Ourense

El cierre perimetral en Carballiño, O Irixo, y Boborás se aplicará desde esta medianoche

Ourense

El cierre perimetral en Carballiño, O Irixo, y Boborás se aplicará desde esta medianoche

Dos guardias civiles controlan las llegadas de vehículos al concello de la ciudad, el pasado sábado. (Foto: Xesús Fariñas)
photo_cameraDos guardias civiles controlan las llegadas de vehículos al concello de la ciudad, el pasado sábado. (Foto: Xesús Fariñas)
La provincia registra en tan solo 24 horas nueve fallecidos con covid, cinco de ellos usuarios de residencias de mayores 

La provincia afronta nuevas restricciones de movilidad y vida social tras la reunión de este martes del comité clínico de expertos que asesora a la Xunta. Sanidade limita así las entradas y salidas en Carballiño, O Irixo y Boborás, que quedan delimitados como área perimetral –la población puede moverse entre los tres municipios, pero no salir de ellos–. Casi 18.000 vecinos se ven afectados por la prohibición, una cifra que se une a Barbadás y Ourense, lo que deja ya a más de 134.000 ourensanos con restricciones de movilidad, el 44% de la población de la provincia. 

La alerta del municipio de Verín asciende a nivel 3, lo que conlleva la reducción de aforos en negocios y hostelería (los restaurantes podrán atender a clientes en el interior de los establecimientos, los bares, solo en terraza). El comité también elevó el nivel de alerta en Celanova, que ya alcanza el 2, lo que supone la limitación de aforos al 50% en locales comerciales, de restauración y hostelería (donde queda prohibido el consumo en barra). Por ahora, continúan el resto de limitaciones ya impuestas en la provincia (que afectan a la comarca de Ourense, Allariz, Valdeorras o Carballiño, entre otras).

En el conjunto de Galicia, Sanidade limita a diez personas las reuniones, después de que el comité de expertos constatase el incremento de contagios en encuentros familiares y sociales. Las nuevas restricciones, que se publicarán hoy en el Diario Oficial de Galicia, entran en vigor a partir de esta medianoche. 

“É necesario"

Los alcaldes de Carballiño, O Irixo y Boborás comparten la preocupación por el aumento de casos de covid entre sus vecinos y defienden las nuevas medidas impuestas por la Xunta. "A Consellería pretende cortar dun xeito radical o brote, que é moi alto e cunhas taxas de virulencia moi notorias. A ver se así conseguimos eliminalo, ou polo menos mitigalo", aseguraba a última hora de ayer Francisco Fumega, regidor de Carballiño. 

La posibilidad de moverse entre los tres municipios tranquiliza a los gobiernos municipales, que temían problemas de abastecimiento de los vecinos en caso de no poder moverse a los núcleos más próximos. "Nós temos unha tenda pero é pequena, polo que nos preocupaba non poder cubrir as necesidades de alimentación. Deste xeito podemos seguir indo a comprar ao Carballiño", comentaba la alcaldesa de Boborás, Patricia Torres. 

Por su parte, el regidor de O Irixo, Manuel Cerdeira, recuerda que "hai circunstancias que non se tomaron en conta" en el caso de su municipio, aunque comprende la necesidad de imponer nuevas restricciones. "Temos nove casos positivos, pero tres ou catro non residen aquí, senón no Carballiño, aínda que son usuarios do centro de saúde do Irixo. Penso que se debería ter en conta estes datos na toma de decisións", señalaba Cerdeira. 

Desde los tres municipios piden piden responsabilidad a la población para colaborar en la lucha contra la pandemia. 

Jornada negra

El área sanitaria registró en apenas 24 horas un total de nueve fallecidos con covid, una cifra que no se alcanzaba desde la jornada del pasado 3 de abril, en plena primera ola de la pandemia. Seis de los óbitos se corresponden con usuarios de residencias de mayores –cuatro del centro Val de Monterrei (de 80, 88 y 89 años) y dos residentes de Os Gozos (de 89 y 96 años)–, según datos de la Consellería de Sanidade. Las otras tres personas fallecidas permanecían ingresadas en el CHUO y en el Hospital Público de Verín. 

Con los nueve fallecidos de la última jornada son ya 177 los ourensanos que han perdido la vida infectados por covid desde el inicio de la pandemia. La cifra se eleva a casi 800 en el total de Galicia (797). Hasta el momento, el mayor porcentaje de los fallecimientos en la comunidad se han registrado en personas de entre los 80 y 89 años (el 44,9%). La franja de edad superior a 90 años es la segunda más afectada, con el 26,8% de los óbitos de Galicia; seguida de la de 70 a 79, que registra el 18,4% del total de muertes.

Los nuevos casos suben ligeramente en el último día, al igual que los ingresos

La curva de la pandemia volvió a empinarse ligeramente en la última jornada, ya que, según los datos ofrecidos por la Consellería de Sanidade, los nuevos contagios en 24 horas se elevaron a 95, una veintena más que los que se habían producido el día anterior. Así, en la provincia de Ourense se registró el 40% de todos los nuevos positivos de Galicia. Sigue la tendencia ascendente en el número de ingresados covid, que llega ya a 83, es decir, cuatro más que un día antes. De ello, ya son 11 los que están en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI). 

La positividad (porcentaje de PCR que dan positivo sobre el total de realizadas) se situa en los últimos 7 días en el 11%, ligeramente por encima del umbral de alerta, que las autoridades sanitarias sitúan en el 10%. 

En el caso del municipio de Ourense, el que lleva más tiempo sometido a restricciones, los casos activos han aumentado a 572, lo que supone 21 más qen 24 horas.