Valdeorras

El precio de la castaña cotiza a la baja por el reducido tamaño

Valdeorras

producción

El precio de la castaña cotiza a la baja por el reducido tamaño

Las primeras castañas comenzaron a caer en las tolvas de Castanval, en Arcos (Vilamartín).
photo_cameraLas primeras castañas comenzaron a caer en las tolvas de Castanval, en Arcos (Vilamartín).
Comienza la recogida de frutos de una campaña que se generalizará el próximo fin de semana

La comercializadora de castaña Castanval, con instalaciones en Arcos (Vilamartín de Valdeorras), comenzó a recoger las primeras partidas de la temporada. Con los ojos puestos en el cielo, y con la esperanza de que se cumplan las previsiones meteorológicas que hablan de que lloverá a partir del domingo, el empresario José Barreda comentó que el calibre del fruto está lejos de ser el deseado. "La castaña es muy pequeña", explicó.

Las precipitaciones se registraron a destiempo y favorecieron la aparición de numerosos erizos, sin que las condiciones meteorológicas que las siguieron permitiesen aumentr el tamaño de sus frutos, siendo este reducido. La situación podría dar un giro radical en los próximos días, si se confirma la llegada de una borrasca. Con la humedad llegará el crecimiento de la castaña, que coincidirá con la generalización de la recogida.

A la espera de lo que pueda suceder en los próximos días, el precio del kilo de castaña se redujo respecto al año pasado y estará entre 1 y 1,50 euros, lejos de los más de 2 euros que llegaron a pagarse hace un año. El fruto pequeño suele congelarse para su empleo industrial y esta tiende a abaratarlo.

A los citados efectos de las condiciones meteorológicas hay que añadir el de la avispilla del castaño (Dryocosmus kuriphilus). Aún no es todo lo negativo que se prevé para los años próximos, pero su presencia ya permitió la proliferación del hongo. Según las estimaciones de Francisco Barredo, propietario de la barquense Castañas Barredo, la enfermedad podría afectar a un 25 % del fruto. "Es un daño colateral de la avispilla. El árbol está siendo atacado por una plaga y queda debilitado", facilitando los problemas de sanidad.

La campaña de la castaña sigue a la vendimia y buena parte de la mano de obra utilizada por las bodegas se desplaza a las empresas, que generan aproximadamente 400 empleos temporales.

Juan Fernández, responsable de la valdeorresa Castañas Rafael y presidente de la Red Estatal del Castaño, indicó recientemente que la producción de castaña superará ligeramente a las de 2018, situándose en torno a los 20 millones de kilos para toda Galicia, siendo el volumen de fruto recogido en la provincia ourensana algo más de la mitad.


Campaña para paliar daños de la avispilla


El oriente provincial no está entre las zonas más afectadas por la avispilla del castaño (Dryocosums kuriphilus), pero la plaga ya puede verse en los árboles de toda la zona. Con  miras a aminorar sus daños, La Indicación Xeográfica Protexida Castaña de Galicia y la Asociaciónde Proudtores e Exportadores de Produtos Agrosilvestres de Galicia (Proagrosilga) iniciaron una intensa campaña informativa.

Los promotores de la acción formativa ya programaron sendas charlas en O Barco y Rubiá, aunque aún está sin fijar la fecha de celebración. A estos dos concellos podrán sumarse todos aquellos que lo soliciten, según indició el empresario José Barreda: "Pretendemos que a xente vaia masivamente ás charlas". Para estas citas se exige un mínimo de 30 asistentes. En estas citas se ofrecerá información para aminorar la incidencia de una plaga que ya resta vitalidad a buena parte de los castaños del oriente provincial. "Se darán consellos aos asistentes, como o de usar fertilizantes, pois as árbores quedan enfermas".

Por otra parte, la recuperación de los productores italianos, una vez superada la fase crítica de la plaga, hace prever dificultades en la exportación al país transalpino. "Nos quedan unos años difíciles", comentó Francisco Barredo.

Más en Valdeorras