Ourense

La rebeldía contra el estado de alarma no resulta barata

Ourense

Crisis del coronavirus

La rebeldía contra el estado de alarma no resulta barata

Desde el día 15 de marzo las fuerzas de seguridad han tramitado casi un millar de sanciones

 Los incumplimientos de las medidas contempladas en el real decreto del estado de alarma por  ignorar el confinamiento han llevado a la Policía Nacional, Guardia Civil y las policías locales de la provincia a sumar cerca de un millar de propuestas de sanción, según los datos que han ido proporcionando los distintos cuerpos (solo la Policía Local de la ciudad actualiza los datos periódicamente referidos a Ourense).

 Y aunque no precisan las cantidades de las sanciones, los fuentes consultadas por este diario coinciden en destaca que la mayor parte son de 601 euros, por no identificarse antes los agentes, resistirse o dar datos falsos, en aplicación de la Ley de Protección de la Seguridad Ciudadana, la controvertida ley mordaza, aprobada en 2015 por parte del Gobierno del PP. Esta norma contempla multas que oscilan entre los 100 euros las más leves -mover vallas o elementos colocados por las fuerzas de seguridad- y los 30.001 euros. En el caso de reincidencia, las sanciones aumentan en grado y parten de 10.400 euros.

"Para sancionar las infracciones cometidas por no acatar las restricciones de movilidad que impone el estado de alarma estamos aplicando el artículo 36.6, que regula la desobediencia o la resistencia a la autoridad o a sus agentes en el ejercicio de sus funciones cuando no sean constitutivas de delito, así como la negativa a identificarse o dar datos falsos o inexactos", explica un policía nacional.

Las desobediencias más graves ya son delictivas -de tres meses de cárcel a un año o multa-  pero apenas han tenido repercusión, con un par de detenidos en cada guardia semanal desde que se decretó la  emergencia sanitaria. Durante la semana en curso, en el partido judicial de Ourense no hubo infracciones penales (martes y miércoles).

Hasta tres normas

Los agentes tienen hasta tres preceptos normativos para sancionar en el ámbito administrativo: Ley orgánica 4/2015, de 30 de marzo, de Protección de Seguridad Ciudadana; Ley 33/2011, de 4 de octubre, General de Salud Pública o la Ley 17/2015, de 9 de julio, del Sistema Nacional de Protección Civil. Pero, según aseguran fuentes policiales, la ley mordaza resulta más ágil y ellos están más familiarizados con esas actas, que dependen del Ministerio del Interior. Además, los superiores jerárquicos recomiendan priorizarla y con criterios de proporcionalidad (sancionar, sobre todo, en casos de desobediencia).

Los agentes intentan atar sus actas de denuncia, que pasan a la Subdelegación del Gobierno,  con el artículo concreto de la ley infringida y una descripción de la conducta sancionada en la que se incluyen las expresiones (muchas veces insultos a los agentes) utilizadas y las motivos alegados para burlar el confinamiento. 

Un infractor: “Sempre andades na babosería"
Tantos los agentes policiales como los integrantes de Protección Civil que colaboran con ellos para instar a la población al confinamiento han vivido multitud de momentos tensos cuando han requerido a los transeúntes, principalmente, a que retornen a sus casas ante paseos o salidas injustificadas. 
El pasado domingo los agentes de la Policía Local de la ciudad, alertados por Protección Civil, instruyeron un acta de denuncia contra un vecino de 66 años que había acudido al parque Lonia a tomar el sol. A los agentes de la Policía Local les dijo "iros a la mierda" pero antes ensayó con  una patrulla de de Protección Civil con un gesto obsceno (se aprecia en el vídeo) para decir que, aunque lo multasen, no iba a pagar. "Chama e que veñan que despois arráncoche a cabeza (...), sempre andades na babosería", le espetó. Además, se negó a identificar, por lo que tuvo que ser trasladado a dependencias policiales para hacer constar su filiación y tramitar una propuesta de sanción por incumplimiento del decreto que regula el estado de alarma.