Ourense

“Desconectados" del colegio: “Tiramos cos datos do móbil"

Ourense

“Desconectados" del colegio: “Tiramos cos datos do móbil"

Deberes por wuasap y solidaridad vecinal, alternativa para los escolares sin acceso decente a internet

 "Tuve una clase de religión a través de un directo de Instagram. Al profesor se le ocurrió así", cuenta un alumno ourensano de 2º de Bachillerato. El confinamiento a causa del coronavirus ha trasladado los pupitres al mundo virtual: clases por Skype, plataformas y tareas corregidas a través de correos electrónicos. Internet salva a unos y castiga a otros. La brecha digital se agudiza más si cabe con esta crisis sanitaria en la que no todos los chavales disponen de una conexión decente en sus hogares. Muchos profesores, conscientes de estas realidades, se las ingenian: Whatsapp mejor que aula virtual, por ejemplo.

Uxía Parente, una adolescente que reside en una aldea de Cartelle, acaba de hacer una clase por Skype. "A cobertura é un pouco mala. Hai algún rapaz que non dispón de internet e non pode facer moito. Eu vou tirando cos datos do móbil. Hai profesores que mandan os deberes por Whatsapp, porque saben que os que vivimos no rural temos algunhas dificultades", cuenta.

Sergio Blasi es el padre de Uxía Blasi. Viven en la última aldea del concello de Carballiño: Ponteantigua. "Temos conexión satélite por radio, entón non hai problema. Pero si que lles mandan moitos deberes por internet. A rapaza di que ten máis deberes que se estuvera en clase normal. Aquí nas aldeas é o que hai, o ADSL non chega, pero imos atopando solucións".

Purificación Gónzalez hace malabarismos para que sus hijos se mantengan al día con las tareas: "Mándanlle as actividades dende a web do colexio e estou entrando grazas aos datos móbiles, porque na casa non temos internet”, dice esta familia de Paderne de Allariz. "Soben vídeos e todo, pero non accedo a eles para non acabar pronto coa conexión. Consigo algunhas actividades para que traballen nelas". La implicación de los profesores se muestra con un grupo de guasap en el que contactan y resuelven las dudas de las tareas: "É a forma de que non perdan o hábito de estudar".

los expertos

El ourensano Alexandre Sotelino, profesor de Educación en la USC y "Nobel" de la docencia, subraya la "inventiva" del profesorado ante el confinamiento: "Estou moi sorprendido coa capacidade creativa do profesorado. Sei de casos nos que chega cun teléfono para estar conectados. Algúns poñen deberes por wasap e tamén se tira da solidaridade doutos nenos, sobretodo nas aldeas onde viven cerca. Hai moitas alternativas e solidaridade veciñal. A fenda dixital está aí, pero búscanse vías para solventalo".

La carballiñesa Cristina Nóvoa, maestra en un colegio rural de Salamanca y premiada por su metodología en esos"Nobel", ve también alternativas. "No se trata de enviar enlaces con miles de recursos y volver locas a las familias. Lo único que hace es generar estrés y apatía. Tenemos que dar tranquilidad a los padres y decirles que no se convierten en profesores de repente. Aunque se pierdan dos temas no pasa nada, recuperarán los estudios con creces. Hay que aprovecharlo para estar con tus hijos". Sobre la brecha digital comenta que "si utilizamos wifi tenemos que asegurarnos de que todos acceden a él. En mi caso, la mayoría no tienen acceso a wifi de calidad y les doy a cada uno lo que necesiten. A unos por guasap, a otros por correo y a otros por una app. Es mejor no mandarles nada que sobresature a las familias, lo único que va a crear son desigualdades sociales".

La Federación de Anpas Públicas de Ourense comparten una reflexión de un maestro jubilado: "Comienzan las plataformas a echar humo, fichas, tareas... exámenes. Y la ansiedad se convierte en mala leche. ¿Qué trascendencia tiene en un estudiante tres meses? Ninguna".