Ourense

Nuevas restricciones en Ourense por el coronavirus a partir de esta medianoche

Ourense

Crisis del coronavirus

Nuevas restricciones en Ourense por el coronavirus a partir de esta medianoche

Las limitaciones, que se definirán a lo largo de la tarde, seguirán la estela de Lugo y afectarán a aforos de locales de hostelería, bibliotecas o autoescuelas, reuniones privadas, residencias o centros de día

El conselleiro de Sanidade, Vázquez Almuiña, acaba de anunciar nuevas restricciones en el concello de Ourense por el coronavirus. Las limitaciones, que se publicarán en el Diario Oficial de Galicia esta tarde y entrarán en vigor esta misma medianoche, serán similares a las establecidas en Lugo y se revisarán en el plazo de una semana. Se trata de una medida de carácter preventivo ante el repunte de contagios y la afectación de personas mayores.

Esta decisión afectará, si finalmente se ciñe al modelo de Lugo, a las reuniones, con un máximo de 10 personas, y la reducción de aforos en establecimientos de hostelería de hasta el 50%, en interior y en terrazas -se elimina además el servicio en barra-, en bibliotecas, academias, autoescuelas y centros privados de enseñanza no reglados, entre otros. También  afectará a lugares de culto y  se cerrarán residencias y centros de día para personas mayores o con discapacidad. El blindaje contempla también la suspensión de visitas y la salida de usuarios de estas instalaciones.

Las restricciones, según ha desvelado el conselleiro, se aplicarán también en Santiago, Santa Comba, A Laracha y Carballo.

Gimnasios

Como novedad, y ante los numerosos focos que han surgido en gimnasios, la Xunta también ha decidido implantar la obligatoriedad de usar mascarilla en estos centros deportivos para la práctica de cualquier actividad.

Esta medida se ha adoptado para, entre otros objetivos, evitar que el brote surgido en el Multiusos Fontes do Sar, con nueve contagios, se extienda hasta los niveles del brote relacionado con un gimnasio de Meicende, en Arteixo, que se descontroló superando el medio centenar de contagios

A su vez, estas medidas se mantendrán también en el área sanitaria de A Coruña a excepción de los municipios de Abegondo, Bergondo, Carral y Sada, en los que se levantan las restricciones después de haber constatado una “mejoría muy reconocible” en dichas zonas.

También en la ciudad de Lugo proseguirán las restricciones. “Lo más recomendable es mantener las restricciones adoptadas hace cinco días y ampliar una semana más estas medidas”, ha señalado el representante autonómico al respecto.

Las prohibiciones más estrictas se mantendrán en el municipio de Arteixo y en el barrio lucense de A Milagrosa donde las reuniones siguen limitadas a “cinco personas” no convivientes. A su vez, el Ejecutivo autonómico también mantendrá cerrado el interior de los establecimientos de bares y restaurantes por lo que solo se podrá consumir en las terrazas.

Reuniones familiares

El conselleiro ha hecho hincapié en la necesidad de prestar “especial intención a los contagios en interiores” y, también en las reuniones familiares, que es en el tipo de encuentros en los que se ha puesto en evidencia que son donde más contagios se están produciendo por la relajación de las medidas de seguridad como la distancia social.

Almuiña ha insistido en que la “confianza” entre grupos lleva a “no usar máscara y ahí aparecen un número importante de cadenas de transmisión” por lo que “es muy importante la responsabilidad individual”, han insistido tanto el conselleiro como el grupo de expertos que ha participado en la conferencia de prensa en la que han hecho un llamamiento a limitar los encuentros sociales que no sean estrictamente necesarios.

Todas las medidas se concretarán este mismo miércoles en el Diario Oficial de Galicia (DOG), de forma que entrarán en vigor a medianoche y se revisarán en el plazo de una semana.

La semana próxima participarán en la reunión del comité de expertos también responsables de la Consellería de Política Social para trabajar en la elaboración de un protocolo “muy estricto” pero que permita que puedan darse visitas en las residencias de mayores siempre “con seguridad”.