Ourense

Médicos jubilados, activos en casa: “Tenemos la experiencia"

Ourense

Médicos jubilados, activos en casa: “Tenemos la experiencia"

José Quiroga atiende una llamada del servicio de atención telefónica.// Foto: Xesús Fariñas
photo_cameraJosé Quiroga atiende una llamada del servicio de atención telefónica.// Foto: Xesús Fariñas
Ayudan en la atención telefónica del Sergas para atender llamadas de posibles casos de coronavirus

La crisis sanitaria del coronavirus ha provocado que los médicos jubilados ourensanos vuelvan al frente, aunque solo al telefónico. Ayer arrancaban las primeras colaboraciones del colectivo en el teléfono de atención del Sergas para posibles casos de COVID-19. "Nosotros tenemos la experiencia de hablar con pacientes durante gran parte de nuestra vida, por lo menos 35 años, y hemos dado noticias de todo tipo", explica José Quiroga, uno de los voluntarios y vocal de los médicos jubilados del Colegio de Médicos de Ourense.  

LA INICIATIVA

La idea surgió hace menos de una semana por parte del doctor Manuel Cabaleiro, también jubilado, pero en un principio no fue necesaria, ya que el Sergas contrató un servicio de call center. "Como en principio no iban a contar con nosotros ya estábamos pensando en hacer una iniciativa de llamadas a los pacientes de coronavirus que están estos días en el hospital, porque están muy aislados. Llamadas para hablar con los pacientes un rato, para que no se sintiesen tan solos", cuenta. 

Pero ante el volumen creciente de consultas del teléfono, volvieron a recibir noticias del Sergas para colaborar, pero desde sus casas. "Muchos de nosotros somos mayores de 75 años, así que somos población de riesgo, con lo que lo cómodo es no desplazarse a ningún lugar, sino hacerlo desde nuestra propia vivienda y de forma individual", cuenta. 

De forma automática, después de conectarse al servidor del teléfono facilitado, las llamadas van entrando en los domicilios particulares de los médicos. "Si el primero está ocupado, le salta al segundo, y si no al tercero y así sucesivamente", apunta. Los voluntarios, en caso de necesitarlo, pueden desconectarse de la línea del Sergas, mientras otros compañeros atienden la llamada. 

Durante estos días, trabajan en grupos de cinco médicos jubilados en el mismo turno, pero ya se preparan ante un posible incremento. "Ya veremos si son necesarios más, veremos cómo evoluciona el asunto", dice. Los voluntarios cuentan con un protocolo de preguntas para la persona que llama –desde si estuvo en un país de alta incidencia a qué síntomas presenta–, y, según las respuestas, las indicaciones son distintas. "Aquí somos médicos de todo tipo, hay médicos de familia, que siempre defenderé que son la primera línea de defensa, pero también hospitalarios, gines, traumas, jefes de servicio...Siempre es mejor que el que responda a un ciudadano sea de la profesión", detalla. 

Únicos en galicia

Los médicos jubilados de Ourense son los únicos que, por el momento, colaboran con el Sergas en el servicio de atención telefónica, aunque atenderán llamadas de toda la comunidad. "La verdad es que es un orgullo para nosotros poder ayudar. Viviendo la situación que estamos viviendo, qué menos que echarle un cable a nuestros compañeros", explica. 

 

Más en Ourense