RECORTES EN LA CIUDAD

Jácome liquida el actual centro de Ourense para ayudar a mujeres

El gobierno local de Gonzalo Pérez Jácome sigue con los recortes en el área social y ha decidido cerrar para siempre el edificio del Centro de Información á Muller (CIMM) de O Couto, en el que se presta asesoramiento a mujeres víctimas de violencia de género o en riesgo de exclusión social. Trasladará este servicio a pleno centro de la ciudad, a la antigua sede de Comercio en la praza de San Martiño, en la que las víctimas compartirán edificio con usuarios y trabajadores de otros servicios, saltando por los aires el principio de intimidad y confidencialidad. 

Actualmente, el servicio estaba en la rúa do Ensino en el edificio de la antigua Radio ECCA cedido por 30 años en 2011 por la Fundación Villanueva Lombardero al Concello para su rehabilitación y uso, pero 13 años después Jácome decide deshacerse de él. El motivo es que se niega a invertir 200.000 euros en obras necesarias para acabar con el alto nivel de radón en el inmueble. 

Con esa excusa, el gobierno local confirmó, a preguntas del BNG, que el servicio se traslada a la praza de San Martiño, en las dependencias donde hasta hace unas semanas estaba Comercio, en la segunda planta, y cuyos despachos estaban estos días precintados. Allí se trasladarán las cuatro trabajadoras. 

Luis Seara (BNG) preguntó por las soluciones que haría el Concello con el alto nivel del radón, y el Concello confirmó que nada. “O goberno local quere empregar este argumento como xustificación para trasladar os servizos que presta o CIMM e levalo á praza de San Martiño, edificio no que curiosamente tamén hai altos índices de radón”.

Desde el PP, Noelia Pérez lamentó la “falta de sensibilidade” con las usuarias del CIMM y afirmó que “ao alcalde non lle importan as mulleres”. Pérez incidió en que la atención que necesitan “non se pode tratar como se fosen  outros servizos administrativos” y subraya que las nuevas instalaciones “non son as idóneas”. El PP insiste en que las mujeres “non merecen este desprezo nin este ataque” y lamentan que este cambio suponga “un paso máis no desmantelamento dos servizos sociais”. 

Por su parte, desde el PSOE, Natalia González criticó el “desmantelamento” del CIMM, que califica como “unha auténtica aberración e afrenta política” en materia de igualdad y lucha contra la violencia de género. Tras preguntar los socialistas en junta de área, el gobierno local les confirmó que el traslado se hará “esta mesma semana” pese a la “falla de garantía de confidencialidade das novas instalacións”. 

Seara, por último, abunda en que el CIMM debe prestar servicio con “intimidade e confidencialidade para as vítimas nun entorno agradable e tranquilo”, y su traslado a una sede que se comparte con otros servicios y con un elevado movimiento de personas podría “darse o caso de que poidan coincidir vítima e agresor”.
photo_camera Jácome liquida el actual centro de Ourense para ayudar a mujeres.
El alcalde de Ourense, Gonzalo Pérez Jácome, lo reasignará a la praza de San Martiño, donde hasta hace poco estaba la sede de Comercio

El gobierno local de Gonzalo Pérez Jácome sigue con los recortes en el área social y ha decidido cerrar para siempre el edificio del Centro de Información á Muller (CIM) de O Couto, en el que se presta asesoramiento a mujeres víctimas de violencia de género o en riesgo de exclusión social. Trasladará este servicio a pleno centro de la ciudad, a la antigua sede de Comercio en la praza de San Martiño, en la que las víctimas compartirán edificio con usuarios y trabajadores de otros servicios, saltando por los aires el principio de intimidad y confidencialidad. 

Actualmente, el servicio estaba en la rúa do Ensino en el edificio de la antigua Radio ECCA cedido por 30 años en 2011 por la Fundación Villanueva Lombardero al Concello para su rehabilitación y uso, pero 13 años después Jácome decide deshacerse de él. El motivo es que se niega a invertir 200.000 euros en obras necesarias para acabar con el alto nivel de radón en el inmueble. 

Con esa excusa, el gobierno local confirmó, a preguntas del BNG, que el servicio se traslada a la praza de San Martiño, en las dependencias donde hasta hace unas semanas estaba Comercio, en la segunda planta, y cuyos despachos estaban estos días precintados. Allí se trasladarán las cuatro trabajadoras. 

Luis Seara (BNG) preguntó por las soluciones que haría el Concello con el alto nivel del radón, y el Concello confirmó que nada. “O goberno local quere empregar este argumento como xustificación para trasladar os servizos que presta o CIM e levalo á praza de San Martiño, edificio no que curiosamente tamén hai altos índices de radón”.

Desde el PP, Noelia Pérez lamentó la “falta de sensibilidade” con las usuarias del CIM y afirmó que “ao alcalde non lle importan as mulleres”. Pérez incidió en que la atención que necesitan “non se pode tratar como se fosen  outros servizos administrativos” y subraya que las nuevas instalaciones “non son as idóneas”. El PP insiste en que las mujeres “non merecen este desprezo nin este ataque” y lamentan que este cambio suponga “un paso máis no desmantelamento dos servizos sociais”. 

Por su parte, desde el PSOE, Natalia González criticó el “desmantelamento” del CIMM, que califica como “unha auténtica aberración e afrenta política” en materia de igualdad y lucha contra la violencia de género. Tras preguntar los socialistas en junta de área, el gobierno local les confirmó que el traslado se hará “esta mesma semana” pese a la “falla de garantía de confidencialidade das novas instalacións”. 

Seara, por último, abunda en que el CIM debe prestar servicio con “intimidade e confidencialidade para as vítimas nun entorno agradable e tranquilo”, y su traslado a una sede que se comparte con otros servicios y con un elevado movimiento de personas podría “darse o caso de que poidan coincidir vítima e agresor”.

Te puede interesar