Ourense

La oposición, sin posibilidad de fiscalizar por la parálisis en Ourense

Ourense

La oposición, sin posibilidad de fiscalizar por la parálisis en Ourense

Gonzalo Jácome, durante un pleno del Concello (FOTO: ÓSCAR PINAL).
photo_camera Gonzalo Jácome, durante un pleno del Concello (FOTO: ÓSCAR PINAL).
La desbandada en el gobierno de Jácome conlleva también la no celebración de las juntas de área

Suma y sigue en el Concello de Ourense, sumido en una parálisis total después de la desbandada en el gobierno liderado por Gonzalo Pérez Jácome, que se aferra a la Alcaldía pese a contar por el momento con el apoyo de un único concejal. La última consecuencia del conflicto en DO ha acabado también con la posibilidad de que los grupos de la oposición puedan fiscalizar la actividad, al suspenderse la celebración de las juntas de área, comisiones que en este mandato se celebraban dos veces cada mes, una de ellas en la semana posterior al pleno.

El objetivo de estas reuniones era que los concejales de la oposición pudiesen interpelar directamente a los ediles del gobierno sobre cualquier tema y evitar así la tramitación por registro de sus preguntas e inquietudes, un método mucho más engorroso y que dilata los plazos.

Sin embargo, las destituciones y las renuncias de la semana pasada en el gobierno municipal conllevaron también que los concejales de DO y PP ahora en la oposición no ocupen ya las presidencias y las vocalías de las juntas de área, por lo que todo queda ahora a expensas de una reorganización de la Corporación, que vive una completa inestabilidad.

Está por decidir también cómo se ajusta a nivel de dedicaciones el paso del PP del gobierno a la oposición. Hasta la semana pasada, cinco de los seis ediles populares con competencias tenían alguna dedicación, exclusiva o parcial, que tras su renuncia han desaparecido automáticamente, así como el salario asignado a las mismas. Ahora, se debe negociar otro régimen de organización, equiparando la situación del PP a la del resto de partidos en la oposición, en función de la representación obtenida en las urnas, algo que también supondrá equilibrar el número de asesores al servicio de los populares.

El PSOE tiene tres dedicaciones exclusivas y dos asesores, mientras que Ciudadanos y BNG gozan de una exclusividad y un trabajador eventual cada uno. Es de suponer que el PP se asemeje en su nueva situación a las condiciones de los socialistas.

En lo que respecta a los asesores, los populares perderán la mayoría de los que disponen en estos momentos. Al tener funciones de gobierno, el acuerdo con DO les brindó 10 puestos. Jácome ya ha anunciado que aprobará las destituciones la próxima semana. Todo hace indicar que conservarán dos asesores. Las plazas restantes, ya habilitadas en la relación de puestos de trabajo municipal, podrían ser ocupadas por gente al servicio del alcalde ourensano, al ser nombramientos discrecionales. Jácome tiene en estos momentos a su cargo 10 asesores, tras destituir a tres miembros de su gabinete la semana pasada. Ya anunció que habrá nuevas contrataciones. 


Ciudadanos pide un acuerdo para acabar "con el monstruo que destruye Ourense"


La portavoz de Ciudadanos Galicia, Beatriz Pino, instó ayer a los líderes de PPdeG y PSdeG, Alberto Núñez Feijóo y Gonzalo Caballero, a "iniciar las negociaciones" para que el alcalde de Ourense, Gonzalo Pérez Jácome, no continúe con el bastón de mando.

Pino afea a los populares que hubiesen creado "un monstruo que está destruyendo Ourense", ante la "surrealista" situación que vive este Concello, con un regidor que ha perdido el apoyo incluso de todos los concejales de su partido, excepto de uno.

La portavoz naranja insta a Feijóo y a Caballero a que "inicien las negociaciones por el bien de Ourense". De hecho, Pino asegura que Ciudadanos "colaborará en lo que considere mejor para los vecinos". No en vano, recuerda que fue el PP el que "metió la pata" al permitir que Jácome llegase a la Alcaldía. 


El asesor  de Jácome con coronavirus, otra vez positivo


El trabajador eventual del gabinete de Alcaldía que había dado positivo por coronavirus a mediados de agosto vuelve a estar contagiado, según le comunicaron ayer. Al asesor se le pudo ver la semana pasada saliendo de la casa consistorial con el alcalde ourensano, Gonzalo Pérez Jácome, y el edil Armando Ojea. En su momento, las autoridades sanitarias no vieron pertinente que el regidor y su equipo hiciesen cuarentena, algo que enfadó a la oposición, criticando también la falta de transparencia.