Ourense

La Xunta acota la vida social: sin bares a las 18:00 y a las 22:00 en casa

Ourense

Lucha contra el coronavirus

La Xunta acota la vida social: sin bares a las 18:00 y a las 22:00 en casa

Alberto Núñez Feijóo aseguró que las cifras de afectados seguirán en aumento las próximas semanas.
photo_camera Alberto Núñez Feijóo aseguró que las cifras de afectados seguirán en aumento las próximas semanas.
Las medidas entran en vigor esta medianoche: la hostelería deberá cerrar a las 18,00 horas y los comercios, a las 21,30 

Galicia afronta semanas difíciles, marcadas por duras restricciones y por la curva ascendente de contagios e ingresos, en la línea de lo observado ya los últimos días. "El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, explicó ayer, tras la reunión del comité clínico del martes, las nuevas medidas para la comunidad, que entrará esta medianoche en los niveles máximos de limitaciones. "Se non facemos nada, segundo as predicións do comité e de Saúde Pública, a finais de febreiro alcanzariamos un pico de ocupación hospitalaria semellante ao de abril", apuntó Feijóo.

El Gobierno gallego decidió así, con el objetivo de frenar la afectación de la tercera ola, elevar las medidas restrictivas. El toque de queda se adelanta a las 22,00 horas en toda la comunidad, las reuniones podrán ser de un máximo de cuatro personas, la hostelería deberá cerrar a las 18,00 horas (manteniendo después únicamente el servicio a domicilio) y el comercio, a las 21,30 horas. Además, a partir de las 18,00 horas la Xunta recomienda no reunirse con personas no convivientes, ya sea en espacios públicos o privados. "Non é cuestión de trasladar o bar aos domicilios", remarcó el presidente autonómico. 

A la vista de la evolución de los datos, el Gobierno gallego pide reducir al máximo las interacciones sociales. "A recomendación básica é manter só a actividade esencial, é dicir, acudir ao médico, aos colexios, ao traballo, ir aos comercios a comprar enseres indispensables ou cuidar as persoas dependentes", apuntó. 

Dos niveles

Un total de 60 concellos, que suponen el 47% de la población gallega, –en la provincia, la ciudad, Barbadás, Xinzo, Verín, Monterrei, Allariz y Carballiño– pasan esta medianoche al nivel máximo de restricciones. Estas medidas, que afectan a las ciudades de A Coruña, Santiago, Ferrol y Ourense, suponen el cierre de la actividad interior de la hostelería, que solo podrá servir en terraza o a domicilio.

La movilidad estará restringida en los 60 concellos de forma individual –es decir, se eliminan las almendras perimetrales, tales como la de Ourense y Barbadás–, a los que se suman Vigo, Pontevedra y Lugo, dado el "elevado impacto" de abrir su tráfico por el volumen de población. Los vecinos afectados solo podrán salir de su municipio por causas justificadas (motivos sanitarios, educativos, laborales o cuidado de personas dependientes, entre otros). 

En un segundo nivel de restricciones se sitúan el resto de municipios de la comunidad, en los que la hostelería puede atender en el interior (al 30% de aforo) y en el exterior (al 50%). La población sí podrá desplazarse libremente, aunque no a aquellos concellos bajo el nivel máximo de restricciones (excepto por motivos justificados). 

No al confinamiento

El presidente de la Xunta recordó que Galicia presenta una situación "mejor" que la del resto de España, tanto en incidencia acumulada (207 a 7 días frente a 254 de media del país) como en cifras de hospitalizados. "Temos os mellores datos de ocupación de unidade de críticos e de hospitalización", explicó. En esta línea, defendió que por el momento no considera oportuno un confinamiento domiciliario como el impuesto durante los primeros meses de la pandemia. "Pódense manter todas as actividades pero as recomendacións son moi estrictas, a intención é non desplazarse dos domicilios se non é imprescidible", recuerda. 

La comunidad alcanzó ayer los 9.921 casos activos, de los que el 94,6% se recupera en sus domicilios, el 4,6% se encuentra en plantas de hospitalización general y el 0,8% en unidades de críticos. El Gobierno gallego pide responsabilidad a los ciudadanos en el cumplimiento de las nuevas normas, para evitar que las cifras de ingresos, y también de muertes, continúen aumentando.

La oposición pide ayudas a los sectores más afectados por las limitaciones

Tras el anuncio de las nuevas medidas por parte de Feijóo, la oposición reclamó ayudas económicas "inmediatas" a los sectores más afectados, para evitar la destrucción de más empresas y puestos de trabajo en la comunidad. "Pedimos que o mesmo DOG no que a Xunta publica as novas medidas recolla as axudas directas aos sectores máis afectados: hostalaría, comercio, turismo, servizos", señaló Ana Pontón, portavoz nacional del BNG. "O propio presidente leva dúas semanas advertindo de que viñan días durísimos e tivo tempo para anticiparse e ter preparadas as axudas económicas", añadió. 

El secretario general del PSdeG, Gonzalo Caballero, también pidió un "respaldo económico" para los más afectados, y tildó de "cierre encubierto de la hostelería" el paquete de nuevas restricciones, que afecta, sobre todo, al sector de la restauración. "É a hora de tomar as medidas necesarias para protexera a saúde pero tamén é a hora de despregar o paraugas para rescatar aos sectores que se senten abandonados, illados e sen respaldo", apuntó.

Pontón y Caballero destacaron el "buen" comportamiento de la mayoría de la población gallega. "Pídolle a Feijóo que deixe de reñer á xente e asuma ás súas responsabilidades, o resto é incompetencia na toma de decisións e covardía á hora de asumilas", señaló la portavoz del BNG. "O Goberno ten que priorizar a defensa das persoas, mantendo a prioridade de que ninguén quede atrás", recalcó Caballero.