Ourense

Sociedad Textil Lonia ofrece su fábrica para producir ropa sanitaria

Ourense

Sociedad Textil Lonia ofrece su fábrica para producir ropa sanitaria

La compañía ha trasladado al Gobierno su disponibilidad para ayudar ante la crisis sanitaria

 Sociedad Textil Lonia (STL), que produce y comercializa las marcas de ropa y complementos de moda de Purificación García y CH Carolina Herrera, ha ofrecido al Gobierno sus instalaciones para fabricar prendas de uso sanitario y con ello contribuir al déficit de este tipo de materiales que se está detectando en varios hospitales españoles dentro del esfuerzo que se está haciendo para luchar contra el coronavirus. 

La falta de algunas dotaciones básicas en centros sanitarios es lo que ha empujado a la textil ourensana a implicarse en esta iniciativa, en línea con la decisión adoptada por otras empresas de diferentes sectores productivos, entre ellas varias del textil.

STL ha trasladado su ofrecimiento hace unos días a través del Ministerio de Sanidad y, en el caso de que fuese atendido por el Gobierno, debería realizar las modificaciones oportunas a su proceso productivo para atender los nuevos pedidos. El trámite está a expensas de una respuesta para, llegado el caso, protocolizar el nuevo proceso de producción en la fábrica.
Así lo han confirmado fuentes de la multinacional textil ourensana, que concentra su proceso productivo y de oficinas en las instalaciones de Pereiro de Aguiar, en las que trabajan unos 800 de los casi 2.500 trabajadores. Las mismas fuentes han explicado que el proceso previo a la fabricación supone conocer patrones, materiales y especificaciones técnicas propias del ámbito sanitario para que cumpla los estándares de calidad de exige este tipo de productos. 

De acuerdo con la información que maneja la compañía, se requiere analizar cuáles son las prendas sanitarias que se podrían producir en la fábrica de STL, conocer las materias primas para la confección y, a partir de ahí, conciliar la producción textil habitual con la excepcional derivada de la crisis del coronavirus. Entre las opciones que tiene más posibilidades, en la compañía valoran la fabricación de batas, usadas sobre todo el quirófanos y zonas de alta protección hospitalaria. Se trata de prendas que constan de materiales que aportan gran ligereza y un alto grado de transpiración. 
La decisión adoptada por STL ha sido valorada positivamente en el sector sanitario, sobre todo teniendo en cuenta los problemas de abastecimiento de dotaciones de primera necesidad. Batas y mascarillas son los artículos más demandados y de los que hay graves carencias.