Ourense

Las grandes citas del Entroido ourensano se descuelgan del calendario

Ourense

Un año sin máscaras

Las grandes citas del Entroido ourensano se descuelgan del calendario

undefined
photo_camera El Concello de Viana do Bolo apoyará a fulións y boteiros para que sagan a la calle (XESÚS FARIÑAS).
A lo largo de la semana, y con los últimos datos en la mano, los concellos las han ido anulando

Una tras otra, como las cuentas de un rosario, las cancelaciones de los eventos entroideiros han ido cayendo en los últimos días. El covid ha tumbado el tradicional calendario festivo. La práctica totalidad de los concellos suspendieron los desfiles para evitar actos masivos.

Viana do Bolo

Los amantes de esta fiesta en el oriente ourensano deberán aguardar al año próximo para seguirlo en su salsa. Así, Viana do Bolo ya anunció la suspensión del programa habitual, incluyendo el desfile del Domingo Gordo y la Festa da Androlla. Aquí, el Concello se limitará a apoyar a las agrupaciones de fulións y boteiros que se animen a salir por su cuenta. Eso sí, sus recorridos serán grabados y emitidos en las redes sociales. En Vilariño de Conso también fueron descartados el desfile y la Festa do Cabrito, aunque también aquí se espera que los fulións y boteiros de las aldeas realicen alguna salida.

Trives y Valdeorras

En Manzaneda, el Concello canceló la comida popular y se prevé que solamente puedan verse algunas rondas de fulións y mázcaras por los pueblos. También en O Barco tumbaron el desfile del Martes de Entroido, punto central de la festividad carnavalera en la villa. Y en A Rúa tampoco habrá comitiva, según apuntó su alcalde, Álvaro Fernández. "De momento nada", dijo.

O Ribeiro y Carballiño

También en estas comarcas se hace este año un paréntesis con el Carnaval. Así, por primera vez no habrá el ancestral Entroido de Covelo, que se ha celebrado ininterrumpidamente desde que alcanza la memoria de los más mayores de esta localidad de Melón. El Rey ya no tendrá que defender la corona para garantizar el Entroido del próximo año porque ya se la arrebató el covid-19.

En Ribadavia, se organizaban dos desfiles de disfraces, el domingo y el martes, una tradición que rompía el pasado año el nuevo gobierno municipal, sustituyendo uno de ellos por una comida popular en la Alameda, con mucho éxito en su primera edición, y que tampoco podrá celebrarse.

En Carballiño, no obstante, aunque no habrá desfiles, ni concurso de pandillas, ni verbenas, en lo que sí piensan las autoridades locales es en celebrar la Festa da Cachucha siguiendo el modelo de la Festa do Pulpo, que había dado buen resultado este pasado verano. Se trata de que la hostelería oferte el cocido de cachucha pero cumpliendo con todas las restricciones sanitarias. Una idea en la que todavía están trabajando los responsables municipales.

Baixa Limia

Tampoco será una excepción al rosario de cancelaciones la Baixa Limia. El alcalde de Entrimo, Ramón Alonso, dijo que "está claro que nos se puede hacer nada, muy a nuestro pesar porque es una fiesta de gran arraigo". Coincide en el diagnóstico la alcaldesa de Lobios, Mari Carmen Yáñez: "Tal y como está la situación, no vamos a hacer nada". Y la alcaldesa de Bande, Sandra Quintas, avanzó que en los próximos días anunciará oficialmente la suspensión total de las celebraciones.

Celanova y Allariz

En San Pedro da Mezquita (A Merca), los vecinos son los encargados de mantener vivo el espíritu del Entroido, donde los galos son la figura principal. Este año, desde la asociación señalaban que no se va a organizar nada. Y a expensas de una comunicación oficial, fuentes del grupo de gobierno municipal de Celanova adelantaban que no está prevista la organización de los eventos tradicionales de su Entroido. La asociación organizadora del entroido de Sande ya desmarcó todos los eventos del calendario, si bien distribuirán unos "mecos" por el pueblo para vivir, aunque sea de otra forma, su tradicional Entroido, sin Bonitas, eso sí. Y tampoco los felos impondrán su ley en Maceda.

Os Fachós y la Festa do Botelo también se caen

CASTRO CALDELAS (IGREXA NOSA SEÑORA DOS REMEDIOS). 19/01/2019. OURENSE. La Festa dos Fachós de Castro Caldelas, celebrada la víspera de San Sebastián, comienza entre el

Junto al Entroido, cuya suspensión ha sido prácticamente generalizada, otros eventos propios de este arranque de año y ligados de forma más o menos directa a la fiesta de carnaval provincial han sido también víctimas de la crisis del covid.

Es el caso de las jornadas gastronómicas de la Festa do Botelo, que han tenido que ser suspendidas temporalmente por el gobierno barquense, con idea de revisar la situación a mediados de febrero por si pudieran desarrollarse hasta marzo, pues más allá de este mes ya no tendría sentido, por ser un plato propio del invierno.

También se ha caído del calendario festivo la Festa dos Fachós, cuya celebración, "desde el año 1751", según remarca la alcaldesa Sara Inés Vega, viene ligada al 19 de enero, día de San Sebastián -patrón de la localidad-, y que es una antesala de las fiestas entroideras de la zona, junto con la Mascarada Ibérica, que acoge tradicionalmente Viana do Bolo.