López Castro, capitán de la Guardia Civil: "La operación Vozka contra el narcotráfico en Ourense aún sigue abierta"

Juan José López Castro, capitán de la Policía Judicial de la Guardia Civil, responsable de la coordinación de la operación Vozka contra el narcotráfico y el blanqueo de capitales, no descarta “nuevos implicados” en un operativo coordinado con fuerzas internacionales

La operación Vozka ha llevado ante el juez a once personas hasta ahora, seis de ellas detenidas en Ourense. Se les investiga por presunto tráfico de drogas, blanqueo de capitales y pertenencia a organización criminal; y no se descartan nuevas detenciones. Vozka sigue abierta, así lo aseguró Juan José López Castro, capitán de la Policía Judicial de la Guardia Civil, en una entrevista para La Región y Telemiño, la primera que concede a los medios desde que se llevó a cabo un espectacular operativo por tierra y aire en Ourense. En ella, indica que todo su equipo se mantiene en alerta y permanece coordinado con el resto de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, tanto nacionales como internacionales, principalmente con los organismos de control del narcotráfico.

La operación comenzó a finales de 2022 y se judicializó en marzo de 2023, pero el foco en Ourense se puso en diciembre del pasado año, tras ser interceptada una narcolancha fabricada por este grupo criminal. La Embarcación de Alta Velocidad (EAV) cubría un trayecto entre Marruecos y Melilla, en este caso no con droga, sino con inmigrantes a bordo. Los dispositivos náuticos llevaron hasta los detenidos en Ourense. Los números de serie de materiales como las brújulas o los gps’s permitieron detectar un sofisticado entramado de sociedades pantalla que daban soporte financiero a la organización a través del blanqueo de dinero y la compra de material para la construcción de las lanchas fueraborda, y todo desde Ourense.  

Detenciones en la operación Vozka. RCM detenido en Celso Emilio Ferreiro
Detenciones en la operación Vozka. RCM detenido en Celso Emilio Ferreiro

Es ahora cuando se conoce con detalle que la actividad de este grupo que operaba desde Ourense tiene relación con dos importantes aprehensiones: una de146 fardos de hachís, alrededor de 4.500 kilos, en un banco del Guadiana en aguas de Portugal y otra, de en torno a 4.350 kilos de cocaína, en aguas internacionales del Atlántico con destino a las Islas Canarias. Galicia es un punto estratégico gracias a su cercanía con el país luso. “La construcción de estas embarcaciones (narcolanchas) las hemos detectado en Portugal, por lo que el enclave está relativamente cerca, lo que facilita los desplazamientos”, asegura López Castro. Sorprenden otras cifras que desvela de la operación Vozka. También se incautaron de 30.000 euros en efectivo, ocho embarcaciones, 25 motores de gran cilindrada, material náutico, radares GPS, antenas y diversa documentación, ordenadores y terminales móviles.

De las once personas que pasaron a disposición judicial, seis lo hicieron en calidad de detenidos, aunque todos ellos fueron puestos en libertad horas después con medidas cautelares: comparecencias quincenales y semanales, la prohibición de salir del territorio nacional y la retirada del pasaporte. Ante la perplejidad de la puesta en libertad de todos ellos tras un gran despliegue policial en Ourense, el capitán López Castro matiza que “en caso de que llegue a juicio oral y quede acreditada la participación de estas personas en los hechos objeto de investigación, la responsabilidad no es menor, ya que estamos hablando de penas graves”.

En este sentido, señala que “la instrucción sigue viva”, pone de manifiesto el trabajo tanto del fiscal antidrogas como de la instructora del caso, la jueza María Celeste Ameneiro, y muestra su confianza plena en que “la instrucción va a continuar con todas las garantías y rigor”. Actualmente, la operación está abierta y no se “descarta que haya nuevos implicados” en el entorno de la organización en Ourense. 

Cambio de perfil

Las organizaciones actuales dedicadas al tráfico de droga nada tienen que ver con las que operaban en los años 80 y posteriores. Entonces, el narcotraficante estaba presente desde el traslado de la mercancía hasta la fase final de la venta. “Hoy en día tienen diferentes estructuras”, apunta López Castro. 

En el caso de la organización investigada en la operación Vozka, tenía tres patas: financiera, logística y operativa. La primera, que operaba desde Ourense,  se dedicaba a blanquear el dinero presuntamente derivado del tráfico de drogas  para fabricar embarcaciones de alta velocidad, que posteriormente eran trasladadas a la zona del Estrecho de Gibraltar.

Detenciones en la operación Vozka.
Detenciones en la operación Vozka.

Para ello, utilizaban un entramado complejo con multitud de sociedades muy opacas, cuyo objeto social no estaba relacionado con la náutica, sino con actividades como la construcción o la jardinería. También usaban diversos testaferros, presunto rol de algunos de los detenidos en Ourense, los cuales llevaban una vida muy acomodada. Estos distribuían el dinero a otras personas que eran las encargadas de realizar el ingreso en efectivo del dinero en dichas sociedades. “No tienen actividad aparente ninguna, varias de ellas cuentan el domicilio social en el mismo lugar y no pasan desapercibidas para organismos como la Agencia Tributaria”, explica López Castro.

La pata operativa estaba formada por todos aquellos que se encargaban de la fabricación de las narcolanchas. Una vez construida, la embarcación era entregada a la estructura operativa y esta se encargaba al tráfico de drogas y, en algún caso, al de personas.

Te puede interesar