Ourense

Negocios “en flor": tiendas de sofás o de bicicletas aumentan las ventas

Ourense

Comercio

Negocios “en flor": tiendas de sofás o de bicicletas aumentan las ventas

Bicicletas Trevinca nota el tirón de este medio de transporte durante la crisis. (Foto: Martiño Pinal)
photo_cameraBicicletas Trevinca nota el tirón de este medio de transporte durante la crisis. (Foto: Martiño Pinal)
El confinamiento provocó un bum en las ventas de artículos de hogar y las empresas de mensajería repuntan un 40%

"Tenemos la tienda medio vacía, nos quedamos sin bicis", se alegran en Bicicletas Trevinca, uno de los negocios que "florece" tras la crisis sanitaria. Las mercerías de toda la vida fabricando mascarillas de tela para venderlas hasta online, las tiendas de muebles y decoración de hogar o los fabricantes de mamparas hacen su particular agosto tras las necesidades generadas por el estado de alarma. 

Las bicis del trastero

"Estamos con muchos arreglos de bicicletas y también hay repunte de las ventas, se nota muchísimo. La gente invierte en gamas bajas, no se quiere gastar mucho, pero se nota. Y en los arreglos vemos que la gente está sacando bicis que llevaban guardadas mucho tiempo sin usarlas. Cuando podamos cambiarnos de provincia imagino que se parará todo, pero de momento se nota mucho repunte", dice la familia Nespereira desde Bicicletas Trevinca. De hecho, han tenido que cambiar el horario por el aumento de las ventas. 

"Para dar mas servicio, no cerramos a mediodía. Con las bicis de menos de mil euros hubo rotura de stock las primeras semanas del confinamiento, te volvías loca para conseguirlas. Ahora en la tienda el lunes y martes es imposible entrar en la tienda, te entran bicis y no tienes donde moverte", añaden desde la tienda de bicis.

Otro sector que está viviendo un bum en las ventas es el de la mueblería y los negocios de venta de artículos del hogar. "Me sorprendió el tirón, no lo esperaba. La gente se está animando. Vendemos sofás, colchones, butacas, canapés, lámparas...no tenemos queja", dice Ana Cao desde la tienda Si Buscas Sofá, en la avenida de Buenos Aires. "La gente viene con ideas muy claras de qué necesita en casa. Lo que más estoy vendiendo es sofás y más que estética se busca ante todo comodidad. La elección de telas y colores viene después. Estamos contentos, con cita previa no se vendió tanto pero a partir de la semana pasada sí. Y la gente sigue llamando", explican desde la tienda.

Ourense. 22/05/2020. Foto en la tienda de muebles

El transporte

Un sector que sigue desbordado es el de las empresas de transporte, que han visto mermados los pedidos de las empresas y un auge de los particulares. Manuel Rodríguez, de Envialia, señala que "los  envíos a particulares igual aumentaron un 40% para las empresas de transporte en estos meses". Achaca al comercio online el movimiento de la mensajería: "La gente se dedicó a comprar mucho por Internet. Sectores de todo tipo, desde confección a ferretería, hasta las mercerías vendieron por Internet. A partir de ahora la gente compra juegos y el tema de ocio. Aparatos de piscina, de jardín, todo lo que se necesita para el hogar", señala. "Hay empresas que se desbordaron totalmente, aún reparten paquetes con atrasos", apunta Rodríguez.

“Con el confinamiento la gasolinera paró y el súper nos dio vida" 

El comercio de proximidad se benefició durante la crisis de un aumento de clientela que ahora se mantiene a la "espera" de si la tendencia continúa con la nueva normalidad. Santiago Conde y su familia, desde el supermercado Claudio Express, en Castadón, vieron durante el confinamiento cómo "la gasolinera bajó poe completo y el supermercado aumentó". El coronavirus les cambió la rutina. " Lo que más se vendió fue comida. Con el horario que tenemos, hubo más gente. El primer día fue el bum papel higiénico, luego la levadura para los postres... Cada semana una moda. Hubo mucho movimiento durante el confinamiento, clientes más allá de los habituales. Gente de todos los lados porque los grandes tenían horarios más reducidos.

Pereiro de Aguiar 14/11/19
Inaguración supermercado Claudio Express en la gasolinera de Castadón

Fotos Martiño Pinal

Ahora está empezando a bajar el movimiento. El supermercado nos dió vida y la gasolinera nada". Conde apunta que "tuvimos más trabajo para mantener el stock, al ser un súper pequeño y no poder almacenar. Fuimos hasta cuatro veces al día al Casch de la carrerera de Santiago, entonces no tuvimos rotura de stock". Eso sí, los horarios cambiaron "por completo. A las ocho de la mañana estaba aquí y no me iba hasta las once. También servíamos a domicilio a los mayores o gente de riesgo que no podía venir durante el confinamiento". Conde señala que ese auge "ya está volviendo a la calma".