444). Ourense queda quinta, solo por delante de Lugo y Ferrol. Los datos coinciden con los del sector, que sitúa a A Coruña (8,75/m2) y Vigo (8,1) como más caros, y Ourense (5,80) tras Santiago (7) y Pontevedra (6,1). 


Temor al nuevo Gobierno


Para Iglesias es "más que previsible" que aumente el número de hogares en alquiler que lleguen con más dificultad a final de mes. De momento, son casi la mitad los que lo hacen. Así, le pone deberes al gobierno, y ve básico "incrementar el parque de vivienda en alquiler, incentivando a los propietarios de viviendas y evitando políticas y legislación tendentes a la vulneración del derecho a la propiedad privada". Por ello, rechaza medidas "de naturaleza expropiatoria, control de precios o relativas a la imposición de sanciones a viviendas vacías".