Ourense

Ourense y Barbadás, confinadas por el covid

Ourense

Ourense y Barbadás, confinadas por el covid

No se podrá entrar ni salir de ambas ciudades salvo por motivos laborales, sanitarios y educativos

Ourense y Barbadás estarán confinadas desde la medianoche de este jueves. Así lo ha confirmado el Comité Clínico del covid responsable de fijar las restricciones en Galicia en su reunión de esta tarde. El número de contagios diarios y el incremento de casos activos continuo en la capital ourensana han hecho que los expertos elevasen las restricciones y decidiesen prohibir la movilidad entre municipios en ambos concellos  -solo se podrá salir y entrar de por razones laborales, sanitarias y educativas justificadas- para doblegar la curva. La preocupación por la evolución en el área metropolitana hace que en Barbadás se apliquen las mismas medidas.

Asimismo, se decidió prohibir las  reuniones de personas no  convivientes en los concellos de Barbadás, Verín y O Barco de Valdeorras, y en la comarca de O Carballiño, además de mantener la misma restricción en Ourense, donde ya estaban en vigor desde el pasado viernes.

El comité considera conveniente reforzar las medidas de prevención con el objeto de proteger, con la máxima intensidad posible, la salud de la población de estos concellos y contener los contagios para evitar su propagación más allá de esa zona. De este modo, queda es restringida la movilidad en los concellos de Ourense y Barbadás, por lo que sus habitantes no podrán desplazarse fuera de ellos excepto por motivos laborales, educativos o sanitarios.

Asimismo en los concellos de Ourense y Barbadás, se aplicarán las medidas de nivel 3, por lo que estará prohibido que bares y cafeterías puedan servir en el interior, limitándose a atender en las terrazas a grupos de 5 personas. Los restaurantes pueden servir en el interior, la un máximo de 5 personas por mesa. 

Más concellos en Nivel 2

Además entran en nivel 2 los ayuntamientos de las comarcas de O Carballiño, Ourense, O Ribeiro, Allariz, Verín y O Barco. Entre estas restricciones generales de este nivel destacan la limitación de los aforos al 50% en los establecimientos comerciales, de restauración y hostelería -donde además estará prohibido el consumo en barra-, así como en bibliotecas, academias, autoescuelas y centros privados de enseñanza no reglada entre otros. También se establece la limitación del número máximo de personas en las reuniones tanto privadas cómo en la vía pública fijado en un máximo de 10 personas; así como la reducción de los aforos en celebraciones, velatorios y lugares de culto. 

Los datos del Área Sanitaria de Ourense, Verín y Valdeorras son los más preocupantes de Galicia. Y, dentro de ella, en la capital ourensana la incidencia es especialmente alta. Según los últimos datos facilitados por el Sergas, la ciudad registra ya 501 contagios, 26 más que en la jornada de este lunes. Así, Ourense concentra el 46,2% de los contagios de toda el área sanitaria.

La situación del área metropolitana también preocupa debido al incremento de casos de los últimos días, tras la restricción de la vida social en el municipio ourensano. Motivo principal para fijar en Barbadás las nuevas restricciones de movilidad.

En las últimas horas se notificaron 88 nuevos casos en la provincia, lo que eleva el total de contagios a 1.084. También se ha producido un aumento del número de hospitalizados, que suben a 76, 8 de ellos ingresados en UCI. En cuanto a las hospitalizaciones, 60 están en el CHUO, 10 en Verín, 4 en Valdeorras y 2 en Cosaga.

Cuestión legal

El magistrado ourensano Alfonso Villagómez, titular del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 14 de Madrid, critica con rotundidad la prohibición de la vida social en la ciudad impuesta por la Consellería de Sanidade ya desde el pasado viernes. "Es un derecho fundamental, prohibirlo es un disparate jurídico", asegura. 

Villagómez, no obstante, recuerda que la Constitución reconoce y garantiza el ejercicio del derecho de reunión pacífica, que "no necesita" de autorización. "La ley orgánica que lo desarrolla ni siquiera contempla ningún tipo de intervención administrativa en el ejercicio privado de este derecho fundamental".

Preocupación empresarial

El sector económico de la provincia se mantiene en vilo tras las últimas restricciones impuestas en la ciudad. Las sucesivas limitaciones, así como el incremento de contagios en el área sanitaria, han hecho saltar las alarmas del tejido empresarial, que reclama equilibrio entre las medidas de contención del virus y la recuperación socioeconómica. "No podemos permitirnos más contagios, pero tampoco que la ciudad y la provincia se paralicen nuevamente", asegura Marisol Nóvoa, presidenta de la Confederación Empresarial de Ourense (CEO).

Desde el inicio de septiembre, la provincia ha afrontado una batería de restricciones en aforos de hostelería, pequeño comercio, eventos culturales, espacios deportivos o de formación no reglada, entre otros ámbitos, lo que ha tensado la cuerda de nuevo. "Todo va en cadena, de forma directa o indirecta, todas las medidas acaban afectando a muchos ámbitos de la vida", resalta Nóvoa.