Ourense

O Carballiño, O Irixo y Boborás sufren las medidas más duras de toda España

Ourense

Pandemia

O Carballiño, O Irixo y Boborás sufren las medidas más duras de toda España

Varias personas en una terraza de O Carballiño
photo_camera Varias personas en una terraza de O Carballiño
Sanidade establece un cierre perimetral de Verín, Oímbra y Vilardevós; Ourense y Barbadás continúan con las mismas medidas

O Carballiño, O Irixo y Boborás afrontan desde la medianoche de hoy las restricciones más duras de toda España. Sanidade decidió ayer, tras la reunión del comité de la Xunta, prohibir las actividades no esenciales en los tres municipios, lo que se suma a las limitaciones ya impuestas (movilidad y reuniones de no convivientes). 

Alrededor de 17.780 vecinos se enfrentan a una situación similar a la de marzo, con negocios hosteleros cerrados durante al menos una semana. Las tiendas de alimentación, así como los servicios de transporte, los centros de salud o los centros educativos, se mantendrán abiertos. Al igual que el comercio minorista. Los regidores de los tres concellos afectados se mostraban cautos a última hora de ayer en sus valoraciones, ya que todavía se desconoce el alcance de la nueva medida –se publicará a lo largo del día de hoy en el Diario Oficial de Galicia (DOG)–. 

El conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, detalló que quedarán suspendidas las actividades recogidas en la norma de espectáculos públicos y actividades recreativas. Esto supone que cerrarán cines, teatros, salas de bingo, salas de juego, auditorios, recintos deportivos, gimnasios, piscinas, salones recreativos, hostelería y centros de ocio infantil.

En el caso de bares y restaurantes, estos podrán servir a domicilio o establecer un servicio de comida para recoger. El cierre no afectará a los establecimientos que estén dentro de hoteles o centros de trabajo (exclusivo para consumo de trabajadores)

Manuel Cerdeira, regidor de O Irixo, recuerda la situación de su municipio, con 8 casos registrados, y asegura "non entender" el nivel de las restricciones impuestas. "Non temos subida de afectados e vexo que proporcionalmente hai concellos que están peor ca nós", resalta. Por su parte, Francisco Fumega, alcalde de Carballiño, reconoce no sorprenderse de la medida: "É certo que estamos á cabeza dos datos de contaxios". Patricia Torres, regidora de Boborás, pone de relieve la situación económica: "Preocúpame moito a situación da hostelería, preocúpanme as familias que viven diso, pero cando os expertos deciden estas medidas será porque é necesario, xa que os datos son preocupantes". 

La Consellería justifica la nueva medida en la evolución de casos en la última semana en la comarca. Tras la limitaciones impuestas de reuniones y movilidad, la cifra de nuevos contagios de covid en el municipio de Carballiño no dejó de subir. 

De los 85 casos registrados el día 8 (entrada en vigor de la limitación de la vida social), la cifra de afectados no dejó de aumentar, hasta los 188 de ayer. Aunque el incremento diario es leve, la curva muestra una clara tendencia alcista continuada desde el inicio del mes de octubre –el día 1 eran 21 los casos registrados–. 

Más restricciones en Verín y la ciudad continúa igual

Sanidade endurece las restricciones en Verín, Oímbra y Vilardevós, donde prohíbe las reuniones de personas no convivientes y limita la movilidad. Los vecinos podrán desplazarse entre los tres municipios, pero se restringen las entradas y salidas, excepto por motivos laborales, educativos o sanitarios. Tras la entrada en vigor de la restricción de la movilidad en estos tres municipios, ya serán más de 150.000 (casi la mitad de la población) los ourensanos afectados por esta medida. 

Los tres alcaldes defienden la decisión de Sanidade, y esperan que las nuevas limitaciones permitan reducir el número de contagios de la zona. "Coas medidas que vimos tomando creo que nos vindeiros días vaise a mellorar, pero todo o que contribúa a facelo aceptámolo e somos colaborativos", apunta Gerardo Seoane, regidor de Verín. La cifra de contagios en el municipio se mantiene en aumento desde inicios de octubre: ayer eran 88 los casos positivos registrados. 

Por su parte, Ana Villarino, alcaldesa de Oímbra, cree que es mejor "previr" que dejar que la curva siga empinándose: "Está ben previr, antes de que nos teñan que pechar, como aconteceu na primavera". Desde Vilardevós, el alcalde, Manuel Cardoso espera que la medida permita reducir la incidencia del virus: "Se esta decisión a tomaron os expertos, non teño nada que dicir, estamos de acordo. Todo o que sexa necesario para mellorar a situación". 

En Ourense y Barbadás, Sanidade mantiene por ahora las restricciones, así como O Barco, pese a la mejoría en los datos. Ourense reduce la incidencia del virus desde hace una semana, con 122 casos activos menos (la cifra de contagios era ayer de 429). O Barco también muestra una clara mejoría, con descenso de casos desde el jueves 15 (ayer eran 50 los casos activos registrados).

La curva de nuevos contagios sigue a la baja en la provincia

La situación epidemiológica de la provincia continúa mejorando: la curva se aplana y la cifra de contagios diarios sigue a la baja. La cifra total de casos activos cayó ayer en 37 y se sitúa en 3.776. En cuanto a la situación por municipios, O Barco volvió ayer al nivel 3 de alerta, con más de 21 casos. 

En el otro extremo, las áreas sanitarias de Vigo y Santiago registraron ayer un incremento en el número de casos activos, en la misma línea que los últimos días. Vigo registró 48 nuevos infectados en las últimas horas (831 casos activos) y Santiago, por su parte, 87 (813 casos activos). 

En la jornada de ayer se registraron cinco fallecimientos –uno de ellos en el Hospital de Verín–, que elevan a 836 los óbitos registrados en la comunidad desde el inicio de la pandemia.