Ourense

Coronavirus en Ourense | El Sergas realiza cribados selectivos en O Couto

Ourense

Coronavirus en Ourense | El Sergas realiza cribados selectivos en O Couto

Tras ampliar las restricciones a todo el barrio ourensano, Sanidade inició hace un par de días una batería de PCR

El barrio de O Couto –con la rúa Progreso incluida hasta la altura de la Plaza de Abastos– sufre desde este jueves restricciones más duras que el resto por el goteo de casos. Con este escenario, el Sergas ha puesto en marcha un cribado selectivo que afecta, por ejemplo, a trabajadores y usuarios de residencias. Además, los centros de salud continúan haciendo pruebas a casos sospechosos con sintomatología compatible con covid.

La selección de la población objetivo se realiza desde Atención Primaria, tanto inducida como a demanda. El barrido se inició hace dos días y continuará toda la semana que viene. Según indican desde el Sergas ya hay unas 600 PCR programadas.

55 casos nuevos

El área sanitaria de Ourense suma 55 nuevos casos en las últimas horas, con un total de 668 activos hoy. De ellos, están hospitalizados en el CHUO 44, 5 de ellos en UCI, 9 en Verín y 3 en Valdeorras. En total, según fuentes de Sanidade, los casos registrados en la provincia hasta hoy ascienden a 3.310.

La tasa de incidencia en la ciudad es de 232 positivos por cada 100.000 habitantes, el doble que en Galicia, por encima del dato de la provincia (140) y algo inferior a la registrada en España (286,4). 

Limitaciones

O Couto se ha convertido en un punto caliente de covid en la ciudad y su "modo de vida" y la ocupación de sus habitantes, especialmente  hostelería y cuidados de mayores, se ha convertido en su talón de Aquiles.

Los negocios afectados califican como "drásticas" y "poco funcionales" las medidas llevadas a cabo. Hay opiniones a favor de un mayor control y que aceptan la situación, pero la sensación general es que "lo único que se conseguirá" es mover los positivos a otros establecimientos sin restricciones, mientras la mayoría teme por el futuro. El sentir general lo ejemplificaba Rita Costa, comerciante: "Es una medida que toman para justificar que se está haciendo algo".